Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Analistas: La ciudadanía se trasladó desde el público del cambio de mando hacia los movimientos sociales

Mientras se concretaba la transmisión del gobierno, en las calles se sintió el 58% de abstención de las últimas elecciones. Protestas aisladas en Santiago y la casi nula presencia de manifestaciones de despedida o bienvenida en los alrededores del Congreso Nacional fueron la constante durante la jornada.

Cristián Pacheco

  Miércoles 12 de marzo 2014 13:37 hrs. 

Mientras se desarrollaba el mayor evento republicano del país al interior del Congreso Nacional, en el exterior del recinto destacó la ausencia de manifestantes tanto a favor como en contra de los mandatarios a diferencia de años anteriores.

Algunos insultos dirigidos a Sebastián Piñera y tibios aplausos para Michelle Bachelet fueron la constante en una mañana que, fuera del cierre perimetral coordinado por Carabineros, no cambió el transcurso normal de las actividades en Valparaíso.

En Santiago, sólo la toma de la Democracia Cristiana por dirigentes estudiantiles y algunos cortes de ruta realizados por comités de vivienda rompieron con la tranquilidad que caracterizó la jornada.

Alejada de los partidos, Doris González, dirigenta del movimiento de pobladores Ukamau, expresó su indiferencia respecto de quién esté a la cabeza del país enfatizando que las demandas sociales siguen vigentes.

En este sentido, la líder social explicó que “para nosotros no es muy importante si hay un cambio entre Piñera o Bachelet, el derecho a la vivienda no está siendo garantizado como un derecho constitucional y nosotros lo que abogamos y hemos estado luchando durante tanto tiempo, porque efectivamente sea un derecho constitucional, y las autoridades que han gobernado durante más de 24 años para ricos y poderosos no va a hacer cambios Constitucionales importantes para nosotros, va a seguir gobernando para los poderosos, mientras el pueblo sigue sumido en la pobreza y en la desigualdad”.

Las inmediaciones del Congreso Nacional fueron ampliamente resguardadas por Fuerzas Especiales de Carabineros para asegurar el arribo de las comitivas y delegaciones extranjeras, quienes pasaron por las avenidas Argentina y Pedro Montt de la ciudad porteña bajo la mirada de alrededor de unas 100 personas dispersas.

Otras cien personas, en su mayoría integrantes de las Juventudes Comunistas se reunieron poco a poco frente al Congreso, para mostrar de alguna forma que el Partido sigue con un pie en la calle, tal como dijera la recién jurada diputada Karol Cariola, para quien el Congreso es “una nueva trinchera de lucha”.

Esto fue cuestionado por el sociólogo Felipe Portales, quien durante el especial de prensa de nuestra emisora analizó las implicancias políticas de la estrategia adoptada por el PC.

Portales señaló que ya hay evidencias de la pérdida de legitimidad a nivel social de la tienda dirigida por el diputado Guillermo Teillier, como la progresiva pérdida de representación en el Confech y la desconfianza sobre lo que pueda hacer la CUT.

“Eso quiere decir que ha perdido de manera gigantesca el apoyo universitario que tenía hasta hace muy poco y me da la impresión también que el hecho de controlar la CUT yo creo que cada vez tiene menos relevancia, una entidad muy burocrática y que tiene muy poco respaldo de base. Uno puede equivocarse como analista, pero creo que va a tener costos muy altos y los beneficios que ha tenido han sido fundamentalmente desde el punto de vista de la visibilidad, de obtener cargos”, detalló el también académico de nuestra casa de estudios.

La analista política Francisca Quiroga concordó con esta señal a nivel universitario y agregó que este alejamiento es disonante con la presencia que tuvo el PC en las décadas anteriores cuando no era parte de la Nueva Mayoría.

Por esto, la experta sobre temas de política contingente señaló que “en ese sentido el Partido Comunista, sí durante ese período tuvo representación, todavía tiene representación en el mundo de los trabajadores, en el mundo de las organizaciones sociales, tiene todavía un arraigo, pero que cada vez ha perdido sobre todo desde el punto de vista del movimiento de las federaciones de estudiantes, ahí hay un espacio que es un desierto donde no tiene contra el Partido Comunista”

En el exterior del Congreso Nacional no se registraron protestas más allá de cánticos, de uno y otro lado, entre un puñado de jóvenes de la UDI y el grupo de militantes del Partido Comunista, quienes abuchearon al vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden y aplaudieron la salida de la Presidenta Michelle Bachelet en el Ford Galaxie que ocupó Sebastián Piñera durante los últimos cuatro años.

Foto: Marianne Deygout