Diario y Radio U Chile

Año XII, 8 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Querellante caso Caval: “Queda claro el actuar delictual de la empresa”

El abogado querellante en el caso caval, Mario Zumelzu sostuvo que la la demanda realizada por el empresario Gonzalo Vial Concha confirma que la empresa de Mauricio Valero y Natalia Compagnon, además de ser "de papel", exponía la condición de Compagnon como nuera de la Presidenta para concretar sus negocios.

Constanza Sáez

  Martes 7 de junio 2016 18:50 hrs. 





En el marco de la investigación del Caso Caval, el empresario Gonzalo Vial Concha interpuso este viernes una querella ante el Juzgado de Garantía de Rancagua en contra de los que resulten responsables del delito de estafa por alrededor de mil 200 millones de pesos por asesorías que argumentó no fueron realizadas por la empresa de Mauricio Valero y Natalia Compagnon.

Corría el mes de febrero de 2012 cuando la empresa Caval se constituía en Santiago. No pasó mucho tiempo hasta que recibió a uno de sus primeros clientes: el empresario rancagüino y dueño de Graneles del Sur, Gonzalo Vial Concha.

A través de Gilda Verónica Vanni Zunino fue contactado por Natalia Compagnon, quién se ofreció a prestarle asesoría en temas inmobiliarios. En reuniones posteriores, la nuera de la Presidenta le sugirió otras asesorías relacionadas con posibles negocios en minería y portuarios.

Ese mismo año, se celebró el acuerdo de representación y comisiones, que incluían la presentación de pertenencias mineras, desarrollo de nuevos negocios y asesoría en concesión portuaria, servicio por el cual Caval solicitó 162 millones de pesos.

Además de eso, Vial Concha pagó mil millones de pesos por ocho informes de minería que fueron facturados a “Inversiones Graneles Ltda.”.

La semana pasada, el empresario denunció sentirse engañado por los servicios que le prestó la firma de Mauricio Valero y Natalia Compagnon. La empresa habría plagiado documentos de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) y posteriormente, se los vendió como parte de la información propia recopilada por Caval, en el marco de las asesorías mineras y portuarias.

En la querella manifestó que “No son más que copias -a las que no se les cambió ni una coma-, obtenidas de trabajos publicados en la internet por terceros ajenos a Caval, varios de ellos, incluso, protegidos, por el derecho de propiedad intelectual”

Sobre el posible plagio de los informes, desde Cochilco declinaron referirse al tema hasta el término de la investigación.

Para el abogado querellante del Caso Caval, Mario Zumelzu la acción judicial de Gonzalo Vial era algo que se preveía. “Con las informaciones que conocemos respecto de esta querella queda una vez más claro el actuar delictual de Caval, de Mauricio Valero y particularmente de Natalia Compagnon, nuera de la Presidenta. Los detalles que da Gonzalo Vial son bastante sórdidos y contundentes”, expresó.

El abogado agregó que este hecho es un claro ejemplo de que Caval era una compañía de papel que solo vendía contactos. “Eso queda en evidencia en declaraciones que hace poco hizo la señora Vanni, que presenta a Natalia Compagnon con Gonzalo Vial, en que ella lo dice también. Compagnon vendía su condición de nuera de Presidenta Michelle Bachelet, su condición de tener contactos que posibilitaban, en teoría, el hacer múltiples negocios”, sostuvo Zumelzu.

El diputado PC y miembro de la Comisión Investigadora del Caso Caval, Daniel Núñez recalcó que la responsabilidad es individual en este caso. “Cuando un empresario privado invierte su dinero tiene que ser muy cuidadoso y responsable, su patrimonio está en juego. Si él decidió comprarle estudios, trabajos o asesorías por mil millones de pesos a una empresa como Caval, me imagino que él validó que el trabajo fuera pertinente. Si fue así, tiene todo el derecho a querellarse, pero es su responsabilidad individual”

Junto con la querella Vial acompaño el documento con las facturas de Caval, los informes mineros que Natalia Compagnon le entregó y los estudios originales de Cochilco.

Se citó también a declarar a María Cristina Betancour y Vicente Pérez, ex funcionarios de Cochilco, para conocer si existió algún vínculo entre funcionarios y la empresa Caval.