Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 29 de noviembre de 2022

Escritorio

General (r) Óscar Izurieta: Quieren desconocer lo que hizo la transición

El ex comandante en jefe del Ejército defendió la labor de la Concertación chilena, además aseguró que era innecesario levantar el secreto de la comisión Valech. En contraposición a su opinión, las víctimas piden que todos los chilenos puedan acceder a los relatos.

Diario Uchile

  Domingo 17 de septiembre 2017 14:04 hrs. 
izurieta

Compartir en

En entrevista con El Mercurio, el ex Comandante en Jefe del Ejército, Óscar Izurieta criticó la forma en la que en los últimos años se ha tratado de borrar lo hecho durante la transición. El militar en retiro que hace algunas semanas redactara una carta en conjunto con otros ex altos mandos de las Fuerzas Armadas para quejarse por el eventual cierre de Punta Peuco, señaló que la Nueva Mayoría intenta “la negación de todo lo que fue la transición, porque se considera equivocado”, prueba de ello sería “dejar caer al Presidente Ricardo Lagos y la persecución al General Cheyre, ambos, símbolos de la transición”.

Izuerieta se queja de la forma en la que se trata de invisibilizar la colaboración entregada por el Ejército para esclarecer los casos de violanciones a los Derechos Humanos ocurridos durante la Dictadura, así, sostiene que “Chile tuvo una transición política excepcional, reconocida en todos sus aspectos, incluido el de los Derechos Humanos”, defendiendo el trabajo hecho por la Concertación para sacar la política de las huestes militares: “Nosotros somos partidarios de la paz social y no puede haber paz social sin justicia. Queremos que se haga justicia, comprendemos y acompañamos a las personas que sufrieron ¿Cuántas veces ha expresado el Ejército arrepentimiento institucional por los hechos ocurridos, por las violaciones a los derechos humanos, que están bien sancionadas?”.

Por eso le parece excesivo que en la actualidad existan más de mil causas judiciales abiertas para perseguir los crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1973 y 1990: “Hemos querido llamar la atención porque nos preocupa el aumento explosivo de causas: Hay casi mil abiertas, en su mayoría de gente que hoy está en la tercera edad y que eran muy jóvenes al momento de los hechos y que salieron a cumplir un deber que creyeron era lo que debían hacer. Conozco gente presa por haber estado en un lugar, aunque finalmente no tenga culpa; conozco conscriptos procesados. Muchos cumplieron órdenes en un ambiente de odiosidad, división, violencia, creado mucho antes del 11 de septiembre, y no por nosotros”.

Izurieta también se refirió a la información que, supuestamente, tendría el Ejército: “Es un mito que el Ejército tenga información y no quiera entregarla. Me molesta profundamente cuando escucho a políticos, a diputados, a periodistas que dicen que el comandante en jefe miente y han mentido todos sus antecesores. Me parece grave. Están obligando al comandante en jefe a volver a la arena política, a defender temas de corte político, y no es bueno para el país”.

En medio de la disputa que se ha dado por la posibilidad de levantar el secreto que recae sobre los testimonios contenidos en el informe de la Comisión Valech, el militar sentenció: “A todos nos tomó por sorpresa (la urgencia legislativa que la Presidenta le puso al proyecto del diputado Hugo Gutiérrez), de partida a la coalición de Gobierno. Estoy convencido de que, si monseñor Valech estuviera vivo, se hubiese opuesto como se ha opuesto el Presidente Lagos, gestor de la comisión Valech, y como se han opuesto todos sus miembros”.

En contraposición a esta postura que ha sido ampliamente respaldada por políticos de derecha y figuras pertenecientes a la ex Concertación, las agrupaciones de víctimas de vejaciones han dicho que apoyan masivamente el descubrimiento de la información. El argumento sobre el que explican su postura radica en la importancia histórica que tendría para el país el que todos los chilenos pudieran conocer las torturas a las que fueron sometidos miles de compatriotas.

Por ejemplo, el periodista y director de la revista Punto Final, Manuel Cabieses, quien acusó a la Comisión Valech de nunca haberle informado que su testimonio estaría en secreto por cincuenta años. Él, al igual que otras víctimas de tortura, han manifestado publicamente su intención de revelar detalles de ese brutal momento.

Síguenos en