Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 21 de julio de 2024


Escritorio

Los datos que agudizan la decadencia del sistema de pensiones

La fuga de los jóvenes de treinta años del fondo A, y la alta proporción del aporte de los trabajadores respecto a los empleadores en el pago de los seguros sociales, sugieren, a juicio de expertos, síntomas de un sistema de pensiones en decadencia.

Claudio Garrido

  Sábado 1 de octubre 2016 17:30 hrs. 
afppp

Compartir en

Dos nuevos datos ponen en evidencia las características cuestionadas del sistema de pensiones chileno.

En primer lugar, la fuga importante de jóvenes menores de 30 años del fondo “A”, el más riesgoso; desde hace cinco años. En dicho grupo, hay 140 mil jóvenes menos que en 2011, llegando a un mínimo de 16,1 por ciento del total de cotizantes en aquel rango. Se trata de la primera vez en diez años que la proporción se ubica bajo el 20 por ciento.

Por otro lado, datos de la OCDE indican que Chile es el país de Latinoamérica donde mayor proporción tiene el aporte del trabajador respecto al empleador en el pago de los seguros sociales. Del total que se cancela y que representa en promedio el 22,6 por ciento del ingreso, sólo un quinto corresponde al aporte del empresariado, siendo el resto a cargo de los trabajadores.

Datos que para el líder del movimiento “No + AFP”, Luis Mesina, se explican por la desidia de la clase empresarial y la poca credibilidad que tiene el modelo. “Chile es el único país que se desentiende completamente de la seguridad social de sus trabajadores”, expresó.

“La fuga masiva de trabajadores del fondo A al fondo E, especialmente, tiene un componente cualitativo que es la gente joven la que se está cambiando porque no cree absolutamente nada. Y eso es importante porque le da crédito a la propuesta que hemos hecho nosotros”, indicó el dirigente, refiriéndose también a la demanda que han levantado por cambiar el sistema de pensiones.

Luis Mesina agregó que las perspectivas en el corto y mediano plazo es que las pensiones sigan bajando, debido a que no es posible en el mercado laboral actual que la mayor parte de las personas logren reunir una cantidad de dinero tal que signifique posteriormente una pensión digna.

El economista Andrés Solimano indicó que la situación de Chile en el pago se seguridad social es anómala, ya que sólo corresponde al seguro de invalidez y cesantía, y no a lo que se refiere a pensión o salud.

El ex integrante de la comisión Bravo y economista, Andras Uthoff agregó que en otros países, la seguridad social se trata de un impuesto que cancelan los trabajadores y los empleadores y que Chile no está dentro esa figura, ya que la propiedad de los fondos continúa siendo de los cotizantes y no pasa por manos del Estado.

“La mayoría del aporte lo hace el trabajador bajo un concepto ideológico de quien participa en un mercado obligatorio de ahorro y su cotización es propiedad de él. Al contrario de los países de la OCDE, donde la cotización es un impuesto a la seguridad social que lo comparten trabajadores y empleadores”, explicó Andras Uthoff.

Andrés Solimano, a su vez, indicó que las fugas también tienen que ver con que las personas no quieren que sus dineros se vean afectos a los vaivenes del mercado.

“Eso ya ataca el corazón del sistema de capitalización individual. Porque la gente ya se está dando cuenta que sus fondos estén en los mercados de capitales o instrumentos volátiles está en contradicción con el mismo término de seguridad social, la gente quiere una seguridad en sus pensiones para la vejez. Entonces yo lo interpreto como una especie de reflejo de que la gente no quiere  que los recursos estén en el mercado de capitales volátiles. Quiere una estabilidad económica o estabilidad en sus pensiones”, expresó.

Tanto Luis Mesina, como Andrés Solimano destacaron la relevancia de que los cotizantes se hayan informado sobre este modelo, de la mano con las movilizaciones y también por su propia cuenta. Se aprecia que el chileno hoy está más interesado en saber cómo se manejan sus dineros y con cuánto va a pensionarse.

Se trata de un sistema que va en decadencia, y que según Luis Mesina, esa idea está respaldada por los mismos datos que arrojan los sondeos de opinión.

“La decadencia se expresa en múltiples datos, que desgraciadamente no los pueden ocultar, entonces los manipulan. Buscan rentabilidades, toman aleatoriamente ciertos datos, comparan en una semana, dos semanas y dicen que creció el fondo, pero es mentira”, dijo el líder de “No + AFP”, dijo Mesina.

Por su parte, Andrés Solimano subrayó la importancia de que las personas se cuestionen el modelo pesar del aparataje publicitario de las mismas AFP.

El economista y ex integrante de la comisión Bravo, Andras Uthoff, graficó el escenario en el que se da esta discusión entre los distintos actores.

“Eso ya lo hemos visto en las calles. He estado trabajando mucho con la ciudadanía, he ido a muchas conferencias donde estoy trabajando con quienes son dueños de los fondos, y los que recién las pensiones. Y todos están realmente shockeados de que sus ingresos, aún cuando hayan cotizado mucho, van a caer casi al 30 por ciento, o sea 70 por ciento de su valor. Entonces de qué les sirve un sistema de pensiones, haber tomado decisiones de fondo y de AFP si al final las pensiones son malas”, expresó el experto.

El sistema de pensiones chileno pierde credibilidad día a día, y tal parece que se está expresando en números que no parecen ser de la simpatía de quienes promueven este modelo.

Síguenos en