Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

China lanza una sonda para traer muestras de la Luna

China lanzó el martes una sonda a la Luna para recoger muestras de rocas lunares y traerlas a la Tierra, la primera operación de este tipo desde la que realizó la antigua Unión Soviética en 1976.

RFI

  Martes 24 de noviembre 2020 16:59 hrs. 
Sonda espacial china


Eran las 4 y media de la madrugada hora local, cuando el cohete Larga Marcha 5 lanzó con éxito la sonda desde el centro de Wenchang, en la isla de Hainan en el sur del país.

La misión Chang’e 5,  llamada así en honor a la antigua diosa china de la Luna, tiene como objetivo recoger muestras de polvo y rocas lunares a dos metros de profundidad para examinarlas en la tierra y comprender mejor su actividad volcánica, así como su evolución e historia.

Se espera que la sonda alunice cerca del macizo montañoso Mons Rumker a finales de noviembre a una altura de 1.000 metros en la cara visible de la luna y vuelva a la tierra con las muestras en diciembre.

A diferencia del programa soviético, donde la sonda efectuaba directamente el trayecto Luna-Tierra después de recoger las muestras, China utilizará un método más arduo.

Sonda espacial china 2

Las rocas se colocarán primero en el módulo de ascenso, que deberá alcanzar la órbita lunar y luego acoplarse al orbitador, antes de ser transferidas a la cápsula de regreso a la Tierra.

Pero el reto es también probar nuevas tecnologías con el ojo puesto en una misión tripulada en un plazo de diez años. No es la primera vez que China se lanza a la conquista de la luna, ya envió robots teledirigidos, los llamados “Conejos de Jade” en 2013 y en 2019, y en 2003 envió a su primer astronauta al espacio. En 2022, espera ensamblar una gran estación espacial y también quiere enviar hombres a la Luna dentro de unos diez años.

El lanzamiento de Chang’e 5 estaba previsto inicialmente en 2017. Pero el fracaso de un vuelo de ensayo el mismo año del cohete “Larga Marcha 5”, indispensable para la misión, llevó a aplazarlo.

China está invirtiendo miles de millones de dólares en su programa espacial para equipararse con Europa, Rusia y Estados Unidos.