Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Constanza Valdés a la Constituyente: “Es una oportunidad para dejar de creer que las personas LGTBQ somos meros receptores de leyes”

La abogada de Abofem y activista de la diversidad sexual es parte de la lista de precandidatos del partido Comunes para la Convención Constituyente. “No podemos pensar que por reconocer el derecho a la identidad el problema se solucionó. El trabajo, el acceso a la salud, todo tiene una problemática cuando se trata de personas de la comunidad LGTBQ”, aseguró Valdés en conversación con nuestro medio.

Eduardo Andrade

  Viernes 30 de octubre 2020 19:04 hrs. 
Portada



Su cuenta de Twitter marca la pauta respecto de las discusiones y trámites que se llevan a cabo en el Parlamento. Asesora legislativa, activista transgénero, militante de partido Comunes. Constanza Valdés fue inscrita durante la última semana como precandidata de dicho partido, luego del apabullante triunfo de la opción del apruebo el 25 de octubre.

“Ese día no pude celebrar porque en Valparaíso estamos en fase 2, entonces solamente nos podíamos mover para votar y después no había transporte. Pero particularmente, la sensación que me dejó la votación fue bastante esperanzadora, aunque en su momento pensé que el resultado pudo ser un poquito más estrecho”, señala.

Con un interés primordial en incorporar una perspectiva de género y diversidad sexual en la Constituyente, Valdés dice estar convencida de que la legitimidad de este proceso tendrá que ver con que las personas que integren la Convención, independientes o de partidos políticos, representen las luchas sociales que dieron cabida a este momento histórico.

3

“Me parece que como se gestó este proceso, incluso con las críticas que puedan existir, fue en contra de la clase política imperante que ha manejado este país durante los últimos 40 años”. recalca la abogada de Abofem. Sobre esto y sus expectativas de la nueva Constitución conversó con Diario y Radio Universidad de Chile.

El margen por el que ganó el apruebo se celebró, pero ¿no crees que puede vaticinar una discusión constitucional bastante compleja?

Por eso mismo creo que la celebración duró solo el domingo en la tarde, noche y madrugada, y ya el lunes tocó ponerse a pensar no solamente en el panorama de la convención sino en torno a los contenidos. El panorama político y lo que se viene más complejo tiene que ver con lograr los 2/3 que impuso la UDI para poder incorporar temas en la Constitución.

Obviamente, a mí me interesa que sea una Constitución con una perspectiva en ámbito de derechos humanos, de diversidad, de género, que sea plurinacional, pero para eso requiero que 2/3 efectivamente vayan a estar de acuerdo con la misma idea. Entonces, en base a esto, la declaración de las candidaturas, las medidas en las que van a ir las listas, la participación de independientes, lo de los escaños reservados y las cuotas para personas con discapacidad, van a ser fundamentales. Creo que el desafío que se viene es más fuerte porque incluso en los sectores progresistas hay distintas posturas y opiniones. En el ámbito de los derechos de la diversidad y las mujeres, hay ciertos sectores que se autodenominan progresistas y todavía son muy reacios a estas temáticas. Lo hemos visto cuando se rechazó la educación sexual integral o cuando votaron en contra de la identidad de género.

Campaña-Apruebo-Rechazo-Plebiscito

El fin de semana tu nombre apareció bastante en redes sociales como posible candidata a la Constituyente, ¿cómo lo tomas?

Empezó a suceder el año pasado cuando empezaron a darse las discusiones de este proceso. Recuerdo que varias personas, activistas generalmente, me señalaron lo importante que era la participación de la diversidad. Yo no lo había pensado, estaba muy enfocada en trabajar y en un futuro ser candidata a diputada. De hecho, en el 2017 me lo habían ofrecido pero decliné porque sentí que no era el momento. Pero con esto último sentí que había un grupo que se sentía representado, que mostraba cariño y apoyo, y eso me animó mucho. Para mí eso es súper importante porque no busco una candidatura por mi nombre, sino que tenga contenido y que vaya a representar una lucha social, y teniendo en cuenta también que el concepto de representatividad se ha hecho muy complejo en el último tiempo.

Muchos influencers se han empezado incluso a sentir aludidos a ser candidatos. ¿Qué te parece esto?

Creo que las personas que vayan a ser candidatos a la Convención Constitucional tienen que reflejar y representar una lucha social subyacente. Me parece que es necesario tenerlo en consideración porque no es lo mismo, a pesar de que últimamente se ha trivializado bastante la política parlamentaria, ser diputado o diputada que convencional constituyente. En el Parlamento, como hemos visto en los últimos años, hay un cierto coqueteo entre la farándula y la política, y son cargos que hacen que podamos ver el Congreso como un teatro, pero la Convención Constitucional no es un teatro no es una política mediática, es la declaración de una Constitución que nos va a regir quizás en los próximos 20, 30 o 40 años.

Protestan en el Frontis del Congreso Por Identidad de Género

¿Va a ser una Constitución con alto impacto en el tiempo?

Quizás va a ser como la de 1925, que va a tener una gran trayectoria y muy pocas reformas. Y con esto no quiero decir que las personas electas tengan que saber necesariamente de estos trámites porque, como pasa en el parlamento, hay asesorías técnicas. Eso nunca va a faltar, pero sí me parece necesario que haya conexión social, sobre todo porque la demanda de una nueva constitución no viene del estallido, sino de los últimos 10 o 15 años, y una sociedad muy fracturada, donde ha habido violaciones sistemáticas y masivas a los derechos humanos. Entonces, una persona, no solamente por tener más o menos seguidores va a necesariamente representar a un sector. Creo que es muy importante, sobre todo en este proceso, hacer esa separación entre redes sociales, legitimidad de redes sociales y un trabajo territorial que termina legitimando esa representatividad.

¿Qué expectativas tienes para la nueva Constitución en materia de derechos de la comunidad LGTBQ?

Tengo altas expectativas. Sé que va a ser complejo, me hago cargo de esas mismas expectativas en el sentido de la complejidad, pero me parece que es una oportunidad crucial no solo para que hablemos de discriminación, sino para hablar del derecho a la identidad o respecto al deber del Estado sobre la violencia, y para que dejemos de creer que las personas de la comunidad LGTBQ somos meros receptores de política públicas y leyes, pero no participamos en su creación. Eso va a ser muy distinto a incorporar todo en un solo artículo. Me parece que no podemos pensar que por reconocer el derecho a la identidad o porque en algún lado se habla de orientación sexual el problema se solucionó. El trabajo, el acceso a la salud, todo tiene una problemática cuando se trata de personas de la comunidad LGTBQ.

Hay que recordar que fue a partir de la universalidad, este criterio bastante liberal que tiene la Constitución actual y otras constituciones, lo único que se hacer es invisibilizar situaciones específicas que viven ciertos grupos de personas como lo ha hecho nuestra Constitución con los pueblos originarios, niños, niñas y adolescentes, con mujeres o personas con discapacidad. Esta es una oportunidad para que, más allá de que sabemos que no vamos a tener una constitución tan extensa, apuntemos con directrices a poder regular esta situación.