Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de junio de 2019

Escritorio

Aborto y elecciones: las nuevas fracturas en la DC

La ausencia de una lista de consenso para las próximas elecciones dentro del partido y un documento desarrollado por Sergio Micco y Eduardo Saffirio reflejan las diferencias que han existido en la Democracia Cristiana. Integrantes de la colectividad plantearon sus ideas en torno a esta materia. Mientras Matías Walker afirma que la Democracia Cristiana “no es un regimiento”, Mariano Ruiz-Esquide, líder histórico de la falange, explica que éste no es un problema nuevo.

Rodrigo Rojas

  Lunes 9 de febrero 2015 18:17 hrs. 
Ignacio Walker

Los días al interior de la DC no han sido fáciles. Luego de las tratativas de levantar una lista de consenso de cara a las elecciones de directiva y los malos resultados que habría tenido la iniciativa de juntar a la disidencia, liderada por Jorge Pizarro, con la actual dirigencia, se sumó la revelación de un documento que obligaría a los falangistas a aunar posiciones en torno a la despenalización del aborto en tres causales específicas, proyecto comprometido por Michelle Bachelet desde el programa de gobierno.

En el texto “Conciencia y Comunidad en un Partido Político”, redactado por Sergio Micco y Eduardo Saffirio aparecieron preguntas que reflejan la división de la Democracia Cristiana, en torno a los llamados “temas valóricos”. En el informe desarrollado por los académicos se plantea esta una nueva disyuntiva para la DC: sus militantes apoyarán la despenalización del aborto propuesta por el Gobierno o se respetará el acuerdo tomado en el Congreso Nacional del partido, en donde se rechazó esta medida.

No solo el texto pone al Partido en una posición incómoda frente a la decisión: inmediatamente después de darse a conocer el proyecto ingresado por el Ejecutivo, desde la falange manifestaron estar disconformes por no haber podido participar activamente de la discusión. Rol que tampoco habría podido ejercer Jaime Burrows, subsecretario de Salud que, además, subrogó hasta la llegada de Carmen Castillo, la nueva jefa de cartera.

Pese a estos antecedentes, para el jefe de bancada de la Democracia Cristiana, el parlamentario Matías Walker, el partido no es un regimiento. Por lo tanto, abrió un espacio para la discusión, remarcando que el debate recién está comenzando.

“Éste no es un regimiento. Es un partido político con personas que piensan y con ideas que se discuten. Bienvenido el debate. Esto es algo que va a distinguir a la Democracia Cristiana en el debate por la despenalización del aborto. Vamos a tener seminarios en donde escucharemos a los médicos, a la comunidad académica, a los teólogos, intelectuales, a las mujeres y a las matronas, en este debate que recién se inicia.”, anunció Walker.

Por su parte, Roberto León indicó que las políticas públicas que se diseñaron en el programa de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet no son anuncios sorpresivos para nadie. Asimismo, el diputado afirmó que, al interior de la bancada y con la aprobación del propio presidente de la DC, Ignacio Walker, este proyecto se podrá votar con libertad de acción.

“Al interior de la Democracia Cristiana y según lo que ha dicho el presidente del partido, se respetará la libertad de acción. Todos los parlamentarios podrán votar en uno o en otro sentido. Yo he manifestado, de forma categórica, que votaré a favor de las tres causales.”, certificó el Diputado.

Si bien los parlamentarios falangistas reconocieron las miradas distintas en relación a los temas “valóricos”, asumen que éste no es un problema nuevo para la DC, ya que durante su historia se ha tenido que lidiar con diferentes posiciones.

Con 85 años, Mariano Ruiz-Esquide, uno de los personeros históricos de la Democracia Cristiana, recuerda que esta materia ha marcado al partido. El ex diputado y Senador falangista reafirmó, de esta forma, que éste no es un inconveniente desconocido para la colectividad.

“Somos un partido de unidad esencial con diversidad y fraternidad. Es decir, podemos ser demócratas cristianos, tener puntos de vistas distintos, pero manteniendo la unidad en lo esencial.”, explicó el ex Congresista.

El próximo Consejo Nacional demócrata cristiano está programado para el 2 de marzo, mismo mes en que se empezará a discutir el proyecto en el Congreso. En este marco, Ruiz-Esquide, aconsejó discutir con anterioridad la postura del partido.

Más allá de las decisiones que se tomen en el cónclave partidario, es una realidad que el debate sobre el aborto marcará las definiciones a afrontar del próximo presidente de la tienda. En ese sentido, serán Ricardo Hormazábal, Jorge Pizarro o Fuad Chahín, quienes lideren las opiniones con las que la DC se presentará ante este proyecto. Unión de la bancada o libertad de conciencia será la pregunta a responder durante este 2015.