Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 23 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ
Columna del Director:Pueblos originarios
Patricio López

Elisa Loncon: Simbolismos antes de Fiestas Patrias

Patricio López | Jueves 16 de septiembre 2021 13:25 hrs.


Justo cuando arrecia la campaña interna de desprestigio contra la Convención Constitucional, su presidenta, Elisa Loncon, fue designada como uno de los 100 personajes más influyentes del año por la Revista Time. No es primera vez que una mujer chilena forma parte de este selecto grupo, pero sí es la primera vez que aparece una mujer mapuche, lo cual es una transformación notable para un país que históricamente ha tratado de exterminar y/o ha sentido vergüenza de esta sangre que corre por nuestras venas.

Este nombramiento nos parece relevante, entre otras cosas, porque nos ayuda a vislumbrar que la transformación catalizada por la Convención Constitucional opera en varias capas, no solo en la literal y que ya es muy importante, que es la redacción de la nueva carta fundamental. El hecho que para este órgano democrático representativo se hayan elegido tantos liderazgos locales, además de la paridad de género y de los escaños reservados para los pueblos indígenas, ha mostrado la voluntad de hacer una relectura de lo que entendemos por Chile. A propósito de la víspera de las Fiestas Patrias.

Remitámonos al día de instauración de la Convención. Muchos atuendos, pañuelos y banderas se exhibieron para reivindicar diversas identidades, al punto que el tradicional traje o terno masculino, que era otrora predominante en la política chilena, parecía uno más, entre muchos otros, como ya lo es en realidad en la vida cotidiana en el país. Todos estos símbolos en las ropas no solo eran reivindicaciones propias, sino de sectores históricamente excluidos, quizás como queriendo decir: no soy solo yo, estas causas, estas personas y estos antepasados vienen conmigo. Algo parecido señaló Elisa Loncón al asumir la presidencia de la Convención: éste es el sueño de mis antepasados, dijo. Una afirmación que seguramente recorrió muchos hogares del país donde se ha padecido la discriminación y la persecución contra el pueblo mapuche por más de 200 años de vida republicana.

El Chile que nos propone Elisa Loncon y la Convención Constitucional es un Chile diverso y que lejos de complicarse por ello, se enorgullece de tal diversidad cultural. Que se encuentra y se respeta desde la especificidad de los territorios, de las lenguas, de los paisajes, de las músicas, los bailes y las comidas. Donde el pueblo mapuche es parte constitutiva de nuestra identidad plurinacional (ya qué duda cabe de aquello), donde las mujeres ocupan el lugar que les corresponde y donde las grandes mayorías dejan de ser excluidas de la toma de las grandes decisiones.

Lo decía la profesora Verónica Figueroa Huencho, quien es entre otras cosas la primera mapuche en ejercer la vicepresidencia del Senado de la Universidad de Chile: pasamos solo en una generación de esconder la sangre mapuche a reivindicarla. Así, el simbolismo contenido en Elisa Loncón no solo la convierte en una de las personas más influyentes del mundo, sino en un símbolo de la extraordinaria transformación que está ocurriendo al interior de nuestro país.

Envíanos tu carta al director a: patriciolopez@u.uchile.cl

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.