Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 21 de julio de 2024


Escritorio

El “cartel” del gas: colusión Indura-Linde pone en tela de juicio la libre competencia en el mercado chileno

Distintas voces apuntaron a la dependencia del sistema de salud a estas empresas de gases industriales y medicinales. Por otra parte, desde ENAP aseguraron que las autoridades ya estaban advertidas por malas prácticas de Linde años atrás.

Camilo Vega Martinez

  Jueves 9 de mayo 2024 18:47 hrs. 
Planta de la empresa Indura en la Región del Bío BíoPlanta de la empresa Indura en la Región del Bío Bío. Foto: Agencia ATON.

Compartir en

Una reacción completamente crítica ha despertado el caso de presunta colusión en el mercado de gases industriales y medicinales en pleno período de pandemia, entre las empresas Indura y Linde. El denunciado “acuerdo de caballeros” habría comenzado en 2019 y se extendió hasta 2021, afectando a diversos servicios públicos, en específico en salud.

La denuncia presentada por la Fiscalía Nacional Económica ante el Tribunal de Libre Competencia sostiene que ambas empresas habrían comenzado a asignarse cuotas de mercado, cobrando hasta un 41% más caro en licitaciones del ámbito hospitalario, y también a establecer algunas zonas donde no habría competencia. 

Distintas voces critican duramente el aprovechamiento del contexto de pandemia de parte de ambas compañías. En diálogo con Radio y Diario Universidad de Chile, Hernán Calderón, presidente de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus), aseguró que este se trata de un “delito gravísimo”.

“Más grave todavía porque afectó a los servicios de salud y principalmente en tiempos de pandemia”, criticó. Así, Calderón apuntó contra la “posición monopólica” que tienen ambas empresas en el mercado. “Son las únicas dos empresas que entregan los servicios, los insumos de gases medicinales. Las otras dos empresas que existen no los entregan, están más dedicadas a los gases industriales”, explicó.

¿Libre mercado?

Para el economista y académico del Magíster de Salud Pública de la Universidad de Santiago, David Debrott, este caso: “No es ninguna novedad”.

Para el experto, esta “economía en cartel” que se produce por la dependencia, específicamente en este caso, del sector de salud hacia las pocas empresas que producen el tipo de gases en cuestión genera “rentas monopólicas y, por lo tanto, el Estado en el caso de hospitales públicos y las clínicas privadas están pagando de más”.

Consultado por nuestro medio, el experto detalló las implicancias económicas que conllevan este tipo de colusiones. “Si el sector salud, dentro de su presupuesto, gasta en exceso en gases clínicos, está dejando de gastar en medicamento, en intervenciones quirúrgicas. Entonces hay un costo alternativo de los recursos y eso es producto de que existen estos fenómenos de carteles”, sostuvo Debrott.

En esta discusión, los principios de la libre competencia y libre mercado vuelven a quedar en entredicho. Para Hernán Calderón, este caso muestra que en Chile “tenemos un problema que es de concentración económica y poca competencia, y aquí está evidente”.

“Dos (empresas) chicas que no tienen mucho que decir, por lo tanto no tienen mucha participación de mercado. (Indura y Linde) tienen el 77% del mercado entre los dos, y algunos insumos son exclusivos de ellos”, señaló, remarcando además que se debe expandir la investigación también a los gases industriales y no solo a los medicinales.

Por su parte, Debrott fue más tajante respecto a que “esto demuestra que la libre competencia es una entelequia”. “La realidad económica es la realidad de imperfecciones de los mercados. Cuando uno la va a buscar, ocurre muy pocas veces y en mercados muy particulares donde el consumidor y el productor u oferente tienen cierta homogeneidad. Pero en la realidad no existe esa simetría, no hay información perfecta, no hay precios competitivos”, comentó el economista.

Linde ya tenía antecedentes

A pesar de la gravedad del caso, no es la primera vez que la empresa Linde se ve envuelta en cuestionamientos. En conversación con nuestro medio, Nolberto Díaz, director de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), se refirió a una denuncia que realizaron en 2017 donde ya habían antecedentes de malas prácticas de la empresa cuando se intentaron renegociar los contratos de hidrógenos de ENAP.

“Nosotros ya habíamos advertido sobre la empresa Linde y el daño patrimonial que le generó a la Empresa Nacional de Petróleo. Las autoridades no pueden decir que en esta materia no fueron advertidos sobre el comportamiento de esta empresa”, señaló Díaz. 

Sobre la misma, cuestionó que “esto lo que confirma es que muchas veces se generan actos de corrupción y no son investigados”. “Esto me parece un acto criminal”, agregó Díaz, recordando los problemas que tuvo ENAP con Linde hace unos años.

“Se detectó por parte de las unidades legales de la refinería que había incumplimiento de contrato por parte de Linde hacia la ENAP. El hidrógeno es fundamental para hacer bencina, combustible. ¨Por tanto, sin hidrógeno no puede funcionar la refinería. Se descubrió que ellos no estaban cumpliendo el contrato y habían cobrado de más. El arbitraje determinó un castigo, una multa de 16 millones de dólares y sucede extrañamente después los ejecutivos de la época de la ENAP en acuerdo con los ejecutivos de Linde suspendieron el procedimiento de pago”, denunció Díaz.

Las posibles sanciones

Entre las reacciones de las autoridades, este miércoles el Ministerio de Salud, por medio de la ministra Ximena Aguilar, ofició al Consejo de Defensa del Estado para que se investigue la colusión. En el documento emitido se solicita la intervención del CDE para representar los intereses del Fisco de Chile “en la persecución de las responsabilidades civiles y penales”.

Con la investigación correspondiente en desarrollo, los involucrados no solo corren riesgo de multa económica y de inhabilitación temporal para ejercer altos cargos en empresas, sino que también una pena de cárcel que podría ser entre 3 a 10 años. En específico, en el caso de Marcelo Torres, ex gerente general de Indura, es en quién recaería toda la responsabilidad, debido a que los ex ejecutivos de Linde, Sergio Novelli y Davis Lori quedarían exentos ya que la compañía a la que representan se acogió al beneficio de la delación compensada por entregar los antecedentes a la Fiscalía Nacional Económica.

No obstante, según explicó Hernán Calderón al ser consultado, esta acogida a la delación compensada fue tardía por parte de Linde, una vez que la FNE ya estaba con la investigación avanzada, por lo que deberían corresponderle sanciones de todas maneras.

“Fiscalía estaba haciendo el trabajo. Esta empresa solamente se subió y se acogió a la delación compensada después de que fue allanada. Eso provocó que rompiera el cartel. Se debe revisar el mérito de esa declaración”, expuso.

Síguenos en