Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Exposición itinerante apela a desnaturalizar la violencia racista

“Contra el Racismo, nos educamos”, es el nombre de la exposición que a través de once objetos artísticos, relacionados con la vida y las prácticas cotidianas, apela a identificar y acabar con el racismo que existe en Chile.

Victoria Viñals

  Domingo 23 de octubre 2016 12:58 hrs. 
thumb_img_20161019_110357_1024

Durante estos días se inauguró la exposición “Contra el Racismo, nos educamos”. La muestra que estará hasta fin de año exponiéndose en el Internado Nacional Barros Arana (INBA) busca hacer reflexionar a la comunidad, y particularmente a los estudiantes, en torno a temas como la violencia racista, las prácticas de exclusión y la discriminación.

La exposición compuesta por 11 obras/artefactos creados con materiales de cartón y reciclable, fue creada en un esfuerzo conjunto por el Departamento de Sociología en colaboración con el Departamento de Artes Visuales y el Núcleo de Investigación Sociología del Cuerpo y las Emociones, todas unidades de la Universidad de Chile.

La académica, investigadora y coordinadora del proyecto, María Emilia Tijoux, explicó que la muestra es el resultado de una serie de investigaciones sobre el racismo, iniciadas hace más de una década.

“Cuando nosotros empezamos a investigar el racismo, prácticamente nadie quería hablar de racismo. No siempre fue bienvenido, nos decían que se trataba de discriminación, que era clasismo. Yo les que la clase está cruzada, que hay discriminación barrial por ejemplo, pero hay algo más que tiene que ver con la piel, con el acento, con la lengua, con la forma del cuerpo”.

Además, la académica se refirió a las marcas visibles en el cuerpo: “La cuestión del color de piel ha sido un marcador de diferencias fundamental en el famoso par blanco/negro, superior/inferior, civilizado/bárbaro”.

dsc00295

En Chile actualmente existen cerca de 465 mil inmigrantes. Esta cifra se vuelve sumamente compleja, especialmente considerando que la carencia de políticas públicas y de una ley migratoria, precarizan el escenario para ellos y vuelven complejos los procesos de integración e inclusión.

En el caso de la comunidad peruana, durante los últimos 20 años se ha constituido como una de las colonias con mayor población y mejor asentadas en nuestro país. En el caso de los colombianos, en los últimos años ha habido un aumento considerable de su población, y es en este caso en particular, donde se han agudizado las huellas de la discriminación y el racismo.

En este sentido, marcas distintivas visibles como el color, la ropa, la clase y la forma del cuerpo, fueron algunas de las ideas en las que fue necesario profundizar, en tanto suponen una interacción directa con la vida cotidiana. Así, surgió la necesidad de vincular estas investigaciones con el arte, y más aún, con objetos materiales que de alguna forma pudieran cristalizar la realidad y cuestionar respecto a la exclusión que provocan.

thumb_img_20161019_110305_1024

Educarse contra el racismo

En el mes de agosto la exposición fue montada en la Escuela Estado de Michigan de Quilicura. Luego, se trasladó hasta la Casa Central de la Universidad de Chile, en el marco del Ciclo de Derechos Humanos de la Casa de Estudios, y actualmente está presente en el Internado Nacional Barros Arana, en la comuna de Santiago.

“Indudablemente el racismo como concepto es algo que está tan instalado en nuestra sociedad que no nos damos ni cuenta que lo tenemos. Lo criticamos, lo cuestionamos cuando alguien lo dice pero lo reproducimos diariamente hasta que alguien te dice que esas prácticas son incorrectas. Es como ahora, que de un día para otro la gente descubrió que la violencia de genero era mala. Hemos naturalizado la violencia. Somos una sociedad extremadamente violenta que cuando uno enfrenta a los jóvenes a este tipo de experiencias,  como la exposición, se transforma en una situación que indudablemente los va a conducir a un proceso de educación”, señala Ignacio Cáceres, vicerector del INBA.

Además, Cáceres señaló  la importancia que tiene para el liceo emblemático, el montaje de una exposición de este tipo.

“Somos nosotros los liceos de Santiago que vamos a recibir a estos estudiantes que son hijos de inmigrantes, o que nacieron en el extranjero y que han crecido prácticamente toda su vida en Chile, pero que nunca se quitan ese estigma de inmigrante. Por lo tanto, ese contacto para nosotros es fundamental sobre todo porque se da desde una exposición que para nosotros es dinámica, abierta y donde cada uno puede observar y establecer ciertas conexiones de manera personal”.

“Contra el racismo, nos educamos” apunta a transformar el saber científico sobre el racismo a través de una plataforma que transmite y re-construye tal conocimiento con quienes visitan esta muestra.