Diario y Radio U Chile

Año XI, 13 de diciembre de 2019

Escritorio

Senador Huenchumilla (DC) y acuerdo constitucional: “Esta crisis tenemos que resolverla los políticos”

En medio de las reuniones que se dieron en el Legislativo, Francisco Huenchumilla indicó que, pese a que su postura es la de la Asamblea Constituyente, se abre a una representación parlamentaria. "El porcentaje es aquel que le dé confianza a la gente de que esto no es una cocinería", indicó.

Tomas González F.

  Jueves 14 de noviembre 2019 19:13 hrs. 
Francisco Huenchumilla.

Este jueves, en la sede de Santiago del Congreso Nacional, se llevó a cabo una de las reuniones interparlamentarias más trascendentes de las últimas décadas de la historia de nuestro país. El motivo, llegar a un acuerdo que permitiera obtener el quorum de dos tercios que se requiere -según la actual Constitución- para aprobar una reforma constitucional que implemente un nuevo mecanismo para modificar la actual Carta Fundamental.

Luego de una difícil negociación con su coalición, el Gobierno presentó una propuesta que hablaba de una convención constituyente, conformada por un 50 por ciento de parlamentarios actuales designados y otro 50 por ciento de representantes electos por la ciudadanía. En la otra vereda, los partidos de la oposición -desde la Democracia Cristiana hasta el Frente Amplio- firmaron una declaración en la que definían la Asamblea Constituyente como único mecanismo capaz de generar la nueva Carta Magna, incluyendo, además, un plebiscito de entrada, en el que se consulte a la gente si quiere cambiar la Constitución y el mecanismo que prefiere. Así, en esos términos, iniciaron las conversaciones en el Congreso.

Minutos antes de la reunión, el senador DC, Francisco Huenchumilla, conversó con Diario y Radio Universidad de Chile y compartió su visión sobre la situación actual y el acuerdo que buscan gestar con estas negociaciones.

En primer lugar, senador, ¿qué le parece la propuesta inicial del Gobierno de un 50 por ciento de parlamentarios y otro 50 de representantes electos?

Nosotros sostenemos que eso es inviable, porque hoy día el cuestionamiento de la ciudadanía es hacia el mundo político, hacia las instituciones políticas, entre los cuales estamos los parlamentarios, entonces el ideal es tener una asamblea, una convención o como se le llame, pero cien por ciento elegida por la gente. Ese es el ideal y esa es mi posición, eso es lo que yo postulo, una Asamblea Constituyente.

Los presidentes de los partidos de Chile Vamos, Mario Desbordes de Renovación Nacional y Jacqueline Van Rysselberghe de la UDI, también participaron de la reunión apoyando la propuesta que emanó del Ejecutivo.

Los presidentes de los partidos de Chile Vamos, Mario Desbordes de Renovación Nacional y Jacqueline Van Rysselberghe de la UDI, también participaron de la reunión apoyando la propuesta que emanó del Ejecutivo.

¿Cuál es la principal piedra de tope para la Asamblea Constituyente con un cien por ciento de representación ciudadana?

Para hacer una Asamblea Constituyente tú tienes que reformar la Constitución, establecer un mecanismo de Asamblea Constituyente que no está en la Constitución hoy día y, para eso, requiere los dos tercios de los senadores y diputados en ejercicio. Y esos, la oposición no los tiene, nadie los tiene. Ese es el cerrojo que hizo en su momento la Constitución del 80 y la dictadura que rige hasta el día de hoy, 40 años con ese cerrojo de los dos tercios. Entonces no es posible una Asamblea Constituyente si tu no llegas a un acuerdo.

¿Cómo ve la situación de tener que llegar a un acuerdo con la derecha en este contexto? ¿No le complica?

Es que esas son las reglas del juego que tenemos. Entonces, la otra posibilidad es que alguien diga ‘mire no lleguemos a ningún acuerdo y tensionemos esto al máximo, y simplemente empujemos, empujemos y sigamos con esto’. Ahora, como la política no es matemática y no hay un libreto preestablecido, tú nunca sabes hasta dónde puedes estirar la cuerda y dónde puedes llegar responsablemente. Porque si alguien dice ‘mire, yo no acepto estas reglas del juego’, claro, lo puedes decir, pero otra cosa es que lo puedas hacer u otra cosa es que si lo haces, te atengas a las consecuencias.

Pero senador, hemos visto que Chile actualmente se encuentra en una crisis profunda y que trasciende los sectores políticos. ¿Cuál es la salida?

Eso no está escrito en ninguna parte, entonces uno responsablemente tiene que ir calibrando, desde el punto de vista político, los efectos que produce una cosa así. Eso es lo que está en juego. Nosotros no queremos, como ha sido en la historia de Chile, que al final la última palabra la tengan las Fuerzas Armadas. Así se han resuelto todas las crisis. El 91, el 25, el 31 y el 73. Entonces ya tenemos experiencia sobre esa materia.

Por eso yo creo que, responsablemente, esta crisis tenemos que resolverla los políticos. Y para eso nadie puede imponer su voluntad al otro, no existen esas soluciones que o lo tomas o lo dejas, o es blanco o negro. La vida no es así, entonces por eso es que, en esto, cuesta mucho buscar una salida.

Desde la Democracia Cristiana hasta el Frente Amplio y desde Evópoli hasta la UDI. Todos los partidos, excepto el Partido Comunista, se sumaron a la reunión que se llevó a cabo en la sede en Santiago del Congreso Nacional.

Desde la Democracia Cristiana hasta el Frente Amplio y desde Evópoli hasta la UDI. Todos los partidos, excepto el Partido Comunista, se sumaron a la reunión que se llevó a cabo en la sede en Santiago del Congreso Nacional.

¿Cómo ha visto al oficialismo enfrentar esta situación? Se ha criticado mucho al Presidente y sus anuncios, ahora vemos que Chile Vamos retrocedió a su postura inicial pese a que se había abierto a un plebiscito…

Cuando hay una situación de crisis en la vida humana, pasa con uno, pasa en la familia y pasa en los países, lo más difícil es tener la tranquilidad, la cordura y la inteligencia para resolver esa crisis. Enfrentado el ser humano a una crisis profunda, siempre se pone ansioso, se intranquiliza, se pone nervioso, bueno, aquí en Chile estamos en lo mismo. Todos los partidos están tensionados y la coalición gobernante seguramente también está tensionada, porque probablemente deben haber halcones y palomas. Halcones que están diciendo esto es orden público y se soluciona simplemente con la represión. Claro que hay esas tensiones, pero nadie sabe para dónde esto puede llegar. Entonces yo creo que las crisis hay que encararlas derechamente y tener la tranquilidad necesaria, porque para eso estamos aquí dirigiendo el Estado.

Senador, todo pareciera indicar que la llave para destrabar el acuerdo estaría en los porcentajes de representación en esta convención constituyente. Para usted, ¿cómo debiese estar conformada? ¿cuáles son sus mínimos?

Eso tampoco está escrito. El porcentaje es aquel que le dé confianza a la gente de que esto no es una cocinería. Porque si tu colocas un 50 por ciento de parlamentarios y un 50 por ciento de elegidos, lógicamente que los parlamentarios, con la experiencia que tienen, con lo macuco que son y que somos, la gente dice éstos van a manipular al otro 50 por ciento que son nuevos y van a llegar de afuera. Entonces tiene que haber un porcentaje en que se imponga mayoritariamente la transparencia y lo que hagan los elegidos. ¿Cuál ese porcentaje de parlamentarios? Tendría que ser menos de un tercio, porque el quorum para sesionar de la Asamblea tendría que ser de tres quintos hemos dicho, entonces eso supone que nadie puede tener más de eso para que no imponga su voluntad.

El senador del Partido Demócrata Cristiano, Francisco Huenchumilla, sostuvo que es necesario que los parlamentarios que participen del proceso constituyente no sigan en su cargo al completar su labor.

El senador del Partido Demócrata Cristiano, Francisco Huenchumilla, sostuvo que es necesario que los parlamentarios que participen del proceso constituyente no sigan en su cargo al completar su labor.

En ese caso participarían diputados y senadores designados, siendo que una de las críticas que han surgido de las calles es justamente contra la clase política y, justamente, contra los parlamentarios. ¿Cómo se puede equilibrar eso?

El resguardo que estamos haciendo es que los parlamentarios que vayan y sean designados por sus partidos o por sus bancadas para la convención constituyente, tienen que llegar hasta ahí. Terminan la convención, ellos se retiran y no pueden ser nunca más parlamentarios, no pueden ir a ninguna elección ni reelección posible. Con eso tenemos un mecanismo de resguardo

¿Eso en la misma línea que el proyecto que limita la reelección?

Tenemos que terminar el proyecto de reforma constitucional que limita la reelección de los parlamentarios no solo para el futuro sino que también con efecto retroactivo. Entonces, con esos mecanismos, podemos decirle a la gente ‘mire, este grupo de personas en las cuales usted no confía van a tener una participación más bien intelectual y política, pero no van a tener ningún interés personal en las reglas que pongan porque terminado esto tienen que irse para la casa’.

¿Esa es una opinión generalizada dentro de la oposición?

Eso es lo que hemos estado conversando y hay acuerdo de que tiene que ser así. Hay acuerdo en que tenemos que tomar los resguardos y en que los parlamentarios que vayan para allá se les acabó su vida política.