Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 2 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Alejandro Navarro: “La Nueva Mayoría no puede ser calificada como progresista”

Desde Caracas, Venezuela, el Senador de la República conversó con Radio Universidad de Chile sobre la visita de Sebastián Piñera a Venezuela. En la conversación afirmó que le gustaría ver al ex presidente resolviendo la tesis de Chile frente a la Haya y no interfiriendo en los problemas internos de cada país. Finalmente, también tuvo palabras para la Nueva Mayoría, asegurando que ésta no puede ser catalogada como una coalición progresista.

Rodrigo Rojas

  Jueves 12 de febrero 2015 18:11 hrs. 
Alejandro Navarro


Alejandro Navarro busca, desde Venezuela, apoyar la liberación de Ricardo Landeros, quien está condenado a 30 años de presidio por liderar una red de tráfico de menores.

“Acá hubo un error judicial debido a una mala defensa. En este caso se determinó la pena máxima que existe en Venezuela y es la que se entrega a los asesinos. Por esto, espero que esto se aclare a la brevedad este hecho y que Ricardo Landeros pueda volver a Chile porque no es ningún delincuente.”, asevera desde Caracas, luego de conversar con él y los abogados defensores.

A kilómetros de distancia el Senador y presidente del MAS tuvo palabras para hablar de su partido, de la Nueva Mayoría, que no calificó como una alianza progresista, de Sebastián Dávalos y de la visita de Sebastián Piñera a Venezuela.

¿Cómo han sido recibidas las ideas más progresistas en la Nueva Mayoría?

Nosotros somos una alianza de centro izquierda. La presencia de la Democracia Cristiana morigera el progresismo, pero a su vez amplia la base del Gobierno. Claramente, la Nueva Mayoría no puede ser calificada como una coalición progresista. Esta alianza de partidos posee visiones distintas, como está quedando reflejado en la discusión del proyecto de aborto terapéutico. Por mi parte, quiero ampliar la Nueva Mayoría. Queremos que está se multiplique. Es más, esperamos que en el futuro esta coalición amplié su participación y que otros movimientos progresistas puedan ser parte de ella. Con esto se fortalecería el mandato de Bachelet y su programa gubernamental.

En relación a la continuidad del MAS, ¿se va a cambiar la directiva?

El MAS se ha instalado a nivel nacional. Hemos sumado fuerzas en el Norte con Jorge Soria, alcalde de Iquique. De la misma forma, ya tenemos presencia legal en nueve regiones.

En el último Consejo General del Partido tomamos una decisión: cuando yo asuma la vicepresidencia del Senado se producirá un enroque y ocupará el cargo de presidente, el actual secretario General del MAS, Fernando Zamorano. Este cambio debiese ocurrir en abril de este año.

¿Pero no existirá elección para una nueva directiva?

No habrá elecciones. En la actualidad nuestro principal objetivo es ordenar la plantilla de candidatos municipales. Somos un partido pequeño que posee grandes posibilidades de crecimiento. Contamos con una directiva compacta y homogénea, y con un objetivo claro: optar por un buen resultado en las próximas elecciones municipales.

Visita de Piñera a Venezuela

¿Qué opinión tiene del viaje a Venezuela de ex mandatarios como Calderón, Pastrana y del propio Sebastián Piñera?

Para mí sería muy interesante saber qué pasó durante su Gobierno en materia de derechos humanos. Calderón arrastra una larga lista de represión a los derechos humanos, en México son más de siete mil los homicidios anuales. Para qué hablar de Pastrana, en la lucha en contra de la guerrilla. Yo esperaría que el ex Presidente Sebastián Piñera se dedicara a recorrer América Latina resolviendo la tesis de Chile frente a la Haya. Lo que está haciendo Piñera es entrometerse en los asuntos internos porque la verdad aquí hay nada en que nos incumba.

La situación de López tiene un carácter judicial. Él se ha negado siete veces a concurrir a los tribunales y lo han declarado en rebeldía. Yo espero que Venezuela resuelva sus asuntos con los venezolanos y sin ningún tipo de intervención.

¿Para usted, es justa la detención de Leopoldo López?

Él está condenado por sedición y por llamado a la violencia. Tras el triunfo de Nicolás Maduro hizo una convocatoria al Tribunal Electoral y el resultado de ese llamado terminó con 47 muertos.

Si un político hiciera ese tipo de convocatoria, horas después de conocer un resultado electoral, y en donde hubiese ciudadanos muertos, lo que habría es un proceso. Ese es el que enfrenta hoy Leopoldo López. Él no es un preso político, sino quien en la fotografía del golpe del 2002 sujetaba en la escalera a Henrique Capriles, en el asalto que se hacía a la embajada de Cuba. López no es una blanca paloma, es un dirigente que ha apoyado todas las vías para desestabilizar el gobierno bolivariano. En ese marco, espero que él tenga el debido proceso.

Leopoldo López es un dirigente importante de la derecha opositora, pero de ahí a calificarlo como preso político, creo que es un profundo error.