Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Mar para Bolivia: una riesgosa propuesta política con beneficios para el futuro sudamericano

Daniel Jadue, como posible candidato presidencial de la izquierda, se mostró abierto a la realización de un plebiscito para zanjar la pugna con el país altiplánico. Pero pese al riesgo que supone poner este tema en el debate, para el dirigente del Partido Comunista, Juan Andrés Lagos, otorgaría al país mayores posibilidades para ejercer actividades económicas con los países vecinos.

Eduardo Andrade

  Viernes 4 de septiembre 2020 19:21 hrs. 
1





El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, se lanzó a la piscina esta semana y se mostró abierto a la idea de llegar a un acuerdo con Bolivia, que permita al país altiplánico tener una salida al mar. Y esto mismo, ha generado polémica tanto en el oficialismo como en la oposición.

Hay que recordar que, a finales de julio, Jadue había manifestado su disposición para ser candidato a la presidencia del país, postura que cada vez parece ir tomando más forma, llegando incluso, según la última encuesta Criteria, a ubicarlo en el primer lugar de las preferencias ciudadanas, por sobre el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín.

Pero ¿cuán avezada puede resultar esta propuesta en un contexto donde la unión es lo que más se busca dentro de la oposición? Para la profesora del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Lorena Oyarzún, se trata de una postura que debería ser analizada primero desde el impacto político que ya está generando, razón por la cual -según dijo- la considera apresurada.

Lorena Oyarzún.

Lorena Oyarzún.

Creo que como estrategia política se puso en una situación vulnerable el alcalde, sobre todo pensando en lo que viene. No solamente hay que afrontar un plebiscito, vienen las elecciones en abril, y él es quizás la figura más relevante hasta el momento, que ha sido vista por la ciudadanía como una posibilidad de llevar a cabo una candidatura de la izquierda”, argumentó.

Postura similar fue manifestada por la historiadora y académica de nuestra universidad, Carla Peñaloza, sobre todo entendiendo que no se trata de la primera vez que el tema se pone en el banquillo, y que cada vez que sucedió así, significó también un riesgo a asumir.

“La propuesta es osada cuando alguien pretende ser candidato a la presidencia porque lamentablemente, tanto los gobiernos chilenos y los bolivianos han utilizado el conflicto y la demanda del mar para sus respectivas campañas políticas y para afirmarse en los gobiernos. Y así, lamentablemente, lo que se pone al centro son los discursos nacionalistas de carácter chauvinista que impiden la discusión más seria”, expresó.

Carla Peñaloza.

Carla Peñaloza.

De la propuesta al plebiscito

Pero lo señalado por la máxima autoridad de Recoleta, según dijo, lejos de ser una postura personal, en el caso de llegar a la presidencia, pasaría más bien por la realización de un plebiscito que garantice la participación ciudadana sobre este tema.

Esto mismo, fue valorado por el historiador y académico de la Universidad de Chile, Sergio Grez, quien en conversación con nuestro medio se refirió a la importancia que tendría la población en un tema que las clases políticas de ambos países no han podido llevar a buen puerto.

Sergio Grez.

Sergio Grez.

“Me parece una buena idea porque sería una manifestación del ejercicio pleno de la soberanía popular sobre un problema trascendente. La solución, desde mi punto de vista, pasa necesariamente por el intercambio territorial entre Chile y Bolivia que permita al país hermano la salida soberana al mar. Pero esto no puede ser decidido simplemente por las élites políticas, bastante desprestigiadas en ambos países, sino que tiene que ser una solución en la que haya una participación reflexiva por parte de la ciudadanía”, explicó.

Repensar la soberanía

No obstante, aun con un plebiscito de por medio, la postura de Jadue ha sido duramente por el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, quien recordó que este tema ya está zanjado por la Corte de la Haya, en la cual se determinó que Chile no tiene obligación de negociar.

En este análisis, el diputado de la Federación Regionalista Verde Social, Esteban Velázquez, también sumó su punto de vista al respecto, y planteó que previo al proceso constituyente, habría que reflexionar también sobre lo que entendemos como soberanía.

“¿Soberanía para mantener el status quo y los intereses de siempre de unos sectores que se han apropiado de una buena cantidad de riquezas? Hay productos y recursos que deben estar en manos de un Estado, pero hoy día, cuando se levanta la bandera de la soberanía es para defender los intereses de aquellos grupos que se han hecho del mar y de las grandes industrias mineras”, criticó el diputado.

2

Así, aunque la resolución de este problema aparente ser una señal de hermandad entre pueblos, sería importante analizar el impacto económico que tendría en el país. En dicha línea, conversó con nuestro medio el dirigente del Partido Comunista, Juan Andrés Lagos, quien además de valorar la propuesta de Jadue, aseguró que sería una importante jugada económica en este bloque del mundo, sobre todo considerando el actual panorama de crisis.

“Producto de lo que viene en los próximos años, a todas luces al Estado chileno y boliviano les conviene llegar a un camino en donde la demanda histórica de salida al mar de Bolivia se concrete y haya integración bilateral que, entre otras cosas, puede permitir que el estado chileno, boliviano y peruano puedan ejercer, por ejemplo, una actividad de producción económica compartida respecto del litio, y eso significaría que estos estados pasan a controlar el mercado mundial del litio en casi un 80 por ciento”, vaticinó.

El tema, por lo demás, ya está instalado, y el mérito esta vez es de Jadue. Así, más allá de mirar las encuestas de los próximos días para testear el impacto que pudo tener la propuesta en la ciudadanía, lo importante sería empezar a buscar puntos de intercambio con las naciones vecinas que permitan generar un acuerdo más cercano al futuro que a las pugnas del siglo pasado.