Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Matías Orellana: “El principal problema de descentralización de la región que represento es la cercanía con Santiago”

El convencional por la Región de O’Higgins señaló que uno de los desafíos que enfrentan es la postergación que viven en materia de salud y educación. De todas formas destaca la creación de la Universidad Estatal que, sostiene, permitirá que los profesionales aporten en el territorio. También se refirió a los desafíos de la Convención y al reglamento que sanciona las informaciones falsas.

Raúl Martínez

  Domingo 3 de octubre 2021 14:54 hrs. 
Matias Orellana

Matías Orellana (32) es abogado y desde hace tiempo desempeña cargos públicos en la Región de O’Higgins a la que hoy representa en la Convención Constituyente. Fue jefe de gabinete del Gobierno Regional entre 2017 y 2018 y también se desempeñó en la Municipalidad de Doñihue ubicada al poniente de Rancagua.

Así tuvo de cerca muchos de los desafíos que hoy enfrentan los habitantes de la zona, la falta de centros de salud de alta complejidad o que permitan acceder a establecimientos públicos educativos de calidad.

“El principal problema de descentralización de la región que yo represento es precisamente la cercanía que tiene con Santiago”, precisa en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile.

Orellana agrega que “la cercanía que tiene la Región de O’Higgins con la Metropolitana ha hecho que muchas veces tengamos que prácticamente ser pasados por alto, por ejemplo en temas de educación, en temas de salud y (…) que no se haga más inversión pública en esas materias”.

De todas formas, el convencional subraya el aporte que esperan signifique la creación de la Universidad Estatal de O’Higgins. “Eso viene a contribuir con la creación de profesionales que ejerzan sus labores en el territorio. Muchas veces nosotros teníamos la pérdida de profesionales que se iban a otras regiones y nuestras personas iban categorizando más como técnicos, pero perdíamos a los profesionales que se iban a ejercer labores a otros territorios”, comenta.

Sobre la descentralización que impulsa al igual que varios otros convencionales, Orellana agrega: “La descentralización tiene que venir de la mano de los temas medioambientales. Tenemos que generar además un debate en torno a la descentralización económica y tributaria, que sin duda tienen que permitir que los territorios tengan mayores facultades para generar políticas públicas desde las autoridades locales. Aquí por ejemplo, puede ser que parte de los tributos queden en las regiones o en las comunas para que los gobernadores regionales o los alcaldes tengan mayor poder de decisión”.

Las dificultades en la instalación de la Constituyente

Matías Orellana aborda los problemas que ha tenido la Convención Constituyente en el proceso de instalación, incluyendo el episodio de Rodrigo Rojas Vade, quien renunció a su escaño luego de reconocer que no tenía cáncer. Al respecto sostiene que hay “errores circunstanciales como lo que ha ocurrido con constituyentes que son públicos y notorios que en su momento también hemos salido a repudiarlos, porque creemos también que la Constituyente está por sobre cualquier situación de cada uno de nosotros”.

Pero sus críticas apuntan más bien al Gobierno quien a su juicio ha impedido el correcto desarrollo del trabajo de los convencionales.

“El Gobierno ha contribuido poco con el trabajo mismo de la Convención. Existen trabas presupuestarias, en lo económico, en la desinformación que le va entregando a la gente y que muchas veces va generando un debate público en los diversos medios. Yo creo que una de las tareas trascendentales de nosotros los constituyentes no solo es el trabajo de escribir la Constitución, sino que además hemos tenido que destinar una gran cantidad de nuestro tiempo en ir a aclarar a nuestros territorios la veracidad de las afirmaciones que muchas veces se entrega con un error circunstancial que uno hasta podría vislumbrar que es con una mala intención”, indica.

Por eso aprovecha de valorar la decisión adoptada por los convencionales de sancionar a quienes difundan informaciones falsas que perjudiquen el desarrollo de la Convención.

“Hay que poner atajo a esta situación y generar los mecanismos de sanción para que tengamos una responsabilidad política, independiente de nuestro sector político, de lo que comunicamos. En este sentido, enhorabuena que se ha podido establecer una norma, un mecanismo que quizás puede ser perfectible, pero que sin lugar a dudas puede generar una seriedad en la función misma comunicacional que estamos transmitiendo cada uno de los constituyentes a la gente”, agrega.

Sobre las críticas de los convencionales de Vamos por Chile respecto a que esta decisión es una censura, Orellana indica que se debe a los intereses políticos que representa cada uno.

“Van a haber muchos temas en los cuales no vamos a tener un acuerdo de fondo. Cada uno tiene un objetivo político distinto en lo que plantea en la vereda política en la que se encuentra. Desde mi perspectiva, que soy del sector progresista del país en el que creo y quiero que este sea un proceso exitoso que genere una mejor calidad de vida a los chilenos, mejores derechos fundamentales. Debemos tener una perspectiva desde la legitimidad de la información que le entregamos, desde la construcción del proceso mismo. Creo que hay que asegurar la libertad de expresión, pero también tiene que estar en esta forma de manera regularizada a través de la información correcta que entregamos”, comenta el convencional.

El agua como un derecho humano y la revocación de autoridades

Si bien la Región de O’Higgins no tiene una situación tan grave de escasez hídrica como otras del país, lo cierto es que hay una desigual distribución del agua en las comunas de esa zona.

Así lo precisa Matías Orellana, quien señala que este debe ser uno de los temas que se discutan en la Convención Constituyente.

“Vemos territorios donde existen grandes fundos que tienen cuotas de agua aseguradas para su regadío, pero vemos como contraparte cómo sectores aledaños, por ejemplo sectores de vivienda, tienen que ser distribuidos a través de municipalidades, de servicios públicos para efectos de proveer el consumo humano. Son diversas formas de vulneraciones. Tenemos que regularizarlo, tenemos que garantizar el agua como un servicio esencial para la vida y el consumo humano y en eso la perspectiva, cuando es un derecho humano, tiene que estar sobre cualquier interés económico”, subraya.

Otro de los temas que son transversales desde la perspectiva de Orellana es el de la participación de la gente tanto en la redacción de la nueva constitución como en el futuro con mecanismos que aseguren su involucramiento en la realidad política del país.

“Uno de los mecanismos es precisamente la participación ciudadana donde se van a poder incorporar temas de discusión de la nueva constitución. Es una etapa de participación y en la cual también tenemos que garantizar en el texto final de esta propuesta de nueva constitución mecanismos de iniciativa popular de ley, que también las personas con una cierta cantidad de requisitos puedan revocar los mandatos de su autoridad”, precisa Orellana.

El abogado y convencional por O’Higgins indica que “creo firmemente en la democracia misma, en su sentido puro y simple en el cual una persona o un grupo de personas que siente que su autoridad no ha cumplido con su objetivo, con su mandato legal, también puedan revocar ese mandato y en definitiva elegir a una autoridad que sí se ajuste a los derechos y obligaciones que dispone la Constitución. Tenemos que normalizar que la gente participe del sistema público”.