Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Carmen Romero, directora de la Fundación Teatro a Mil: “El rito del teatro nos vuelve más humanos”

En 2020, Santiago a Mil deberá enfrentar una de sus ediciones más complejas: con las movilizaciones sociales de telón de fondo y con una programación ajustada al contexto nacional, el evento busca situarse como un espacio de reflexión. “Hoy Santiago a Mil tiene como misión establecer puentes para que la ciudadanía exprese sus inquietudes”, dice la directora de la Fundación Teatro a Mil.

Abril Becerra

  Martes 10 de diciembre 2019 19:51 hrs. 
carmen romero



Desde su primera edición, en 2006, el Festival Internacional Santiago a Mil ha procurado descentralizar y masificar la experiencia del teatro. De esta manera, con obras nacionales y extranjeras, la actividad ha logrado posicionarse como uno de los sucesos más importantes de las artes escénicas en el país.

No obstante, este 2020 el evento será distinto, sobre todo por el contexto de movilizaciones que vive el país.

Una de las primeras cosas será no enfatizar en la idea del festival, porque se relaciona con una fiesta y hoy Santiago a Mil tiene como misión ayudar a establecer puentes para que la ciudadanía exprese sus inquietudes”, dice Carmen Romero, directora de la Fundación Teatro a Mil.

Por lo mismo, durante su edición 2020, Santiago a Mil realizará más de 20 cabildos ciudadanos con el fin de responder la incertidumbre sobre cómo el derecho al arte estará contenido en una nueva Constitución.

A ello se suma una cartelera con un enfoque, principalmente, nacional. En la programación destacan, por ejemplo, obras como Feroz de la compañía Teatro La Peste; 2118, Tragedia Futurista de La Patogallina; Tragicomedia del Ande de Tryo Teatro Banda; y Estado Vegetal de Manuela Infante, entre otros.

“Hay algunos espectáculos internacionales que bajamos para dar paso a más espectáculos nacionales, pero el número de presentaciones se mantienen: son 104 obras que se van a presentar, en su mayoría, de forma gratuita. De ellas 74 son obras nacionales”, comenta Carmen Romero.

“Hoy, más que nunca, las artes son necesarias en las conversaciones, para los diálogos que debemos construir”, agrega.

En la imagen, Estado vegetal de Manuela Infante.

En la imagen, Estado Vegetal de Manuela Infante.

portada-4

En la imagen, Tragicomedia del Ande de Tryo Teatro Banda.

Ante este contexto, la actividad también contempla nuevos horarios así como un nuevo sitio de presentación: el Centro de Extensión Cultural del Instituto Nacional. Sin embargo, Carmen Romero advierte: “Como es un Santiago a Mil de emergencia, evidentemente, vamos a tener que estar mirando todos los días los cambios. Estamos todos disponibles para modificar nuestros horarios”.

Para la gestora cultural, Santiago a Mil hoy viene a reflejar, en buena medida, el descontento expresado por la ciudadanía en la calle. Según señala, esto se evidencia en obras que, precisamente, tienen un enfoque crítico respecto de la realidad nacional.

“El teatro chileno siempre ha hablado de los procesos sociales, por lo tanto, nos hace reflexionar y ver todos esos temas desde otro lugar. También nos abre posibilidades de imaginar nuevos escenarios para solucionarlos. En el teatro chileno están los temas de la dictadura, los derechos humanos, el medio ambiente”, comenta la gestora, subrayando la labor de autores como Juan Radrigán y Guillermo Calderón.

Asimismo, Romero sostiene que, frente a la crisis, el teatro aporta una nueva dimensión: “El rito del teatro, que se forma en las salas o cuando estamos en las calles frente a un hecho artístico, nos vuelve más humanos, hace que estemos más más acompañados. Desaparecen las diferencias, estos bordes y fronteras”, reflexiona.

Santiago a Mil se desarrollará entre el 3 y el 26 de enero en diversos escenarios del país.  Su sede principal en Santiago será el Centro Cultural GAM.

Más información aquí.