Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Senado aprueba en general proyecto de música chilena

El Senado aprobó por votación general el proyecto que fija porcentajes mínimos de emisión de música nacional y música de raíz folklórica oral en la radiodifusión chilena. Parlamentarios de la Nueva Mayoría aprobaron la iniciativa e introdujeron indicaciones, mientras que desde la oposición algunos sectores son reticentes a darle el visto bueno.

Tania González

  Martes 17 de junio 2014 20:16 hrs. 
musica chilena


Este martes, en sesión de la sala del Senado, los legisladores se abocaron a estudiar el proyecto que fija porcentajes mínimos de emisión de música nacional y música de raíz folklórica oral en la radiodifusión chilena.

Se revisó el nuevo primer informe emitido por la comisión de Educación, Cultura y Tecnología, el que fija un 20 por ciento de programación chilena.

En la oportunidad, el socialista Fulvio Rossi, presidente de dicha comisión, defendió los mecanismos de acción positiva y abordó modificaciones diseñadas e introducidas a la iniciativa junto al DC Ignacio Walker.

“Las radioemisoras deben acreditar que dentro de sus emisiones un 25 por ciento serían composiciones o interpretaciones de músicos emergentes entendiendo como tales a aquellos que tengan su fonograma en los últimos 3 años. De igual manera, se hablaba de que se requería patrocinio del Ejecutivo porque estaríamos imponiendo ciertas sanciones, nosotros lo que establecimos y está de acuerdo la Sociedad Chilena de Derechos de Autor, es que las organizaciones de autores e intérpretes con personalidad jurídica, tendrán legitimación activa para demandar el cumplimiento de esta ley”.

En tanto, el presidente de la DC, Ignacio Walker comparó las reglas de las radios con las de la pantalla chica.

“Que la sociedad chilena como reciprocidad como contraprestación le fije ciertas reglas a esas radios o a esos canales de televisión. Entonces, aquí se recordaba bien, yo citaba el artículo 13 de la ley del Consejo Nacional de Televisión, que dice ´el Consejo podrá fijar de manera general, un porcentaje de hasta un 40 por ciento de producción chilena. Una norma muy simple, pero el doblemente más exigente de que aquí estamos aprobando”.

Por su parte, el socialista Rabindranath Quinteros indicó que el proyecto es perfectible y que podría añadir demandas de regiones.

“Se ha agregado una norma específica para los artistas emergentes, de la misma manera pudo haberse incluido una referencia a la música y cultura regionales. Con todo, tal como señalé en la primera discusión, estoy de acuerdo con establecer condiciones especiales tratándose de concesiones otorgadas por un ente público. No sólo me parece legítimo, sino también es una obligación del Estado promover a través de los medios que disponga, la identidad y los valores culturales del país”.

Desde la otra vereda, la oposición expresó opiniones distintas.

El UDI Hernán Larraín aprobó el proyecto, asegurando que no “imposibilita el ejercicio a la libertad de los medios para desarrollarse” aunque afirmó que hay indicaciones que añadiría, como “la mayor transparencia posible en el manejo de los recursos que se obtengan para que todos los artistas, hasta el más modesto, pueda recibir beneficios”.

Mientras que la también gremialista Ena Von Baer invitó a pensar en otra política pública, debido a las posibles consecuencias de limitación de contenidos que traería la propuesta de la comisión.
“Se le está diciendo a la radio lo que tiene que tocar y cuánto tiene que tocar, pero yo creo que la libertad de expresión no es solamente la opinión y la información, sino que tiene también que ver con que los medios de comunicación puedan definir cuáles son los contenidos que van a transmitir. Hay que pensar que es lo que pasa cuando nosotros empezamos a definir cuáles son los contenidos que puede transmitir un medio de comunicación, porque cuando abrimos esa puerta, la pregunta es cuántas cosas más entrarán por esa puerta. ¿Si lo hicimos con la música por qué no lo podemos hacer con las opiniones?”
Los resultados de la votación en general fueron 16 votos a favor, 6 en contra, 5 abstenciones y 4 pareos. De este modo, se aprobó la iniciativa y se devolvió el proyecto a la comisión de Educación, Cultura y Tecnología, la que tendrá plazo hasta el 30 de junio para generar cambios y observaciones.