Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de diciembre de 2022

Escritorio

Guillermo Larraín: “La solidaridad puede coexistir con la responsabilidad y el esfuerzo individual”

El economista y académico de la Universidad de Chile se refirió al debate sobre el sistema de pensiones y recalcó en la necesidad de avanzar hacia un sistema mixto de seguridad social.

Diario UChile

  Jueves 6 de octubre 2022 12:01 hrs. 
15 de Marzo 2012/SANTIAGO

Guillermo Larrain, En Entrevista Diario Pulso.

FOTO: MAURICIO MENDEZ /AGENCIAUNO/PULSO



 Guillermo Larrain

Compartir en

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el economista y académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Guillermo Larraín, se refirió al debate en torno a la reforma previsional que será presentada este mes por parte del Gobierno.

El economista también comentó la caída de los multifondos que se constató durante esta semana y en particular del fondo E que concentra a la población más cercana a jubilarse. En ese sentido, Larraín sostiene que “la caída del fondo E tiende a compensarse con el mayor valor de las rentas vitalicias, pero no estoy seguro que haya sido así en este caso por la coyuntura particular que estamos viviendo: una coyuntura que tiene un componente grande de incertidumbre por la situación internacional”.

A esto suma Larraín “una situación nacional también compleja porque acaba de fracasar un proceso constituyente, se va a iniciar otro que va, por al menos un año más, a postergar la definición en temas institucionales claves para el país y eso en economía hace muy mal“.

Consultado por el director de Radio Universidad de Chile, Patricio López, respecto de la posibilidad de alcanzar un acuerdo respecto del diagnóstico del problema a nivel previsional, el académico sostiene que “todos los sistemas de pensiones del mundo están sometidos a varios desafíos grandes y en todos en algunas dimensiones hay crisis. Lo que pasa es que en algunos casos la crisis la vive de manera directa el pensionado porque el valor de su pensión cae y en otros lo sufre el Estado que tiene garantías dadas sobre beneficios que son excesivos comparado a lo que el Estado puede pagar”.

Por lo mismo, añade Guillermo Larraín “estamos en todas partes con una crisis fiscal que, en algún minuto, va a explotar y le explotará a gente distinta a los pensionados actuales, le va a explotar a los contribuyentes futuros y eso también es un problema que desde el punto de vista del Estado también es importante considerar en términos similares”.

“Acá hay una oportunidad que tiene Chile de abrir y cerrar este segundo proceso constituyente consecutivo, cerrarlo con éxito en el sentido de que se logre armar una mayoría lo suficientemente grande, en torno a un proyecto lo suficientemente atractivo y ahí yo creo que el valor de la solidaridad, si es que uno se deja llevar por lo que dijo la Convención, sino que también en lo que dijeron muchas personas que habiendo estado por el Rechazo apoyaban la extensión de los derechos sociales, ese nuevo pacto social va a poder ordenar el debate que hoy está tan bloqueado por personas que piensan que cuando uno habla de solidaridad está hablando de desorden o de caos fiscal”.

Sobre la forma en la cual el Estado se debe hacer cargo del problema de las bajas pensiones, el académico de nuestra casa de estudios explica que “de alguna forma ya se está haciendo cargo al presentar este proyecto de pensión garantizada universal, ahora se esto se extenderá al 90 por ciento de la población jubilada, el proyecto del Gobierno es que de acá a tres años esto suba a 250 mil pesos, entonces, eso es un colchón muy grande”.

En esa línea, el economista señala que “la PGU sirve como un colchón y la gracia es que es un instrumento permanente, es decir, el Estado no tiene por qué estar reaccionando frente a cada movimiento del mercado. Una política bien desarrollada de pensión garantizada universal tiene la capacidad de absorber muchos de estos shocks y dar certeza a las personas que se van a jubilar que es lo que uno espera de un sistema de pensiones”.

Respecto del análisis hecho por algunos sectores sobre la victoria del Rechazo y la defensa de la propiedad de las pensiones, el economista sostiene que “hay un apego de la ciudadanía a las cosas que le pertenecen porque Chile viene de una tradición histórica de mucha precariedad y a medida que esa precariedad se ha reducido han surgido problemas porque la modernidad acarrea problemas y uno de esos es la sensación de vulnerabilidad”.

“La respuesta en torno al derecho de propiedad refleja que la gente tiene temor a perder lo poco que ha ganado y que le permite reducir esa vulnerabilidad. Ahí hay un tema que es importante y que es necesario respetar porque la gente tiene esa sensación”, agrega Larraín.

El economista añadió que “yo creo que el valor de la solidaridad es un valor que tiene que contrapesar el valor de la fuerza individual y del autocuidado, pero eso hay que educarlo porque llevamos mucho tiempo viviendo en una lógica muy de ‘ráscate con tus propias uñas’, pero cómo hacerlo es complejo porque hay que hacerlo bien y creo que la propuesta que se está discutiendo ahora en materia de pensiones es una cosa que nos ayuda a entender que la solidaridad puede coexistir con la responsabilidad, con el esfuerzo individual y con la participación activa de todos”.

Finalmente, respecto de los desafíos futuros en materia de pensiones, el académico señala que “hay factores que hacen inviable pensar en un sistema de reparto puro, salvo que uno fijara la edad de jubilación a los 80 años. Cada vez habrá más gente a la cual pagar una pensión de parte de quienes trabajamos, con una tasa de cotización cada vez más alta, salvo que se determine una edad de jubilación muy cercana a la edad de muerte de las personas”.

Por lo mismo, Guillermo Larraín sostiene que los “sistemas mixtos me parece que son totalmente deseables porque el problema de las pensiones tiene en parte que ver con la longevidad, en parte con tasas de interés y hay otros desafíos como la robotización, temas del mercado del trabajo que hay que abordar y, por lo tanto, tener un sistema que tenga muchos instrumentos con los cuales ir monitoreando cómo va el sistema, me parece que es un acto de humildad sobre el poco conocimiento que tenemos de cómo va a evolucionar el mercado del trabajo“.

Síguenos en