Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

“Los Pájaros sin Mar”: el disco que atesora la nostalgia que generó el destierro en el “Gitano” Rodríguez

El 18 de marzo se conmemoraron 25 años de la muerte del cantautor, cuya obra apenas ha sido difundida. Exilio, Valparaíso, Violeta Parra y Víctor Jara son parte de esta producción lanzada en Francia en 1976.

Abril Becerra

  Sábado 20 de marzo 2021 12:32 hrs. 
gitano


“Los Pájaros sin Mar” es el segundo álbum del cantautor Osvaldo “Gitano” Rodríguez. El disco fue lanzado en Francia en 1976 de la mano del sello Le Chant du Monde y sumó un total de diez canciones. En esa recopilación destacaron composiciones propias como Valparaíso y versiones de obras como Maldigo de Violeta Parra y Santiago de Chile de Silvio Rodríguez.

El álbum fue la única pieza que el porteño lanzó durante su exilio en Europa. No obstante, con los años, la obra se transformó en un eslabón, cuya historia apenas puede descifrarse, pese a que entre sus protagonistas figuran músicos como Carlos Carlsen, Manduka y Pablo García. Hoy encontrar el disco de manera física es casi imposible; dar con su punto de inicio, también.  

“Conocí el disco a través del mismo ‘Gitano’ cuando ya estaba hecho. Ahora, éste es un disco de destierro, aunque el “Gitano”, de alguna manera, siempre fue un desterrado”, precisa el músico Jorge Coulon

Según dice, el lanzamiento de “Los Pájaros sin Mar” en Europa no fue un hecho que concitara mucho ajetreo. “El ‘Gitano’ se quejaba de esto. No era el que más conciertos tenía. En España y en París tenía círculos donde cantaba en pequeños lugares. Era más de peñas. Nunca fue un cantor de grandes lanzamientos ni de discos, ni vivía en ese mundo un poco más de la vida del disco. Las creaciones del ‘Gitano’ tenían esta vida que estaba entre la literatura y la poesía”, recalca. 

“El ‘Gitano’ no tenía suficiente difusión, sin embargo, tiene una de las canciones más populares de Chile. Él sufría porque sentía que Valparaíso había eclipsado el resto de su producción que era super interesante (…). Se sentía incomprendido y yo le encontraba toda la razón”, comenta Coulon.  

gitano rodriguez

El músico Eduardo Peralta, quien ha interpretado en más de una oportunidad las canciones del “Gitano” Rodríguez, también comparte el juicio de Coulon. “Desgraciadamente, supimos poco de él. Hubo un tiempo que fue muy duro. De pronto venía mucha información desde afuera, de los artistas que estaban en el exilio, pero este mundo de la poesía, la trova, llegaba poco. Hasta el día de hoy, no ha sido reconocido como uno de los grandes artistas del canto poético en Chile”, afirma.

“Él fue un buscador de metáforas, de juegos de palabras. El lenguaje para él fue muy importante. Eso lo rescato, profundamente, porque creo que el trovador es eso (…). En ese sentido, el ‘Gitano’ es un trovador químicamente puro (…). “Él musicalizó sus propios poemas. Hasta Cortázar le decía que escribiera más poemas, que sacara libros de poemas”, dice. 

De música y exilio

“Los Pájaros sin Mar” es un disco que rememora una época de destierro. Producciones como Ignacio, canción para mi hijo o Canción de Ezeiza develan un desasosiego profundo respecto del momento. En esta última canción, por ejemplo, el hablante se declarará ermitaño, herido y extraviado entre “fantasmas”: “Cómo seguir a solas, arando sin final/ en la temible tierra del exilio”, escribirá el músico. Siguiendo el ejemplo de Violeta Parra, el disco también contemplará una canción en francés dedicada a París. 

Silvia Rühl, antropóloga y encargada del Archivo Osvaldo Rodríguez Musso, señala que, hasta ahora, es muy poco lo que se ha podido rastrear respecto de esta producción. Así, señala que cuando el sello Le Chant du Monde dejó de existir, el “Gitano” encontró una gran cantidad de LP impresos pero sin carátulas: “Eso se volvió a sacar con una carátula distinta en Alemania, Era el mismo disco pero con una carátula distinta porque no estaban las carátulas originales”, cuenta. 

“Pero tampoco puede conseguirse el primer disco de él, ‘Tiempo de vivir’. En algún momento se quiso reeditar en el sello Warner. Eso fue a comienzos del año 2000 y yo venía llegando a Chile. Alcancé a tener un ejemplar en mis manos, pero se lo regalé a un amigo, pensando en que me iba a encontrar con un montón de ejemplares. Pero después el sello decidió cerrar esa producción, pedí que me vendieran los ejemplares, pero no fue posible hacer el conato. Eso tiene que haber desaparecido en una bodega, lo que es una lástima”, dice la antropóloga. 

La producción musical de “Gitano” también comprende una grabación en vivo editada en 1989 por el sello Alerce. A ello se suman registros de conciertos y participaciones en festivales. En ese sentido, Silvia Rühl advierte que uno de los desafíos del Archivo es poder editar un nuevo disco del “Gitano”. 

Conmemoración y el desafío de la difusión 

El 18 de marzo recién pasado se conmemoraron 25 años de la muerte del “Gitano” Rodríguez. Por ello, desde el Archivo que resguarda la obra del multifacético artista, iniciaron una campaña que busca recordar al porteño. La idea es develar, por medio de redes sociales, distintos documentos que permitan profundizar en la historia del “Gitano”.  

Según dice Rühl, este objetivo es relevante, ya que la obra de Rodríguez aún debe ser difundida y explorada más allá de lo musical. Desde el mismo Archivo, por ejemplo, deben indagar en su epistolario, en sus dibujos y en una colección de cuentos.Hay harto trabajo que hacer por ahí”, comenta la antropóloga.  

“Osvaldo era un artista de palabra, un poeta netamente, alguien que reflexiona, analiza, que describe. Era un artista de la palabra”, cierra la investigadora.