Diario y Radio U Chile

Escritorio

Leo Maslíah: “Quien esté esperando reírse, es mejor que no me vaya a ver”

El músico uruguayo se presenta este viernes y sábado en la Sala Master de Radio Universidad de Chile, celebrando 40 años de carrera. Acá habla de sus visitas al Café del Cerro, sus deseos de volver a componer ópera y las nuevas plataformas digitales: “Parecen diseñadas por gente completamente ajena a la música”, dice.

Rodrigo Alarcón L.

  Martes 9 de octubre 2018 17:23 hrs. 
leomasliah

Leo Maslíah es de esos personajes únicos en su género. “Inclasificable” es uno de los adjetivos que se utilizan a menudo para describirlo. “Artista de culto” es otra chapa recurrente. Son intentos de entender a un hombre nacido en Montevideo hace 64 años y que durante su vida se ha ocupado, entre otras cosas, como cantante, humorista, compositor, escritor o pianista.

“Editó cerca de 40 discos (o cassettes, o CDs) de música popular y algunos de música impopular” dice la sección “currículum mortis” de su singular sitio oficial, para referirse a una trayectoria que se inició con estudios de piano, órgano y composición y que tuvo su primera actuación en público, dice él mismo, interpretando a Haendel en el Sodre. A eso hay que sumar decenas de libros, con títulos como Carta a un escritor latinoamericano y otros insultos o Literatura con vallas. 52 cuentos, un tratado, un test y un alegato.

No obstante, su estreno como autor de canciones fue en 1978, en la Cinemateca Uruguaya. Por eso, Leo Maslíah hizo un concierto el año pasado en el tradicional Teatro Solís de Montevideo, cuyo registro fue editado como 40 años.

Esa misma celebración es la que lo trae ahora a la Sala Master, donde hará dos conciertos este fin de semana. “El repertorio va a ser similar (al de ese disco) en el sentido de abarcar un amplio espectro de años de composición, pero no va a ser el mismo repertorio”, adelanta en conversación con Radio Universidad de Chile.

Será el regreso de Maslíah a Santiago, una ciudad que conoció entre medio de sus primeras salidas al extranjero. La primera vez, no recuerda la fecha exacta, “fue en 1983 u ‘84”.

“Participé como invitado en una especie de concurso de cantautores y también en el Café del Cerro, lugar del que fui visitante asiduo en los años siguientes, y que fue un trampolín para acceder también a escenarios de varias otras ciudades y algunos festivales multitudinarios. Recuerdo en especial una presentación con Víctor Heredia y Eduardo Gatti, a quien seguí escuchando y admirando a través de los años”, explica.

En el emblemático local del barrio Bellavista, de hecho, fue grabado un concierto que más tarde editó el sello Alerce. “La recuperación del unicornio” (su hilarante “secuela” al clásico de Silvio Rodríguez), “Biromes y servilletas”, “Artistas profesionales” o “Punc” son algunas de las canciones que se oyen en ese registro: “Fue una de las últimas veces que me presenté en el Café. En la década del ‘90 volví poco o nada a Chile y reaparecí en la década siguiente, presentándome en La Casa en el Aire, el Mesón Nerudiano, el Teatro Oriente y varios otros lugares de Santiago y Valparaíso”.

¿Celebrar 40 años de carrera implicó hacer una retrospectiva sobre tu trabajo? ¿Cómo fue ese proceso?

No hubo tal proceso. En mis presentaciones solistas siempre fue habitual que combinara repertorio nuevo con cosas anteriores. Es distinto cuando se trata de un espectáculo dedicado específicamente a la música de algún autor (hice un concierto con obras de Bach en el 2000, por ejemplo) o a una obra sinfónica, o una ópera, como la que tuve ocasión de poner en escena en el Teatro Colón de Buenos Aires en el 2003. O de alguna de las obras de teatro que dirigí.

La ópera que escribiste se llama Maldoror. ¿Qué te atrajo de ese género? ¿Te gustaría volver a hacerlo?

Esa ópera la había compuesto en 1998. Y sí me gustaría que pudiera hacerse una nueva puesta. En Uruguay no se estrenó nunca, porque las instituciones dedicadas a la ópera no tienen idea de en qué consiste ese género y si esa gente hubiera estado al frente de los teatros europeos en los siglos XVIII y XIX no se habría estrenado ninguna ópera de Mozart, Verdi o Wagner.

Has estado publicando tus discos antiguos en plataformas digitales. ¿Cómo te relacionas con estas nuevas formas de circulación de la música? ¿Cuál es tu formato preferido para escuchar música?

Lo que no me gusta de Spotify y la mayoría de esas otras plataformas es la imposibilidad de incluir las fichas técnicas de los discos. La gente escucha sin saber quién toca cada instrumento y demás cosas que son de importancia capital. Parecen sitios diseñados por gente completamente ajena a la música.

Mi formato preferido para escuchar música es el concierto en vivo.

Una de las características de tu trabajo es el humor. Por lo tanto, hay gente que no solo espera escucharte y verte en un concierto, sino también reírse. ¿Sientes una especie de obligación al respecto?

No me gusta que me impongan obligaciones de ningún tipo, y quien esté esperando reírse es mejor que no me vaya a ver.

¿Cómo has visto el giro hacia la derecha que está viviendo hoy Latinoamérica? ¿Qué te parecieron los resultados de la elección presidencial en Brasil?

No sé. Me resulta un poco extraño lo que sucede, porque no es la mejor situación para los grandes poderes económicos que operan a nivel mundial. Creo que ellos están mejor con gobiernos que favorecen el saqueo perpetrado por las transnacionales pero simulan tener ideas progresistas y enarbolan las nuevas agendas de derechos a la vez que restringen el ejercicio de los Derechos Humanos “tradicionales” y mantienen un cierto mercado interno que permita que haya alguien que compre algo.

En Santiago

Leo Maslíah se presentará a las 20:30 horas de este viernes 12 y sábado 13 de octubre en la Sala Master de Radio U. de Chile (Miguel Claro 509, Providencia).

Las entradas tienen valores de $10.000 (preventa 1, agotada), $12.000 (preventa 2) y $15.000 (general) y se encuentran disponibles en el sistema Eventrid.

Foto: Facebook Leo Maslíah.