Diario y Radio Uchile

Año IX, 19 de noviembre de 2017

Escritorio
PolíticaSalud

Gobierno vetaría este viernes proyecto que elimina el timerosal

Cristián Pacheco |Jueves 30 de enero 2014 21:42 hrs.

vacunas

El ministro de salud Jaime Mañalich anunció para este viernes el veto a ley que prohíbe el Timerosal en las vacunas. La polémica continúa en este conflicto que enfrenta a parlamentarios y científicos.

Claves: , , , ,

El ministro de Salud anunció para este viernes el veto presidencial a ley que elimina el timerosal de las vacunas, y aprovechó de emitir declaraciones respecto de la poca prolijidad de los parlamentarios que presentaron este proyecto.

Al respecto, Fernando Muñoz, jefe de división de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, quien conversó en El Semáforo con Patricio López, señaló que se debe ser cauteloso y en ningún caso esta materia debe ser definida por ley.

“Le hemos solicitado al presidente de la República que haga todo lo posible para que esta ley no se aplique. A lo mejor, podría vetarse, hacer alguna fórmula para dejar tranquilos a los parlamentarios, porque yo entiendo la posición de ellos ya que no son especialistas en estos temas y, obviamente, han querido proteger a un grupo, pero si la ley se aplica van a provocar más daño que el que pretendían evitar”, explicó el profesional.

El miembro del comité consultivo de vacunas plantea que no hay una controversia entre científicos sobre este tema, y señaló que múltiples organismos avalan que el timerosal no es tóxico y cumple su función de evitar que otros microbios contaminen las vacunas.

El doctor Muñoz dice no saber de intereses comerciales respecto de la no eliminación del timerosal y plantea que esto – al contrario – tiene otra perspectiva que no concuerda con la planteada por los parlamentarios.

“De operar, más bien tendrían que estar de quienes no quieren timerosal, porque las vacunas sin timerosal son extraordinariamente más caras. Entre gastar 3 mil millones, que se gastan en Chile por la vacuna pentavalente, que es una de las que tiene trazas de timerosal o timerosal en los rangos permitidos internacionalmente, y gastar 10 mil millones de pesos en la misma vacuna, hay bastante dinero en juego”, puntualizó Muñoz.

En el centro de la polémica ha estado Cristina Girardi producto de la utilización de un texto del portal Yahoo para sustentar la posición a favor de la eliminación del preservante.

La diputada PPD plantea que esto sólo es parte de una campaña de desprestigio de la posición argumentada, y que desvía el tema de fondo en discusión.

“Esos son pelos de la cola. Eso tiene que ver cómo tú destruyes algo que con argumentos no lo puedes sustentar. Eso es parte de la pelea grosera, la polémica es otra, la polémica es si el timerosal genera daño o no lo genera, eso es lo importante”, denunció la diputada.

La parlamentaria indica que casi todos los estudios que señalan que no hay daño, están financiados por laboratorios y los que señalan que hay riesgo son independientes.

Cristina Girardi además insiste en que esto se debe estudiar y legislar aplicando el principio precautorio para que en Chile se usen las mejores vacunas bajo los mejores estándares de salud.

La diputada agrega que el proyecto de ley, que sería vetado mañana, fue presentado en 2010 y el mismo gobierno entregó el patrocinio en abril de 2011, por tanto cree que hay intereses creados y apunta a Mañalich como responsable del giro del ejecutivo.

“Todas las voces de esa época era aplicar principio precautorio y de repente cambio. Yo creo que hay otros intereses que entraron a la cancha. Creo que hay otra lógica, quizás el ministro (de Salud) no ha informado bien al presidente, no ha sabido contarle que él patrocinó el proyecto, porque yo creo que aquí el ministerio jugó casi un rol perverso”, afirmó.

Los parlamentarios que trabajaron en este proyecto de ley continuarán reuniendo antecedentes para defender la posición. Dicen tener carpetas de estudios que fueron entregados en una reunión efectuada con la Sociedad Chilena de Infectología, y que también serán enviadas a la Academia Nacional de Ciencia y a la Academia Chilena de Medicina para que se pronuncien con una mirada más objetiva.