Diario y Radio U Chile

Año XI, 11 de noviembre de 2019

Escritorio

“En una racionalidad utilitarista”: Directores envían carta a ministra Cubillos en rechazo al carácter electivo de Historia

Al entregar la misiva en la oficina de partes del Mineduc, los representantes de la Red Nacional de Escuelas, Institutos y Departamentos de Historia se encontraron con el subsecretario de la cartera, quien se comprometió a tratar el tema personalmente con la secretaria de Estado.

Tomás González F.

  Viernes 14 de junio 2019 18:32 hrs. 
estudiantesmineduc6

Luego de conformar la Red Nacional de Escuelas, Institutos y Departamentos de Historia la semana pasada, los representantes de distintas unidades académicas formadoras de historiadores llegaron hasta el Ministerio de Educación con una carta dirigida a la jefa de la cartera, Marcela Cubillos.

La misiva que enviaron los miembros de la RedHist a la secretaria de Estado, daba cuenta de la constitución de esta agrupación que, debido al anuncio de que la asignatura de Historia perderá su carácter obligatorio para los terceros y cuartos medios, agrupó a los directores y directoras con el objetivo de rechazar esta medida y ponerse a disposición para llevar adelante cualquier reforma necesaria.

62463034_442921919877062_5816751157606875136_n

Liderados por el director del Departamento de Ciencias Históricas de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, Mario Matus, tres representantes de la Red dejaron el texto en la oficina de partes del Ministerio, en donde se encontraron con el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, quien se comprometió a revisar él la carta junto a la ministra. En conversación con Radio Universidad de Chile, Matus explicó los puntos principales que contenía la petición del conglomerado.

“Estamos dispuestos a abrirnos al diálogo, a participar en un debate, que ojalá se suspenda la aplicación del decreto y que estamos en un total afán colaborativo, en donde tampoco decimos que encontremos que todo lo que dice la reforma es negativo”, dijo el académico de la Universidad de Chile.

“Valoramos algunos aspectos de la reforma, pero sí solicitamos a la ministra que suspenda la dictación de este decreto mientras se resuelve el tema de cuáles son los contenidos que la sociedad chilena considera que deben seguir siendo obligatorios”, agregó.

62558265_443505536485367_464011889949540352_n

La Red Nacional de Escuelas, Institutos y Departamentos de Historia es liderada por el director del Instituto de Historia y Ciencias Sociales de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Valparaíso, Pablo Aravena, quien, en conversación con este medio, señaló que se unieron para rechazar la medida debido a que esta relega el saber histórico al ámbito de lo prescindible.

“No podemos nosotros, como cultores de la disciplina, tolerar un mensaje que se da a toda la sociedad. Porque quitando el carácter obligatorio de la historia, se da a entender a la sociedad que la historia es un saber prescindible, no así las matemáticas”, dijo.

“¿En dónde se sustenta esto? En una racionalidad utilitarista, que no entiende que la historia es en realidad el fundamento cuando tu quieres formar ciudadanía. No se puede formar ciudadanía prescindiendo de la historia”, indicó Aravena.

64671568_443505573152030_6195294306467577856_n

Por su parte, Leonora Reyes, profesora del Departamento de Estudios Pedagógicos de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, lamentó que las humanidades estén siendo sacrificadas por no estar dentro de la lógica de la productividad.

“Lo que cabe preguntarse con esta medida es por qué la historia, y las humanidades en general, se están relegando a un segundo plano frente a un set de contenidos que se piensa que deben ser obligatorios. No solo en el sistema escolar, sino que en la sociedad en general, en los programas políticos, en los espacios donde se debería promover la cultura, las humanidades están siendo sacrificadas por poco productivas”, señaló la académica.

La carta que el conglomerado le envió a la ministra Cubillos fue firmada por los directores de los departamentos e institutos de las universidades de Chile, de Tarapacá, de Santiago, la Pontificia Universidad Católica de Chile y de Valparaíso, la Universidad Austral y la de Magallanes, entre otras.