Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Políticos y académicos hacen balance de las relaciones Chile-Perú

Según la información oficial, el Seminario "El futuro de las relaciones Chile-Perú", inaugurado por el canciller Heraldo Muñoz, tuvo el objetivo de conmemorar los avances logrados en torno al fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por la demanda marítima peruana interpuesta en contra de nuestro país el año 2008. En el primer aniversario de esta sentencia, los analistas consultados tuvieron distintas miradas respecto de las afirmaciones del Canciller.

Sandra Trafilaf

  Martes 27 de enero 2015 21:29 hrs. 
chileperu


Durante el Seminario “El futuro de las relaciones Chile-Perú”, el Canciller Heraldo Muñoz señaló que hace un año el Gobierno expuso su disconformidad con la sentencia de La Haya, en torno a la nueva frontera marítima con Perú, y afirmó que no se ha cambiado de opinión.

Pese a ello, agregó que se ha cumplido dicha resolución con creces y sin roces entre ambos países, sin precisar cuáles son las adecuaciones legales que estarían faltando.

Entre los asistentes al seminario estuvieron el ex agente ante La Haya, Alberto Van Klaveren, la coordinadora chilena del grupo de coordinación de diálogo Chile-Perú y analista internacional, Paz Milet, funcionarios y algunos ex cancilleres.

De acuerdo a lo planteado por el Canciller Muñoz, las relaciones entre vecinos “deben darse con una mirada hacia adelante, sin desconocer el pasado, pero poniendo énfasis a lo que viene en el horizonte cercano, medio y a largo plazo. De lo contrario aquellos países que miran demasiado al pasado se estancan y pierden oportunidades”.

Muñoz recordó que el fallo de la Corte Internacional de Justicia fue contrario a lo que esperaba Chile, no obstante enfatizó en el cumplimiento que nuestro país ha hecho de las disposiciones y medidas determinadas en La Haya.

“En su oportunidad, lamentamos profundamente esa resolución que, en nuestra opinión, carecía de fundamentos de derecho y de hechos suficientes. No hemos cambiado de opinión, una opinión compartida por un grupo de jueces en el mismo fallo, pero lo acatamos como corresponde a un país respetuoso al derecho. Dijimos que la sentencia debía ser implementada de manera gradual y concertada entre los dos países, creemos haber cumplido con creces, el proceso de medición de las coordenadas se realizó de manera conjunta y en terreno, sin ningún roce entre ambos países, de hecho, de manera ejemplar”.

La coordinadora chilena del grupo de diálogo Chile-Perú, Paz Milet, valoró la rapidez con que se han realizado las distintas tareas, y dijo que para poder implementar el fallo de La Haya siguen pendientes aún algunas adecuaciones a la legislación interna.

“Más allá del resurgimiento de estos hechos coyunturales, la verdad es que se ha dado una señal bastante importante hacia la comunidad internacional. El 25 de marzo (de 2014) ya estaban acordadas las coordenadas y rápidamente las comisiones han estado trabajando. Lo que queda ahora son las adecuaciones internas, pero se ha avanzado rápidamente en un acatamiento del fallo y se caminó para hacerlo efectivo”.

Según señaló la experta, estas adecuaciones a la legislación interna tienen relación directa con el respaldo legal de las delimitaciones y decisiones políticas que aún están pendientes y que se deben adoptar en el más breve plazo.

Paz Milet manifestó que en Chile ya se ha avanzado en las respectivas adecuaciones, sin embargo falta que Perú suscriba la Convención del Mar, tal como se comprometió ante la Corte Internacional. Con esta firma se da paso al tránsito en la zona que dicho país adquirió por el fallo y se garantiza la libre circulación.

En cambio el analista internacional, Pablo Jofré discrepó de estos dichos y sostuvo que sólo se trataba de palabras de buena crianza, de frases altisonantes que dan cuenta de lo poco que se ha avanzado en estas materias y de la visión anticuada que se tiene de las relaciones con el resto de los países de América Latina.

Jofré concluyó que con estas declaraciones y encuentros lo que se está diciendo en realidad es que los equipos técnicos de ambos países no han realizado su labor.

“Esa labor que tienen que hacer es que a partir de una línea esbozada, de una línea que fue descrita por la Corte de La Haya, lo que hay es definir el resto de la frontera marítima que es desde los 80 hasta las 200 millas. Eso no se ha hecho. Hay una línea tangente que no está definida aún, que no hay un trabajo técnico entre ambas cancillerías de definir las cartas de navegación, de definir las áreas de jurisdicción. Eso no está. La Corte Internacional en ese sentido, no lo estableció”

Según planteó el analista internacional esto podría responder a que aún no se ha definido la controversia con Bolivia, lo que podría explicar el retroceso que ha tenido el trabajo de la Cancillería.

Jofré lamentó que la labor del Ejecutivo en estas materias haya sido disonante con los nuevos tiempos, no se reconoce que los acuerdos y las diferencias de antaño no son las de ahora.

De acuerdo al analista tienen que ver con los cambios en las formas de comercio, en las formas de relaciones internacionales, en el intercambio que tienen los países en la actualidad, y concluyó que ello da por resultado una cancillería anquilosada, que sigue pensando que los acuerdos pesqueros de 1952 dejaron todo zanjado pese a que La Haya ya determinó que no es así.

Frente a lo que viene que es el fallo por la demanda de Bolivia, Jofré expresó que se debe aprender las lecciones y buscar caminos de acercamiento con los vecinos para no enfrentarse nuevamente a una sentencia que sea desfavorable para Chile.

En tanto, sobre esta demanda de Bolivia, el presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Juan Pablo Letelier, señaló que se debe hacer una gran ofensiva para demostrar que la Corte Internacional de Justicia no tiene competencia en estas materias.

A juicio del parlamentario “Bolivia estaría jugando con fuego” porque sentaría un precedente para el resto del mundo, poniendo en entredicho todas fronteras internacionales que ya fueron zanjadas en los diversos tratados.