Diario y Radio U Chile

Año XI, 22 de agosto de 2019

Escritorio

Diversos sectores aseguran que el Gobierno no logrará cambios sustanciales

Los últimos anuncios presidenciales han sido motivo de cuestionamientos de variados sectores, quienes estiman que el Gobierno no avanzará en cambios sustanciales al modelo y ponen en tela de juicio su carácter reformista.

Montserrat Rollano

  Domingo 14 de agosto 2016 10:19 hrs. 
bachelet-cuenta-1024x576

Luego de las medidas anunciadas por la mandataria para perfeccionar el actual modelo previsional, diversas voces han cuestionado el carácter reformista del Gobierno. Desde distintos sectores coinciden en que durante esta administración no habrá cambios sustanciales al modelo, sino más bien intentos por avanzar en algunas áreas sensibles para la ciudadanía.

Para la presidenta del Partido Progresista (PRO), Patricia Morales, los proyectos sobre educación superior, así como las propuestas en materia de pensiones evidencian que nunca existió la convicción por parte de la Nueva Mayoría de garantizar ciertos derechos fundamentales.

“Aca se está confirmando lo que nosotros planteamos el 2013, es decir, que no existía una real convicción respecto a lo que es un estado de derechos garantizados, donde hay un pacto común sobre los deberes del Estado en materia de educación, salud y sistema previsional. Y hoy lo que vemos es eso, finalmente toda la discusión sobre si hay o no una AFP estatal es negar la necesidad de una seguridad, es decir el rol como garante de una seguridad social”, expresó la líder del PRO.

Desde la coalición gobernante, el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco reconoció que no se ha avanzado todo lo que hubiesen querido, lo que a su juicio se explica por los bajos índices de crecimiento del país.

El líder del Partido Radical enfatizó que el resto de los cambios exigidos por la ciudadanía deberán debatirse en un próximo periodo presidencial.

“Sin duda que el componente económico es muy relevante. Hoy día el crecimiento de la economía está debajo de lo que eran las expectativas, debería ser en torno a un 1,7 pero con una recaudación fiscal modesta y que va a significar el gasto corriente pero también financiar las reformas (…) el resto creo que es un debate que tendrá que darse en el futuro tiempo de carácter presidencial”, dijo Velasco.

En tanto, el sociólogo y académico de la Universidad de Chile, Miguel Urrutia, aseguró que desde la conformación de la Nueva Mayoría existió una falsa pugna entre los sectores más conservadores y aquellos que abogaban por cambios más profundos, quienes a su juicio,  sabían que no disponían de la fuerza político-social para  impulsar la denominada  “retroexcavadora”.

En esa línea, el analista cuestionó el carácter estructural de las reformas del Gobierno, asegurando que estas no alteran el predominio que tiene el mercado en las relaciones sociales.

“A mí me parece que no son estructurales en primer lugar porque no modifican el predominio que tiene por un lado el mercado en las relaciones sociales y por otro el servicio que el Estado le presta al mercado subsidiándolo para poder potenciar los proceso de acumulación, esos me parece que son los dos pilares fundamentales que no se alteran en ningunas de las reformas que se han promovido”, dice Urrutia. Para el académico los cambios impulsados por el Gobierno se enmarcan  dentro de las actuales reglas institucionales,  ya que si los partidos del oficialismo dejan de proteger y perfeccionar el actual modelo, no poseen alternativa.

Una situación que se explicaría, según  Urrutia, ya que estos sectores han desprestigiado y desbaratado cualquier alternativa al actual modelo que se haya propuesto, por lo que aseguró que “más les conviene seguir huyendo hacia adelante que volver atrás o trazar un camino divergente”