Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de julio de 2019

Escritorio

Partidos políticos chilenos rechazan supuesto intento del Gobierno de poner fin a UNASUR

Mediante un comunicado, ocho partidos y movimientos políticos del país criticaron la política del presidente Sebastián Piñera y su canciller Roberto Ampuero, pues acusan un intento de acabar con el organismo regional que actualmente es presidido por el mandatario de Bolivia, Evo Morales.

Camilo Villa J.

  Martes 21 de agosto 2018 17:45 hrs. 
ehyerhr

A través de una declaración pública, diversos partidos y movimientos políticos chilenos integrantes del Foro de Sao Pablo rechazaron lo que calificaron de intento del Gobierno de Sebastián Piñera de poner fin a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

El texto, firmado por los presidentes del Partido Comunista, Partido Igualdad, Partido MAS Izquierda Ciudadana, Izquierda Libertaria, Movimiento del Socialismo Allendista-MDP, Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Partido Progresista y Partido Poder Ciudadano, expresa el “categórico rechazo a los intentos del Gobierno de Sebastián Piñera, ejecutados por su Canciller Roberto Ampuero, de poner fin a UNASUR, pretendiendo liquidar el avance de la integración regional que la entidad ha encarnado”.

“Hemos tomado conocimiento de que Roberto Ampuero ha abierto una ronda de consultas con países de la región por una salida definitiva de UNASUR, incluyendo a las Cancillerías de Argentina, Uruguay, Colombia, Paraguay, Brasil y Perú. Ya en abril los Gobiernos de esos mismos países habían anunciado su decisión de suspender por tiempo indefinido su participación en la UNASUR. La idea sería pasar, en el corto plazo, de un congelamiento temporal a la salida definitiva de la entidad”, continúa el comunicado.

Para los firmantes, toda esta arremetida de los países gobernados por presidentes conservadores “forma parte de una orientación estratégica de la derecha regional y del mundo conservador en América Latina, orientada no solamente a hacer retroceder las opciones de carácter progresista en cada país, sino que a terminar también con los mecanismos de integración independientes, forzando al continente a realinearse en la esfera de influencia de Estados Unidos, su brazo ejecutor “interamericano” (la OEA), y la Alianza del Pacífico. El próximo paso podría ser reducir la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe) a su mínima expresión”.

También aseveran en los logros que desde su fundación ha logrado UNASUR: “ha impulsado el desarrollo de sus países miembros, con políticas integradoras en materia de energía, conectividad física e infraestructura vial; coordinación de posiciones comunes en materia de educación y salud pública; cooperación en defensa y seguridad; y ha desempeñado un papel relevante en el desafío del mantenimiento de la paz regional y la preservación de la democracia, lo que incluye misiones electorales en más de 20 elecciones locales y nacionales”.

Por lo anterior, “constituye un hecho de enorme gravedad para los intereses soberanos de Chile que se intente la desarticulación de UNASUR, que ha permitido dar un paso adelante para hablar con voz propia en el concierto de las naciones del mundo. De hecho, desde su origen se constituyó como una organización dotada de “personalidad jurídica internacional” para el “fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados”.