Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Sara Correia: “El fado es una música rebelde”

La cantante portuguesa actúa este domingo en el festival Womad. Acá anticipa detalles del concierto, habla del disco que publicará este año y explica cómo conjuga tradición e irreverencia. “El fado siempre estará conmigo, pero siempre hago cosas nuevas”, dice. 

Rodrigo Alarcón L.

  Viernes 21 de febrero 2020 17:34 hrs. 
Sara-Correia





Udaipur, Gent, Groningen, Eindhoven, Tilburg, Rotterdam, Bruselas, Santiago. Ocho ciudades, cuatro países -India, Bélgica, Holanda, Chile- y tres continentes son los que Sara Correia habrá recorrido cuando acabe febrero de 2020, pero cuando habla es como si no se moviera nunca de los callejones empinados del barrio de Alfama.

Es desde Lisboa, al menos, que contesta el teléfono para anticipar el concierto que hará este domingo en Santiago, en la tercera y última jornada del festival Womad, que se inaugura este viernes en la Plaza de la Paz de Recoleta. “Toda mi historia es lo que voy a presentar en Chile, todo mi fado”, avisa en un castellano aportuguesado, suficiente para expresar entusiasmo por su primer viaje a Sudamérica: “Voy a entregar mi alma. Tengo un concierto bastante intimista y fuerte, todos los fados tradicionales que voy a presentar tienen mucha emoción”.

Nacida hace 26 años en Lisboa, Sara Correia pertenece a esa estirpe de artistas que no escogen la música como vocación en un momento determinado, porque la han tenido incorporada desde siempre. Desde el inicio de su biografía está presente el fado, ese género nacido en el siglo XIX y cultivado luego por marineros y bohemios, que tiene a Amalia Rodrigues como mayor emblema. Su familia la llevaba a las casas donde se interpreta y sumaba pocos años cuando se acostumbró a los escenarios, así que su primer disco (Sara Correia, de 2018) fue el de una debutante, pero también el de una intérprete ya experimentada. 

“En realidad lo grabé hace cinco años, pero quería que estuviera a la altura y estaba concentrada en tener la madurez para mostrarlo. Amo ese álbum, porque es mi esencia y mi historia en las casas de fado. Adoré grabarlo y será parte de mi historia para siempre”, dice sobre esas once canciones.  

Más allá de su denominación de origen, Sara Correia cree que son composiciones que pueden ser apreciadas incluso a miles de kilómetros del Río Tajo. En la India, por ejemplo, o también en Chile: “Tengo la certeza, porque el fado tiene una característica muy importante, que es el sentimiento, nuestras emociones”, dice tajante. “Antes que la letra, eso es lo más importante, la forma en que podemos transmitirlo a otras personas. Ahora estuve en Holanda y en Bélgica y no entendían la letra, pero sí entendieron mi corazón, mis emociones, mi fuerza. Las personas podían identificar si estaba hablando de amor, de odio, de la vida o de la muerte. Las personas logran sentirlo y eso es el fado”.

¿Sigues cantando en casas de fado?

Sí, siempre que puedo, dos veces por semana, es importante para mí. Necesito de las casas de fado, son como una iglesia, un sitio de mucha paz interior. Ahora y siempre continúo haciéndolo. 

¿Crees que hoy se mantiene el espíritu original del fado?

No ha cambiado, el fado será siempre igual en las casas de fado. Son sitios muy calmos, con poquitas luces, con buena comida y buena bebida, que es algo muy importante, y muy silenciosos. Siempre es importante ir con un espíritu leve, porque es muy fuerte. El fado es muy fuerte, es una música muy rebelde.

¿Rebelde en qué sentido?

Porque hablamos de todo. Podemos hablar de una cosa triste y enseguida estamos hablando de una cosa muy feliz y tenemos que cambiar de sentimientos muy rápido, siempre es muy fuerte. Soy muy feliz cantándolo, quiero hacerlo todos los días. No es fácil, porque tiene una carga muy grande, pero es muy gratificante sentirlo en el cuerpo y en la vida.

Han pasado dos años desde tu primer disco. ¿Estás preparando otro ya?

Ya está hecho, va a aparecer en abril y estoy muy ansiosa por cantarlo ya. 

¿En Santiago vas a mostrar algunas de esas canciones nuevas?

Tal vez… ¡no lo sé, no lo sé! -dice entre carcajadas. Tienes que ir al concierto.

¿Y va a ser distinto al primero?

Yo continúo cantando con mi alma. Canto a algunos autores portugueses muy conocidos que hicieron música para mí y también voy a hacer mis canciones. Voy a hacer mi fado, claro, pero es un disco un poco más irreverente, que tiene un poquito de pop. El fado siempre estará conmigo, siempre en mi voz  y siempre en mis discos, pero siempre estoy haciendo cosas nuevas.

¿Por qué quisiste acercarte al pop ahora?

Siempre quise hacerlo, quiero demostrar que puedo hacer muchas cosas, no solamente soy fadista. Soy un alma con muchas cosas que mostrar a las personas y estoy preparada para hacerlo.

¿Te gustan cosas como las que ha hecho Rosalía, por ejemplo, que mezcla flamenco con otros géneros?

¡Soy una fan de Rosalía! Ella hace eso, pero no deja de ser flamenco y es muy bonito. Su irreverencia es increíble, yo la adoro y en Portugal se escucha mucho. Rosalía es una chica nueva y creo que ella siente lo mismo que yo he sentido en este disco: mis raíces están ahí y son lo más importante. El fado nunca va a salir de mi vida, es imposible, porque estoy en el fado desde siempre, estará siempre en mi voz, entonces es un desafío para mí.

¿No temes que haya gente que te critique por hacer esas mezclas?

Quizás, pero yo no puedo pensar en eso, tengo que hacer mi verdad. Mi música tiene que ser verdadera y lo que hago es verdadero. Tengo que hacer lo que amo, que es cantar.