Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 2 de julio de 2022

Escritorio

Mauricio Daza: “La campaña del Rechazo se basa en el miedo, la mentira y la tergiversación”

El convencional por la Región de Magallanes insistió en que el texto constitucional termina con la noción de Estado subsidiario y aseguró que grupos como "Amarillos por Chile" son "un simple instrumento del poder económico".

Diario UChile

  Miércoles 25 de mayo 2022 12:17 hrs. 
Mauricio-Daza

Compartir en

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el abogado y convencional representante de la Región de Magallanes, Mauricio Daza, se refirió al trabajo de la Convención Constitucional y las críticas que ha recibido el proceso en su última etapa de trabajo.

Consultado por el director de Radio Universidad de Chile, Patricio López, respecto del borrador de la nueva Constitución, el abogado señaló que “esta Constitución define un conjunto de derechos sociales los cuales tendrán que ser garantizados por parte del Estado al igual que las constituciones de los países occidentales en el siglo XXI. Se termina con la noción de Estado subsidiario, que es el pilar de la Constitución de 1980. Cuando se habla de Estado subsidiario es una forma sofisticada de decir una idea simple: los derechos sociales tienen que ser entregados primordialmente por privados”.

En ese sentido, el convencional recalca que “esa lógica se cambia y se distribuye el poder que está hiper concentrado en pocas manos y además esto se refleja en una estructura del Estado hipercentralizada. Eso se cambia a partir de una reorganización del Estado para asumir un rol protagónico en el otorgamiento de derechos sociales y para la distribución del poder en las distintas entidades territoriales del país para permitir que las comunidades tengan la posibilidad de definir su futuro”.

Respecto de los grupos críticos al proceso constituyente, Mauricio Daza señaló que “acá hay intereses muy importantes, definidos, que tienen un gran poder en la sociedad actual y que se verían afectados con esta redistribución del poder. Finalmente esa concentración del poder político, que además rinde cuentas al poder económico concentrado del país, es muy conveniente para estos grupos y el sistema que establece la Constitución del 80 ampara estas desigualdades y estos abusos”.

Los grupos como ‘Amarillos por Chile’ son un simple instrumento. Acá los importantes son los grandes grupos económicos que concentran la riqueza en Chile y que se han beneficiado de un sistema de abusos consagrado y amparado por la Constitución del 80 y que se basa en el otorgamiento de derechos muy amplios para la explotación de recursos naturales no renovables de nuestro país”, recalcó Daza.

Sobre las críticas que apuntan a que el texto terminaría con la idea de un Estado unitario, el convencional explicó que “acá se está vendiendo la idea de que esta Constitución separará al país en muchas partes autónomas y que no tienen conexión entre sí y que eso va a debilitar al país, pero eso es falso”.

En esa línea, Mauricio Daza detalló que “respecto de la plurinacionalidad lo que estamos haciendo es reconocer una realidad. Chile es plurinacional lo diga o no la Constitución, así ha sido desde su fundación y el tema que hacemos es reconocer que dentro de nuestro territorio hay distintos grupos humanos, los cuales se reconocen a sí mismos como grupos cohesionados que tienen una lengua, costumbres, usos propios y que son pueblos anteriores al Estado de Chile”.

Por lo mismo, el convencional sostiene que “entonces, hay dos vías: la primera es invisibilizarlos y tratar de someterlos a un discurso global partiendo de la idea que hay una Nación y un Estado y ese ha sido el esfuerzo tradicional, sin embargo, ese esfuerzo no es sustentable porque estos pueblos han seguido con sus usos y tradiciones y forman una Nación, entonces, cuál es la vía, negar esa realidad o reconocer esa realidad, yo creo que la vía es reconocer esa realidad y cuando se hace eso no se es más débil”.

Respecto de la distribución territorial, Mauricio Daza señaló que “se dice que queremos dividir Chile en feudos y que esos feudos se los entregaremos a los pueblos indígenas. Eso es falso. Acá estamos agregando otra unidad que no es nueva y que no es un derecho a los pueblos indígenas, tienen que postular y es muy similar a lo que establece hoy la ley indígena”.

Asimismo descartó que haya un trato especial a los pueblos indígenas por la creación de un sistema judicial indígena y afirmó que “la justicia indígena ya existe hoy en la práctica. Porque la aplicación de los usos y costumbres de los pueblos originarios, ellos mismos, a partir de la forma en que se relacionan establecen que ciertos conflictos son solucionados al interior de las comunidades por sus autoridades ancestrales, ese es el reconocimiento de la justicia indígena. Esto no significa que si usted atropella a un Mapuche va a venir un Lonko y lo va a meter preso, eso no significa que si usted tiene un contrato de arriendo con una persona del pueblo quechua entonces vendrá una de sus autoridades a definir si debe pagar o no, no tiene nada que ver con eso”.

“Lo que hacemos es decir que estos pueblos existen, tienen usos y costumbres dentro de las cuales está la posibilidad de resolver sus conflictos y esta solución de conflictos le estamos reconociendo un valor, básicamente es una justicia de mediación, pero esto no significa que exista una justicia penal, nosotros establecimos que no se pueden establecer delitos y penas sino que a partir de una ley y resulta que la justicia indígena no opera a partir de leyes, sino que a partir de un derecho consuetudinario. Entonces, este cuco que se va a aplicar una justicia especial para todos los casos no es así“.

Finalmente, el convencional Mauricio Daza señaló que “la campaña del Rechazo se basa en el miedo, en la mentira y en la tergiversación. Acá no hay discusiones respecto del articulado, es curioso porque desde que sacamos el borrador no he escuchado a nadie que saque un artículo en particular y que diga que esto es malo por a, b, c o d motivos”.

Síguenos en