Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Juan Allende Blin: “Este premio me une con el país”

El Premio Nacional de Artes Musicales fue concedido al compositor establecido en Alemania, quien, en conversación con Radio Universidad de Chile, manifestó su sorpresa. En tanto, la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, abrió la posibilidad de que el galardón se otorgue anualmente e incorpore a la música popular.

Rodrigo Alarcón L.

  Martes 30 de octubre 2018 18:53 hrs. 
juan allende blin





En 1945, el compositor Pedro Humberto Allende se convirtió en el primer músico que recibió el Premio Nacional de Arte. 73 años más tarde, su sobrino Juan Allende Blin fue anunciado como el nuevo ganador del Premio Nacional de Artes Musicales, en una ceremonia que se realizó en la tarde de este martes, en el Teatro Municipal de Santiago.

Establecido desde 1951 en Alemania, el galardonado agradeció al jurado a través de un contacto telefónico, en el que manifestó sus deseos de asistir a la ceremonia de premiación, si es que sus 90 años de edad le permiten hacer el viaje.

Más tarde, en conversación con Radio Universidad de Chile, Juan Allende Blin expresó su satisfacción: “Para mí, era algo un poco lejano. Nunca pensé que un jurado podría darme este premio por unanimidad. Fue una sorpresa muy agradable y emocionante”, afirmó desde Essen. “Este premio refuerza mis raíces, de donde provengo. No solo es un honor, sino también es una relación que me une al país”.

“Para mí, (este premio) es como la continuación de la tradición de esta familia, que ha comenzado por mi abuelo, el padre de Pedro Humberto Allende y de mi propio padre, Adolfo Allende. Sin ser músico profesional, en el siglo XIX él tocaba las sonatas para piano de Beethoven, lo que no era nada de común. Eran obras difíciles de comprender, sobre todo las últimas sonatas, que mi abuelo tocaba. En esa casa nacieron mi tío y mi padre y de ambos recibí una tradición musical extraordinaria. Por otro lado, mi madre (Rebeca Blin) también era música, profesora del Conservatorio, así que de ambos obtuve unos fundamentos musicales extraordinarios”, relató.

Asimismo, Juan Allende Blin comentó sus últimas actividades: “Yo sigo componiendo. Se acaban de realizar dos conciertos con obras mías, transmitidos por la radio alemana de cultura. Durante todo un mes ha sido posible escuchar estos conciertos. Esto me ha emocionado mucho, porque han tenido una calidad extraordinaria, además que va a salir un CD con una selección de mis obras”, indicó.

Luego de recibir las enseñanzas de su tío, Juan Allende Blin aprendió con el compositor holandés Fré Focke, quien había estudiado con Anton Webern, en Viena. Los nombres que aparecen en su biografía dan cuenta de su estatura internacional: también estudió con Olivier Messiaen en Darmstadt (Alemania), John Cage le dedicó su obra para piano solo One (1987), con motivo de su 60º cumpleaños; y cuando organizó una semana de actividades en torno a Arnold Schoenberg, en 1966 en Hamburgo, entre los participantes estuvieron Theodor Adorno y Pierre Boulez.

La última visita de Juan Allende Blin a Chile fue en septiembre de 2017, en el marco del Festival Pedro Humberto Allende, en el que fue homenajeado. En aquellos días recibió la Orden al Mérito Pablo Neruda y la Medalla Rectoral de la Universidad de Chile, que se sumó a su calidad de profesor honorario de la Facultad de Artes, otorgada en 2009.

En aquella ocasión, además, la Orquesta Sinfónica Nacional estrenó en Chile La caída de la Casa de Usher, ópera que el compositor francés Claude Debussy dejó inconclusa, con texto de Edgar Alla Poe, y que Juan Allende Blin reconstruyó, a partir de un manuscrito encontrado en la Biblioteca de París, al que sumó páginas halladas en otras ciudades. Otra obra, Transformations I para piano solista, vientos y percusión (1951), también fue interpretada en esa ocasión.

Juan Allende Blin y Juan Pablo Izquierdo, durante el concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional.

Juan Allende Blin y Juan Pablo Izquierdo, durante el concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional. Foto: Patricio Melo / CEAC.

Izquierdo y Allende Blin, durante un ensayo con la Sinfónica. Foto: Miguel Sayago.

Izquierdo y Allende Blin, durante un ensayo con la Sinfónica. Foto: Miguel Sayago.

Ese concierto fue dirigido por Juan Pablo Izquierdo, quien fue parte del jurado que decidió el Premio Nacional y destacó su labor como compositor, musicólogo y pedagogo. “Él fue uno de los principales responsables de introducir la música contemporánea en Chile”, subrayó el director de orquesta. “Su influencia fue enorme”.

Juan Pablo Izquierdo conoció a Allende Blin cuando éste vino a Chile, a mediados de los ‘50, para enseñar en el Conservatorio Nacional. En esos días, dijo, fue un difusor de la música de la Segunda Escuela de Viena y de los compositores que siguieron su estela. “Discutíamos, conversábamos, León Schidlowsky, Fernando García, Fernando Rosas y yo (todos ganadores del Premio Nacional). Para nosotros ha sido un ejemplo a través de toda una historia”.

“De repente apareció este fenómeno, que conoce y puede relacionar la música de distintas épocas y que nos trae la música que estaba componiéndose en ese momento, en otros medios, y contribuye para que aquí también se haga eso. La música contemporánea, en Chile, estaba más bien orientada hacia el neoclasicismo, Stravinsky, Hindemith, etc. Esa era la tendencia, pero esto fue como otra vía. Entonces fue cuando estos personajes fundaron el grupo Tonus (que también integraron músicos como León Schidlowsky y Fré Focke), que empezó a divulgar la música propiamente de vanguardia del momento”, relató Izquierdo.

“Ha sido un gran defensor de los Derechos Humanos, en nuestro país y en Alemania”, añadió. “Ha hecho una investigación meticulosa sobre los efectos en la música del Holocausto. Es una persona que siempre ha estado atenta a lo que está ocurriendo e interpretándolo, como continuidad de una tradición musical”.

Transformations II (1952), Echelons (1962-1968), My blue piano para órgano y cuerpo de barril (1970), Expulsados del país (1978), Coral de caracola (1985) y Transformaciones V para órgano y conjunto (1987) son otras obras del catálogo de Juan Allende Blin.

“Hay que cambiar la ley”

Al dar a conocer el ganador, la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, aseguró que este año “fue especialmente difícil la elección”, aludiendo a la diversidad de postulantes que aspiraban al premio: desde compositores contemporáneos como Gabriel Brncic, a intérpretes como Luis Orlandini o figuras de la Nueva Canción Chilena, como Patricio Manns, Horacio Salinas e Isabel Parra.

En esa línea, la secretaria de Estado se manifestó partidaria de que el premio se entregue anualmente y se alterne entre la música de tradición escrita y la música popular.

El jurado del Premio Nacional de Artes Musicales 2018: Aliro Bórquez Ramírez, rector de la Universidad Católica de Temuco, en representación del Consejo de Rectores; Juan Pablo Izquierdo (ganador del reconocimiento en 2012), en reemplazo del fallecido Vicente Bianchi; Consuelo Valdés, ministra de las Culturas; Rafael Epstein, rector (s) de la Universidad de Chile, en representación de Ennio Vivaldi; y Andrés Maupoint Álvarez, representante de la Academia Chilena de Bellas Artes, profesor asociado de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

El jurado del Premio Nacional de Artes Musicales 2018: Aliro Bórquez Ramírez, rector de la Universidad Católica de Temuco, en representación del Consejo de Rectores; Juan Pablo Izquierdo (ganador del reconocimiento en 2012), en reemplazo del fallecido Vicente Bianchi; Consuelo Valdés, ministra de las Culturas; Rafael Epstein, rector (s) de la Universidad de Chile, en representación de Ennio Vivaldi; y Andrés Maupoint Álvarez, representante de la Academia Chilena de Bellas Artes, profesor asociado de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Foto: Mario Ruiz / Ministerio de las Culturas.

“Hay que cambiar la ley, entonces depende de la voluntad política del Ejecutivo y del Congreso. Me gustaría, porque hay mucho talento. Hay personas en distintas áreas de la creación artística que ameritan ser premiadas. Desgraciadamente, la ley establece lo que ustedes conocen y creo que hay que conversarlo. Hay que revisar esa legislación, porque hay un consenso”, explicó.