Diario y Radio U Chile

Año X, 25 de septiembre de 2018

Escritorio

Yasna Provoste: “La DC tiene que trabajar en reconectarse con la comunidad”

La diputada y senadora electa además fustigó a la ex ministra de educación Mariana Aylwin, “que compare su situación con violencia intrafamiliar me parece una bofetada a las mujeres víctimas de abuso”, señaló.

P. López y C. Medrano

  Martes 9 de enero 2018 15:09 hrs. 
Yasna-Provoste-1023x573

“He visto una cantidad de análisis respecto de la situación de la DC de gente que solo busca mirarse al ombligo”, señaló la diputada y senadora electa por la región de Atacama, Yasna Provoste, refiriéndose al estado actual de su colectividad.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la legisladora criticó a los militantes que anunciaron su renuncia al partido y señaló que “se ha intentado dañar la institucionalidad de la Democracia Cristiana”. En ese sentido, Yasna Provoste fue crítica de la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, sobre los argumentos que dio para justificar su renuncia.

¿Se están legislando rápido los proyectos de educación?

Creo que la agenda de educación durante este gobierno ha sido intensa y hoy, cuando ya estamos concluyendo el gobierno, se refuerza lo que decíamos respecto de que era necesario darle prioridad a estas iniciativas. Esa agenda se fue dilatando, y si bien es cierto que en el año 2017 despachamos el proyecto que crea una nueva estructura para la educación superior, ha habido una buena utilización de tiempo así es que  esperamos que este proyecto pueda terminar rápidamente y sea visto en tercer trámite en la sala durante el mes de enero. Acá hay un tema importante, el financiamiento requiere estar consagrado en una ley y no en glosas presupuestarias que administran los gobiernos de turno. Por otra parte, en la Cámara de Diputados nos queda un sabor amargo respecto del estatuto para los asistentes de la educación, un compromiso de mucho tiempo y que no se ha concretado. El proyecto se ingresó por el Senado y ahora pasó a la Cámara, pero se aleja muchísimo de las conquistas que han logrado los dirigentes de los asistentes de la educación. No se entiende que el proyecto diga que los convertirá en funcionarios públicos, pero no se les considere la antigüedad.

¿Ha fallado la Segpres en la tramitación de estos proyectos?

Creo que perdimos un tiempo precioso en materia educacional, eso lo reconozco, creo que las primeras iniciativas legales, con el secretismo respecto del proyecto de educación superior perdimos un tiempo precioso. Se instaló en el equipo de ese tiempo la lógica de las minutas parciales y eso le hizo mucho daño a una iniciativa muy necesaria y también se dejan de abordar temas muy importantes. En aspectos de la gratuidad, la crítica va hacia la idea de que habrá una intromisión del gobierno en la fijación de los precios, pero ¿cómo no va a ser así? Tenemos aranceles que equivalen a las mejores universidades del mundo y cuando se intenta regular esto, reclaman que se les perjudicará en cuanto a su calidad. Parece que la lógica del mercado se ha impuesto plenamente y nos han hecho creer que el precio es igual al costo. Esa fórmula no camina y vamos a ver cómo terminará este proyecto en el Senado para que efectivamente seamos capaces de profundizar la gratuidad como una buena medida, pero que no esté al arbitrio de los gobiernos de turno.

¿Llega la Nueva Mayoría cohesionada a estas últimas semanas de legislación?

El riesgo que tiene eso de legislar cuando el resultado electoral es conocido por todos los actores es que algunos pierden el interés y se desentienden. Eso es complejo, nosotros convocamos a trabajadores para analizar el proyecto para los asistentes de la educación, porque queremos que la gente sepa lo que estamos legislando. En particular en educación se ha visto que el mensaje dice una cosa y el texto dice otra. El peso de la votación es importante, yo digo que hay que leer los proyectos.

¿Cómo ve la perspectiva de la DC luego de la renuncia de los 31 militantes?

Nosotros hemos seguido trabajando intensamente en nuestra tarea parlamentaria porque así, no solo se agradece el apoyo de la comunidad, sino que se reconoce cuando uno se involucra en los problemas. A la política le hace falta empaparse de las dificultades que vive la comunidad. He visto una cantidad de líneas en medios escritos, minutos en prensa radial, que solo buscan mirarse el ombligo y tratar de hacer un parangón de esto con la violencia intrafamiliar me parece un despropósito, es una bofetada a las cientos de mujeres que enfrentan problemas de violencia. Cuando uno no se siente cómoda, hay que tomar la decisión que se debe tomar. Acá se ha intentado dañar la institucionalidad del partido. Otras personas se han ido, pero con el mayor respeto hacia el partido. Me parece que requiere más atención aquellos que hemos decidido quedarnos y esto no tiene que ver en cómo reavivamos el dialogo, sino que cómo conectamos con la comunidad.

¿Las razones de quienes renunciaron no tienen que ver con la realidad de los problemas de la gente?

Aquí muchos de ellos se sentían incomodos de hace mucho tiempo pese a las responsabilidades que habían asumido. Cuando se dijo que no se podía lucrar con la educación a ellos no les gustó y quedaron incómodos desde entonces. Es necesario entender que la única forma de enfrentar las dificultades es entablando alianzas con quienes tienen ideas comunes a nosotros.