Diario y Radio U Chile

Año XI, 8 de diciembre de 2019

Escritorio

La carrera de Sebastián Piñera para sentarse en La Moneda

Sebastián Piñera también ha tenido competidores en su camino a La Moneda. En la ruta quedaron Alberto Espina, Francisco Chahuán, Felipe Kast y Manuel José Ossandón. Hoy, el candidato de Chile Vamos busca los votos para retornar a La Moneda.

Martín Espinoza C

  Jueves 30 de noviembre 2017 18:58 hrs. 
Piñera

La carrera de Sebastián Piñera a La Moneda cuenta con un grueso expediente. Las aspiraciones presidenciales del empresario datan de 1992 cuando, siendo parte de la denominada “patrulla juvenil”,  el hoy día abanderado presidencial de Chile Vamos era objeto de una denuncia en la que se le acusaba de intervenir una entrevista en televisión para perjudicar a su contrincante, Evelyn Matthei.

Hoy, a más de veinticinco años del episodio, Sebastián Piñera busca alcanzar su retorno al sillón presidencial. Y para ser el abanderado de la coalición opositora, también tuvo que dejar a algunos en el camino.

Su primer desafío fue instalarse como la carta de Renovación Nacional, el partido con el que históricamente se ha identificado. En la tienda también tenían aspiraciones los senadores Alberto Espina y Francisco Chahuán. El primero declaró en diciembre de 2016 que estaba disponible para encabezar el proyecto de gobierno de la centroderecha, mientras que el senador por la V  Región Costa se había ofrecido como el candidato de su colectividad, pero tres semanas antes de que RN definiera su carta, en marzo, se bajó para ofrecerle su apoyo a Piñera.

Antes de esas definiciones, en diciembre, el Partido Regionalista Independiente (PRI) ya proclamaba a Sebastián Piñera como su candidato presidencial. Alejandra Bravo, la presidenta de la colectividad, señalaba en aquella ocasión que Piñera, como Presidente, “ha sido uno de los mejores que ha tenido este país” después de que se recuperara la democracia.

Algunos días antes, el Consejo General extraordinario de Evópoli lanzaba la candidatura del diputado por Santiago Felipe Kast, para una eventual primaria.

El 24 de marzo el Consejo General de la Unión Demócrata Independiente (UDI), ante la carencia de un candidato propio, anunciaba su respaldo al empresario como su carta presidencial. En la instancia Jacqueline Van Rysselberghe declaraba que “Sebastián Piñera es la persona que puede encarnar el liderazgo para poder sacar al país de este estancamiento en el que estamos”.

Así, con dos de los cuatro partidos de Chile Vamos cuadrados con el ex mandatario, el 25 de marzo Renovación Nacional proclamaba a Sebastián Piñera como su candidato presidencial. A mediados de 2016 Manuel José Ossandón había renunciado al partido para, según declaró en el momento, “tener la libertad de ir a primarias o ir a primera vuelta”, por lo que aún quedaba ruta que recorrer.

El mes de mayo comenzaba con un anfiteatro de La Florida lleno de adherentes de Manuel José Ossandón. En el espacio,  el senador lanzaba su candidatura y advertía: “traigo una retroexcavadora gigante”. En la pista solo quedaban el senador por Santiago Oriente y Felipe Kast, mientras que por fuera competía José Antonio Kast, diputado que lanzó su candidatura independiente a mediados del mismo mes.

En ese contexto se desarrollaron las primarias. El clima venía siendo algo tenso luego de debates que sacaron chispas dentro del conglomerado de derecha. Sebastián Piñera increpó a Ossandón tildándolo de “mentiroso profesional” y señalando que “le quedan muy pocos días de candidato”. “No lo declararon reo por lindo”, replicó el ex alcalde de Puente Alto, aludiendo al caso del Banco de Talca en el que se vio involucrado Piñera.

El sabor para Chile Vamos fue dulce. Con más de un millón 200 mil  votos la coalición logró cuadruplicar en sufragantes al Frente Amplio, que veía competir a Alberto Mayol y Beatriz Sánchez. Sebastián Piñera obtenía 763.745 votos, un 57 por ciento de la votación, y se imponía ante el 27 por ciento alcanzado por Manuel José Ossandón y el 14 por ciento obtenido por Felipe Kast.

Fue a través de un proceso eleccionario entonces que Sebastián Piñera se instaló como el candidato a La Moneda de la coalición opositora. En las elecciones del 19 de noviembre se impuso con un 36 por ciento de los votos, superando el 22 por ciento de Alejandro Guillier y el 20 por ciento de Beatriz Sánchez. José Antonio Kast alcanzó el cuarto lugar con un 7,9 por ciento de la votación.

El candidato independiente de derecha no tardó en entregar su apoyo, sin condiciones, a Piñera. A través de una declaración pública se puso a disposición del ex Presidente y señaló: “nosotros vamos a seguir trabajando por Chile, y el trabajar por Chile implica que saquemos a la izquierda ideológica del gobierno. Esa es la prioridad número uno”.

Entre el porcentaje de Sebastián Piñera y Kast suman un 42 por ciento, lejos del 50  por ciento necesario para salir electo. Así, la ofensiva de Piñera busca rescatar votos de la oposición transversal al gobierno de la Nueva Mayoría, convocando a sectores desde la Democracia Cristiana, hasta el inconformismo que se pronunció a favor de Beatriz Sánchez.