Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Claudio Orrego, candidato a gobernador: “La gran herida de la Región Metropolitana es la desigualdad”

El ex intendente y ex alcalde aseguró que es necesario trabajar en la justicia urbana e impulsar, por ejemplo, una red de parques. "Hay una gran diferencia entre vivir en la basura y vivir en un entorno verde bien cuidado por el Parque Metropolitano".

Diario Uchile

  Miércoles 24 de marzo 2021 12:38 hrs. 
Orrego

Este miércoles, en entrevista con la primera edición de Radioanálisis, el candidato a Gobernador Regional Metropolitano por Unidad Constituyente, Claudio Orrego, se refirió a la importancia de este nuevo cargo de elección popular y la influencia que puede tener en materia de disminuir la brecha de desigualdad entre los distintos habitantes del territorio.

“Es un cargo nuevo y si bien la gente sabe lo que es un Intendente, aún no se entiende bien esta nieva figura del Gobernador Regional que en otras países, tanto federales como unitarios, como Argentina, Estados Unidos, Colombia o Alemania, son tan históricos porque representan la máxima unidad política de una región y tiene la tarea fundamental de crear una estrategia de desarrollo integral, con todos los elementos que ello implica, sean económicos, sociales, de movilidad, medioambientales, etc”.

“Si bien la pandemia ha dificultado el hacer campaña y explicar el cargo, hemos logrado realizar casi 60 cabildos tanto comunales como temáticos, porque estamos impulsando una agenda muy participativa que nos permite explicar a la ciudadanía el cargo para que la ciudadanía vote informada”, comentó el también ex alcade de Peñalolén.

Consultado sobre las asimetrías sociales entre los sectores de mayores y recursos en la Región Metropolitana, que encontró su símbolo en los últimos días con los decretos de cuarentena de la autoridad sanitaria por los que las comunas de mayores ingresos se mantienen en transición mientras las restantes han debido someterse a la medida de mayor restricción de movilidad, el candidato por Unidad Constituyente aseguró que en su visión, “la gran herida de la RM es la desigualdad”.

“La cara más brutal de eso es la desigualdad urbana. En un barrio puede haber personas que tienen condiciones sociales muy distintas, capitales culturales diferentes, pero si tiene un estándar de vida urbano similar, no se nota tanto la desigualdad. Pero cuando se vive en un barrio en el que acechan las balas locas, donde se está rodeado de basura o el agua servida escurre en medio de los edificios, se siente como estar viviendo en un país del tercer mundo, pero se trabaja en el oasis, entonces hay un cambio de país en el transcurso de una hora o dos”.

“Todo lo que tiene que hacer el nuevo gobernador va en la línea de la igualdad o la justicia urbana y los temáticas son muy distintas. Yo tengo una propuesta respecto de una red de parques metropolitanos que duplique lo que tenemos hoy que son 24, porque si vives en San Ramón y estás cerca del parque La Bandera, o estás en La Victoria y tienes el parque Andrés Jarlan o Pierre Dubois, te cambia la vida. Hay una gran diferencia entre vivir en la basura y vivir en un entorno verde bien cuidado por el Parque Metropolitano. Con el Gobierno central debe impulsarse un plan de construir varios mixtos y no segregados. También hay desigualdad en materia de delitos, porque los más graves se concentran en algunas comunas, que son las mismas que tienen menos carabineros o carabineros de peor calidad, entonces ahí hay una paradoja porque si hay una comuna que tiene mas delitos, debiera tener más carabineros, no menos y lamentablemente esta desigualdad también se produce por una propia decisión de la institución porque no tiene que ver con presupuestos municipales. Todo lo que hagamos con el presupuesto que tenemos, que son 140 mil millones de pesos y el poder político del nuevo gobernador debe ir en esa línea: crear mayor justicia urbana, integrar y subir el estándar”.

Respecto de los avances que podría representar su mandato en la región en relación a lo realizado como intendente o alcalde, Orrego se manifestó orgulloso de sus gestiones en ambos cargos y aseguró que es justamente ese trabajo el que le da la mejor carta de presentación en esta candidatura.

“Cuando se trata de lo que yo hice junto a mucha gente, rescato varias cosas. En mi gestión como alcalde de un municipio con muy pocos recursos, por ejemplo, valoro lo que se hizo con una toma gigante de más de 12 mil personas y que terminó resolviéndose dándole casa a la gente y construyendo un parque. Entonces, cuando la gente mira lo que pasó en Peñalolén, desea que algo parecido pase en Santiago, porque es de las pocas comunas integradas que queda en Chile. Hay de todo en materia de espacio público e infraestructura, instancias de integración social”.

Requerido sobre sus dichos respecto de la integración de Peñalolén, pero también sobra cómo refleja la desigualdad, Orrego señaló que para él es preferible tener una comuna que tenga de todos los sectores sociales a que sea solo de gente rica o pobre.

“Los alumnos de la piscina temperada de Peñalolén y quienes van a clases de ballet en el Chimkowe son de todas las clases sociales y eso no ocurre en ninguna comuna de Chile. Eso pasaba antes en Santiago, pero la segregación urbana generó que unos pocos ricos viven arriba y no conocen a nadie que no sea de su propia clase social, y eso es grave. Nada de eso pasa en Peñalolén porque la gente se conoce y muchos de ellos trabajan en su propia comuna”.

“El gran desafío que tiene este nuevo cargo es que a diferencia de los intendentes que son voceros de los presidentes y cuyo rol es muy marcado por el orden público. Lo que Santiago necesita es un alcalde mayor que piense a la región de manera integrada y ese es el trabajo que debe hacer un gobernador. Teniendo un mandato del pueblo por cuatro años en que no se responde a el o la Presidente de turno, sino que eres contraparte y debes defender a la ciudadanía exigiendo al gobierno central ciertos temas, eso da una dinámica del cargo totalmente distinta y permite planificar”.

Respecto de la seguridad, particularmente  ante la mayor presencia que ha evidenciado el narcotráfico en estos últimos años y que incluso se ha extendido a la arena política, el candidato a la Gobernación Regional señaló que ha habido errores en materia legal al dejar fuera de las tareas de prevención del delito a las autoridades políticas territoriales.

“No importa si las comunas son rurales o urbanas, grandes o chicas, ricas o pobres, la primera prioridad es la seguridad. En cuanto a lo que puede hacer un gobernador es elaborar una estrategia integral de prevención del delito que tenga al menos cuatro componentes:

Primero, prevención psicosocial de retención y reincorporación a los colegios de los 100 mil niños en edad escolar que están fuera. Cuando un niño no está en el colegio, está expuesto a caer en manos de la droga y narcotráfico. Segundo: prevención situacional, es decir, iluminar calles y veredas, eliminar sitios eriazos y castigar a los privados que no los controlan. Tercero: Impulsar la prevención comunitaria, porque la respuesta neoliberal del individualismo no funciona, Y cuarto, independiente de la reforma de Carabineros, que debe hacerse sí o sí, hay muchas comunas en las que la institución no tiene recursos, por lo tanto el gobierno regional deberá cooperar con financiamiento para algunas tareas policiales e incluso inteligencia como cámaras de televigilancia, pero con una salvedad, si se va a poner recursos para ayudar a las policías, debe ser bajo el compromiso de ellas de trasparentar cifras y distribuir sus efectivos de manera igualitaria al menos por población”.

Finalmente, el ex intendente se refirió a un tema que si bien no forma parte de la esfera de funciones y atribuciones del cargo al que postula, sí es un tema que ha generado gran atención ciudadana, como es e porte de armas. Según el candidato de Unidad Constituyente, este asunto debe tratarse desde la perspectiva de la reinserción de quienes han debido cumplir penas por la comisión de delitos.

“Hay que trabajar en materia de reinserción, porque de lo contrario esa es la peor de las puertas giratorias. También hay un tema que excede a las competencias de los gobernadores como son los permisos de armas. Eso debe terminar porque hoy el 60% de las armas que se ocupan en delitos violentos fueron inscritas por alguien y eso requiere una reforma profunda del Estado y, si resulto elegido, lo exigiré a la clase política“, prometió el abogado demócrata cristiano.