Diario y Radio U Chile

Año XIII, 22 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Fallo de La Haya

Voces políticas aseguran que decisión es “razonablemente buena para Chile”

Una intensa jornada se vivió al interior del Palacio de Gobierno. Conversaciones telefónicas y reuniones oficiales fueron parte de la agenda presidencial luego de conocer el fallo de la Corte de Justicia de La Haya, con relación al diferendo marítimo entre Chile y Perú.

Paula Campos

  Lunes 27 de enero 2014 19:02 hrs. 
moreno


Una agitada jornada se vivió este lunes en el Palacio de La Moneda. Diversas reuniones siguieron al conocimiento de la resolución de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, por el diferendo marítimo entre Chile y Perú.

Dos horas exactas duró la lectura del fallo por parte de la Corte y mientras los jueces hacían pública su resolución, el presidente Sebastián Piñera seguía desde su despacho todo lo que acontecía en Holanda.

Acompañado del Canciller Moreno, la ministra Vocera de Gobierno y expertos internacionales del ministerio de Relaciones Exteriores, el mandatario escuchó primero la resolución para luego conversar con el equipo defensor, con quienes se analizó el fallo.

Conversaciones telefónicas con Michelle Bachelet y una reunión en palacio con los representantes del Congreso, continuaron con la agenda presidencial que concluyó con una reunión con la presidenta electa.

Sólo a las 15.00 horas se conoció la declaración de Sebastián Piñera, donde el presidente repasó los principales puntos de la resolución judicial, además, reiteró sus agradecimientos al equipo defensor, junto con rescatar la unidad con la que transversalmente se siguió la demanda peruana.

“La Corte Internacional de La Haya ha confirmado, en lo sustancial, los argumentos de la posición chilena”, dijo el presidente continuando sus palabras.

“La Corte Internacional de Justicia de La Haya, ha confirmado en lo sustancial, los argumentos de la posición chilena. En efecto, la Corte, por quince votos a uno, ha reconocido la existencia de un acuerdo de límite marítimo y ese límite es en parte un paralelo geográfico. Adicionalmente, y también por quince votos a uno, ha confirmado que ese paralelo pasa por el hito n°1”, declaró el presidente.

Misma posición recogió horas más tarde el canciller Moreno, quien, sin embargo, calificó de “particular” la resolución judicial, con respecto de la línea equidistante que resolvió la Corte.

“La situación poco habitual que señala es tener que hacer una distribución equitativa de algo que parte a ochenta millas de la costa. Normalmente, las distribuciones tienen que ver con dos costas que se enfrentan y cuya distribución se hace desde el punto cero en la costa”, explicó Moreno a eso de las seis de la tarde.

Luego de las declaraciones del Jefe de Estado, el presidente del Senado, Jorge Pizarro (DC), hizo pública su opinión, la que dijo representaba a la Nueva Mayoría.

“Lo lamentable, lo difícil de entender es que acogiéndose toda la tesis de Chile, esta sólo permite establecer el paralelo hasta la milla ochenta y a partir de ahí, se acoge la existencia de una bisectriz como planteaba Perú”, señaló Pizarro.

El presidente de los diputados, Edmundo Eluchans (UDI), convino con las palabras previamente señaladas, las que hacen alusión a un fallo considerado “justo”.

“Nosotros creemos que el fallo es razonablemente bueno para Chile, porque reconoce –fundamentalmente- tres de las tesis que eran la base de la defensa de Chile: primero, que había un límite marítimo; segundo, que ese límite se medía desde el hito n° 1; tercero, que era en un paralelo”, continuó el parlamentario.

El presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Hernán Larraín (UDI), hizo un llamado a la integración, donde es fundamental que Perú reconozca el hito n° 1 como inicio de la frontera entre ambos países, señaló.

“Si Perú no reconoce el hito 1, tal cual lo dispone la Corte, entonces el fallo no puede ser susceptible de cumplimiento. Este es un tema que Perú debe reconocer públicamente para así renunciar a los recursos que pudieran derivarse de la aplicación del Tratado del ´29”, explicó.

Así, mientras en La Moneda las diferentes posiciones se encontraban en la opinión común de una resolución “razonablemente buena para Chile”, en las calles del centro de Santiago, salvo aislados episodios, también se mantuvo la calma.

Algunas discusiones fueron parte del escenario que se vivió frente a la Catedral de Santiago. En una Plaza de Armas con fuerte resguardo policial, declaraciones nacionalistas minoritarias fueron recogidas por los medios de comunicación, sin embargo, el ambiente general respondió al respeto o la apatía ciudadana de lo que se vivía en La Haya.