Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

El éxito de Generación 98: actores reflexionan sobre la representación de la comunidad LGBTIQ+, el bullying, el abuso sexual y más 

Gabriel Cañas y Gabriel Urzúa, ambos ganadores en los Premios Caleuche por sus papeles en la teleserie, abordaron los sensibles temas que toca la novela. ¿Podemos tomar la justicia por nuestras manos?, es una de las preguntas que deja esta historia.

Jocelyn Jara Osorio

  Domingo 4 de febrero 2024 13:08 hrs. 
Gabriel Cañas y Gabriel Urzúa comentan la clave del éxito de teleserie Generación 98

Compartir en

Luego de ser una de las producciones ganadoras en los Premios Caleuche, donde Gabriel Cañas se adjudicó la categoría de Mejor Actor Protagónico, mientras María Gracia Omegna se coronó como la Mejor Actriz Protagónica y Gabriel Urzúa se llevó a casa los galardones por Mejor Actor de Soporte y Premio del Público, se puede decir que Generación 98 es una de las teleseries chilenas más exitosas del último tiempo.

La telenovela se estrenó en Mega en el 2023 con un elenco conformado por otros actores nacionales de gran trayectoria: Daniela Ramírez, Nicolás Oyarzún, Felipe Rojas, Ignacia Baeza y Paloma Moreno como protagonistas, mientras artistas de la talla de Luz Valdivieso, Francisco Reyes, Simón Pesutic, Constanza Mackena y más, interpretan personajes secundarios, pero igual de importantes, en la historia que devela los traumas que se originaron en 1998 en el Colegio Saint Williams -nombre ficticio-.

Radio y Diario Universidad de Chile conversó con dos de sus actores, Gabriel Cañas, quien protagoniza la producción encarnando a Hernán “Chico” Olmedo, y Gabriel Urzúa, que está detrás de Robin, uno de los personajes favoritos del público.

Bullying, clasismo y homofobia en Generación 98

Generación 98 aborda temas tan delicados como el bullying, el clasismo y la homofobia, problemáticas que comúnmente se dan en entornos educativos en nuestro país, así como también en el resto del mundo. Al respecto, Gabriel Urzúa comentó que efectivamente estas temáticas son transversales en nuestra sociedad, pero lo que realmente cautiva a los telespectadores es cómo se abordan y desarrollan tales materias en la teleserie del Mega.

“Me parece genial que la teleserie haya abordado estos temas, hay un rebote en eso. La gente sí se interesa por sentir, por reflejarse, porque en el colegio todos vivimos estos horrores y luego lo que engancha es cómo particularmente este Chico Olmedo y la Pitu se van a hacer cargo de ese horror. Ya es casi un tópico, una manera clásica de abordar la venganza, como Montecristo”, reflexionó el artista.

Por su lado, Gabriel Cañas planteó que en los espacios educativos “hay un proceso de sociabilización que creo que para un gran porcentaje de la gente siempre tiene un lugar medio traumático, en donde te diste cuenta que te gustaba Mariah Carey pero cachaste que si te gustaba ella eso traía una serie de prejuicios y era mejor decir que te gustaba Pearl Jam. Siempre pasa eso en el colegio, ya sea uno siendo homosexual o de otra clase social, uno tiene que hacer ese proceso y siempre es traumático. Creo que eso lo refleja súper bien la teleserie”.

A su vez, el actor que personifica al “Chico” Olmedo añadió que en la trama de Generación 98 existen temas puntuales como el bullying por la clase social, el abuso sexual y también la homofobia en el caso de Robin, personaje que expone y ejemplifica lo que significa crecer con el sufrimiento de ser juzgado por tus preferencias sexuales.

“Pienso que ahí aparece un tema que para mí fue fundamental en la teleserie, en la construcción del rol, que es el problema de la justicia. ¿Qué pasa cuando ha habido daños, violencia, tortura y no se ha reparado ese daño? Que se abra la pregunta de ¿podemos tomar la justicia por nuestras manos?”, se cuestionó Cañas.

Representación de la comunidad LGBTIQ+

Gabriel Urzúa, actor detrás de Robin Valdivia en Generación 98, quien es el mejor amigo gay de Martita.

Gabriel Urzúa, actor detrás de Robin Valdivia en Generación 98, quien es el mejor amigo gay de Martita.

En cuanto a la representación que se hace de la comunidad LGBTIQ+ dentro de la teleserie y en las telenovelas actuales, en contraste a cómo se abordaba en producciones dramáticas hace 20 o 30 años atrás, Gabriel Urzúa manifestó que Generación 98 “no sólo habla de una propuesta del canal o de las producciones, sino que de una sociedad que ha ido avanzando hacia allá”.

“Tenía un poquito de susto de hacer un personaje que estuviera en la comedia y que a la vez fuera de las disidencias. Pero sentía que era el momento para abordarlo desde ahí, que es lo que yo veo casi a diario, por lo general mis amigos gays, casi todos están en esa esfera, ya cercanos a los 40 años y me relaciono de esa manera, desde la apertura, desde la tranquilidad y desde el humor”, detalló.

Quien personifica al mejor amigo de Martita en las pantallas de Mega argumentó que en la sociedad comulgan dos puntos: ideas conservadoras que iban en contra de la tolerancia hacia las disidencias y el respecto que las personas de la comunidad LGBTIQ+ estaban exigiendo.

Por lo mismo, Urzúa planteó que el programa necesitaba que la representación de la homosexualidad fuera más real.

“En este caso es una persona que vive en la sociedad, que está en la fila del banco contigo, que tiene un humor, que tiene amores, pasiones, sexualidad. Esa tridimensionalidad es lo que creo que acerca y genera ese triunfo. Lo viví con un poquito de susto, pero a la larga y a medida que iba a saliendo la teleserie es que gente de la comunidad, no toda, pero mucha, se me acercó con mucho cariño y en esa sensación de sí verse representados. Eso me da mucha alegría”, aseguró el actor detrás de Robin

Por su parte, Gabriel Cañas enfatizó que “ha sido una lucha bien bonita la que se ha dado dentro de todas estas producciones que han puesto esta representación de lo homosexual”.

“Creo que medio partió con ‘Perdona Nuestros Pecados’ con la Sole Cruz y la Pepa, y luego ha venido siempre una pareja homosexual que está dentro de las producciones casi como un cuoteo en donde hay que poner una representación de la homosexualidad como parte del mundo, ya sea una teleserie de época o no. Ha sido un proceso largo en donde también el mismo canal y las producciones van llevando cada vez un poquitito más allá el límite de la representación”, reflexionó.

“Uno tal vez como intérprete siempre quisiera ir más al chancho o mostrarlo lo más real posible pero uno siempre se ve con el problema de que no, hay que amarillarlo y tratar de que la gente no cambie el canal, cuidar al espectador. Creo que cada vez el rango está más abierto y más tranquilo por parte de todes, no solamente de nosotros de querer mostrarlo y que se den besos con lengua”, añadió.

Gabriel Cañas, actor detrás de Hernán "Chico" Olmedo, protagonista principal de Generación 98.

Gabriel Cañas, actor detrás de Hernán “Chico” Olmedo, protagonista principal de Generación 98.

Cañas además reconoció que en la televisión chilena “Robin es como lo más pasado que se ha mostrado, no por lo femenino que es, sino por mostrar su vida tal cual es: con sus costumbres, sus dolores, su realidad sin tanto cedazo y sin tanto filtro. También ayuda que son las 10 de la noche y eso da más libertades”.

En torno al debate sobre si heterosexuales pueden o no representar personajes de la comunidad LGBTIQ+, los actores coincidieron que representar otras realidades es parte del oficio mismo del actor.

Para Cañas, esto no tiene una respuesta fácil y es un”temón que no solamente da como para hablar sobre personajes que sean de la disidencia, sino que en todo orden de cosas”. “En lo personal, creo que no estoy tan de acuerdo. No se puede poner una ley general con respecto a que solamente actores trans puedan representar a personajes trans, o que sólo actores mapuches puedan representar personajes mapuches”, dijo.

Asimismo, el artista comentó que “todo depende de las circunstancias”, pero defendió que “el rol que tenemos como actores siempre va a ser el llevar otra historia, otra circunstancia política, otra época, otro punto de vista, otra biografía al cuerpo de uno y opinar desde ahí, como un agente político que está viendo y representando algo. Por lo tanto, exponiendo un punto de vista”.

Censurar eso sería ir directamente contra la naturaleza del oficio. Ahora, obviamente sí existen ciertos casos, y no se puede desconocer la poca visibilidad y la poca oportunidad que se le ha dado a artistas trans o artistas homosexuales a pertenecer a la industria. Eso es innegable y tiene que existir una apertura más grande hacia este tipo de artistas que se le ha negado y se les ha relegado su oficio a discoteques y a pubs, y ni siquiera en el teatro se les da tanta entrada”, profundizó Cañas.

De la misma manera, Gabriel Urzúa planteó “que es un tema que está de nuevo en camino, creo que estamos en una bisagra socialmente como para aceptarlo”.

“A veces me pregunto qué pasa para el otro lado, de espacios para tener posibilidades laborales, me pregunto si es que podrá ser quisquilloso el preguntarse si un gay puede hacer a un heterosexual, yo diría que sí. Evidentemente yo no podría tomar la bandera política ni de lucha porque no me pertenece, pero a través de mi trabajo, que sí me pertenece, puedo hacer una opinión de esto. Pero en el otro lado, en el que cuán gay o cuán de la comunidad soy para interpretarlo pasa por un espacio de mi vida privada, el qué tan hetero soy, es algo que yo me llevo a mi tumba”, destacó.

Cañas apuntó a que hay otra arista desde dónde mirar el problema, porque “ser actor en Chile no es fácil”. Según él, la profesión “es muy inestable, hay meses en que uno gana 80 lucas y otros donde uno gana harta plata, de repente puede haber largos momentos con muy poca plata. También entender que cuando se abre una oportunidad de trabajo, es irreal poner una moral tan grande antes de poder tomarlo, es una arista que se desconoce cuando la conversación se vuelve tan ideológica y moral, se desconoce una realidad de la industria y del oficio mismo, porque todos tenemos que comer y pagar las cuentas, y si mañana me llaman a hacer un español, no voy a tener tanto problema”.

“Uno tiene que tener claras las circunstancias y saber cuándo esto parece que no me queda cómodo éticamente. Creo que ese es un filtro que uno tiene que mantener abierto. Si te están invitando a hacer una persona trans o travesti de los 80 y uno tiene muchas amigas y amigues que podrían hacer eso y que se dedican a ese oficio, por qué no darle ese trabajo a alguien que sí podría ser mucho más adecuado para hacerlo”, afirmó.

Robin y el cariño del público

Robin, a pesar de no ser uno de los protagonistas principales ha cautivado al público con su humor, su espontaneidad y por ser un amigo incondicional para Martita, protagonizada por Daniela Ramirez. Esto hizo que en los Premios Caleuche Gabriel Urzúa no se llevara solo el galardón por Mejor Actor de Soporte, sino que también recibió el Premio del Público.

Respecto al trabajo de su colega, Gabriel Cañas señaló: “Son años de oficio y el Gabo tiene un conocimiento de la comedia que es muy grande. Eso, si lo combinas a una gran capacidad de trabajo y de construcción, obviamente que va a generar lo que genera”.

En tanto, el actor detrás de Robin, comentó que “es raro hablar de talento cuando en verdad es el sacrificio, el tiempo, la dedicación, la carrera, los años de vuelo. En este caso, probablemente el gran éxito de esto tiene que ver con eso. Y quizás este era el momento para que el Robin/yo pudiéramos llegar a los corazones de las personas”.

“Basalmente el personaje es el amigo de la Martita, a eso vino, y con esa personalidad la gente enganchó. Qué ganas de tener a alguien que decirle mis tonteras, mis miserias, mis alegrías y que el otro me responda con sus salidas y su buena onda”, complementó Urzúa.

Por su parte, Cañas aseguró que “la gente quería puro ver a una loca cola a sus anchas. También era el momento para que sucediera eso, creo que a todo el mundo le da alegría poder conocer a una cola, y les da muchas ganas de tener un amigo así”.

“Otra genialidad que tiene, y que es una complementación del guion y de la creación del Gabo, es la referencia que mantiene el personaje de la cultura pop de los 80 y 90, de lo kitsch y eso le habla a los chilenos, es como que fuera un guardador de la cultura pop que todos conocemos”, señaló.

Imagen de portada: Escena “Generación 98” de Mega.
Síguenos en