Diario y Radio U Chile

Año XI, 11 de diciembre de 2019

Escritorio

Hugo Herrera: “Piñera fue presa de su propio economicismo”

En entrevista con nuestro medio, el filósofo y académico Hugo Herrera, abordó la situación actual de nuestro país, así como la proyección política del actual Gobierno. A su juicio, si el Presidente "logra mantenerse en una relación cuidadosa con el Parlamento podría efectivamente recuperarse", aunque advirtió que para ello debe abandonar el pensamiento "economicista" con el que llegó a La Moneda.

Montserrat Rollano

  Lunes 18 de noviembre 2019 19:36 hrs. 
filosofo-de-derecha-hugo-herrera

En conversación con Radio Universidad de Chile, el filósofo y columnista Hugo Herrera analizó la crisis política y social que vive nuestro país, especialmente desde la perspectiva del rol que ha jugado la derecha, desde los sectores más conservadores a los más liberales.

Según su mirada, “la economía chilena venía, desde año 98 en adelante, perdiendo productividad, o sea, el discurso económico estaba llevando a un estancamiento y por tanto generando las condiciones de su propia crisis”.

A su vez, el también académico de la Universidad Diego Portales recalcó que “en el sistema político uno también detectaba la precariedad del discurso, muy abstracto de la derecha y algo similar en cierta izquierda. Entonces teníamos un malestar en el nivel popular y por otro lado discursos muy abstractos (…) el asunto estructuralmente daba para una crisis”.

En relación a la actuación de esta administración en la crisis, Hugo Herrera expresó que “una de las consecuencias más palmarias de la falta de carácter concreto y del déficit comprensivo de cierta derecha de guerra fría es la parálisis del Gobierno. En el caso de Sebastián Piñera predomina todavía esa derecha de guerra fría, más economicista y con ese discurso uno puede hacer oposición u operar dentro del contexto de una dictadura, pero gobernar positivamente requiere un discurso político. Creo que Piñera fue preso de su propio economicismo” manifestó.

En relación a la proyección del actual gobierno, el académico, quien ha centrado gran parte de su investigación en la derecha chilena, aseguró que “el Gobierno se terminó si por aquello entendemos a aquel que ganó las elecciones que vino con una propuesta, con una serie de medidas económicas administrativas”.

En esa línea agregó que “a Piñera en todo este problema se le abre una oportunidad que es firmar la Constitución. Si él se maneja con cuidado puede terminar siendo recordado como un presidente que fue parte de un proceso en virtud del cual el país se dio una Constitución distinta a la de la dictadura. Ahora, lo paradójico es que a Piñera jamás se le hubiera ocurrido ser recordado por algo así”.

Asimismo, agregó que “Piñera, desde el domingo, venía mostrando incapacidad política hasta el mutismo (…) y hubo un entendimiento que tuvo algún nivel de coordinación que ante el silencio del Presidente el Parlamento operó y estuvieron dos días negociando el pacto que da las bases para la nueva Constitución. En ese sentido, creo que si Piñera logra mantenerse en esta relación cuidadosa con el Parlamento podría efectivamente recuperarse. Más si va poniendo medidas que permitan aliviar a los sectores que están en condiciones más precarias, creo tiene margen para operar”.

Sin embargo, advirtió que “esto requiere que el Presidente abandone su pensamiento economicista con el que llegó al Gobierno y repare en la importancia simbólica de la Presidencia de la República”.

Luego de dar entrevistas tanto a medios internacionales, la BBC británica, como nacionales, el canal Mega, el Presidente de la República insistió en que las prioridades del Gobierno están en la Agenda Social y el restablecer el orden público. Foto: Agencia UNO.

Desde esa perspectiva, Hugo Herrera recordó que “la Federación Obrera de Chile no fue fundada por la izquierda; fue fundada por el Partido Conservador. Las primeras leyes sociales fueron aprobadas por el Partido Conservador. Después la crisis del centenario. ¿Quiénes diagnostican la crisis? ¿Sólo la izquierda, Luis Emilio Recabarren? No. Los grandes diagnosticadores de un nivel intelectual superior en ese contexto son conservadores nuevamente, no social cristianos, de una raigambre más positivista, nacional”.

“En todos estos momentos uno tiene a una derecha con conciencia clara de los problemas sociales, que tiene discurso económico, pero donde la economía no está por sobre la política, que entiende que el asunto es eminentemente político, que logra entender la situación del pueblo en su territorio y logra dar la articulación institucional” añadió.

Del mismo modo, el académico cuestionó:

¿Le falta de ese pensamiento de la derecha al gobierno actual?  Uno podría decir que sí, pero creo que todo este déficit que estaba teniendo Piñera tiene que ver con quedarse pegado en un discurso economicista y sin conciencia de él mismo como dirigente político”.

Evópoli: Los hijos de Jaime Guzmán

“Son igual de liberales en economía que la UDI, solo que en temas valóricos tienen posiciones distintas”. Así se refirió Hugo Herrera al partido liderado por Hernán Larraín Matte, el cual, en medio de la crisis política y social que vive el país, se ha visto más alineado con los sectores más duros de Chile Vamos.

En esa línea, el filósofo expresó que “son el correlato perfecto de esta UDI pese a que se pensó que iban a ser esta derecha más moderna. Mientras tanto, en Renovación Nacional tuvieron más recursos porque pueden recurrir a una historia bicentenaria”.

Por esta razón, el académico de la UDP manifestó que “Mario Desbordes ha sido la mejor muestra de un pensamiento político realizado en el contexto de crisis política, donde las herramientas económicas no sirven, porque se trata de política (…) entienden que el problema político es un problema de cómo construir una institucionalidad en la que el pueblo participe y se reconozca y eso es lo que yo creo le falta todavía a Evópoli” argumentó.

Sin embargo, recalcó que “esto está partiendo, es un partido muy pequeño, muy joven que puede reperfilarse”. Asimismo, manifestó que “lo mismo se aplica para la UDI donde uno ve que hay una disidencia importante que tiene que ver también con esto; que hay una juventud que es consciente de que estamos frente a un problema político, no solo económico”.