Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 25 de mayo de 2024


Escritorio

Aldo Mardones: “Quienes dejan la Democracia Cristiana pierden trascendencia política”

El líder de la Falange dijo esperar "un diálogo constructivo" de cara a la Junta Nacional del sábado y cuestionó la renuncia de históricos militantes. “Me da la impresión de que lo que quieren sistemáticamente es golpear a nuestro partido", expresó.

Natalia Palma

  Lunes 7 de noviembre 2022 20:09 hrs. 
aldo mardones pdte (s)

Compartir en

Es en medio de una profunda crisis que la Democracia Cristiana realizará su Junta Nacional el 12 de noviembre. La instancia será clave para el rumbo que tomará la tienda ante el riesgo de nuevas fugas de militantes, a la que se sumó recién el ex ministro, Ignacio Walker.

Esto, sin considerar el nuevo rumbo tomado por los senadores Ximena Rincón y Matías Walker, quienes renunciaron al partido para posteriormente fundar Demócratas junto a reconocidas figuras vinculadas con la ex Concertación.

En entrevista con Radio Universidad de Chile, el presidente de la DC, Aldo Mardones, profundizó sobre este panorama y señaló que la Junta Nacional estará enfocada en la renovación de “parte de la orgánica que se encuentra vencida”, como el tribunal supremo y el consejo nacional, y al análisis político para abordar, entre otras materias, el resultado del plebiscito constitucional y la situación actual de la Falange.

En ese sentido, dijo esperar que la instancia se enmarque “en un diálogo constructivo, donde construyamos propuestas o poder poner término a este espacio de discusión de la política más interna o desde las trincheras que ha hecho tanto daño al partido”.

Asimismo, dijo lamentar la renuncia de históricos militantes, puesto que a su juicio “cuando el partido está pasando por un momento complejo como institución, lo que corresponde es que quienes somos parte de esta estructura seamos colaboradores para poder levantarlo. El partido ha entregado mucho a las militancias y al país y, en el caso particular de ellos, han sido parlamentarios, ministros, intendentas que nacen del Partido Demócrata Cristiano, recibiendo incluso recursos para ser candidatos en algunas ocasiones”.

Para Mardones “es súper sano que la discusión política esté presente, pero que este espacio sea un aporte para construir y no sea uno elaborado para detener los cambios y transformaciones que Chile necesita. La Democracia Cristiana siempre ha sido un partido de vanguardia, que tiene un origen transformador, por tanto, creo que hoy día hay que abrir espacio a una Democracia Cristiana nueva, donde nos pongamos en sintonía con las necesidades de las personas y salir de este encuadre que teníamos, más cercano a mantener el país como estaba”.

“Reconocemos el trabajo que han realizado cientos de autoridades de gobierno, pero no hay dudas que se tiene que seguir avanzando hacia una mayor justicia social y eso pasa, por ejemplo, por lograr reformas importantes, en materia de salud, educación, en la reforma al sistema previsional. Ahí va a estar la voluntad política de nuestro partido y esperamos que eso también sea parte de la discusión en la Junta Nacional”, recalcó el timonel.

De todos modos, esgrimió que con estas fugas “me da la impresión de que lo que quieren sistemáticamente es golpear a nuestro partido para tratar de dejarlo mucho más debilitado y tratar de generar que estos nuevos partidos políticos o movimientos que se están naciendo vengan a ocupar a la Democracia Cristiana. Por lo tanto, también me genera algo de dudas si es tan efectivo el cariño y aprecio hacia la institucionalidad”.

“No puede ser que cuando no soy directiva yo tenga que renunciar al partido (…) Yo creo que equivocan el camino. Quienes han salido de la Democracia Cristiana siempre se han perdido, han pasado al anonimato y así ha pasado con distintas renuncias que ha habido a través de la historia de la DC. Esto pasó el año ’70 con el MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria), la Izquierda Cristiana; pasó el 2007 con Adolfo Zaldívar, el 2010 con Jaime Ravinet, pasó hace un par de años atrás con la salida de Gutenberg Martínez, Soledad Alvear. Tenemos que ver las consecuencias, quienes dejan la Democracia Cristiana pierden trascendencia política”, aseveró el falangista.

En cuanto a las diferencias que han tenido con la denominada “disidencia” por la conducción del partido,  Aldo Mardones les restó dramatismo y afirmó que “estas distintas posiciones que tenemos dentro del partido enriquecen la política, la discusión, pero también lo electoral. Muestra de ello es que los dos con Eric (Aedo) fuimos candidatos a diputados por el Distrito 20 y la sumatoria de los dos permitió que Eric fuese electo. Por lo tanto, si trabajamos bien esa diversidad, esas distintas opiniones, más que una debilidad puede convertirse en una fortaleza en la medida que respetemos la institucionalidad, la disciplina partidaria y mantengamos un trato de verdad fraterno”.

Síguenos en