Diario y Radio U Chile

Año XIII, 26 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Ernesto Treviño: “La formación docente en Chile es muy débil”

El académico indicó que es necesario avanzar en modificar el financiamiento vía pago por asistencia individual. Además, sostuvo que para mejorar la calidad docente es fundamental avanzar en formación inicial y continua de los profesores.

Diario Uchile

  Martes 3 de marzo 2015 11:22 hrs. 
treviño



En conversación con Semáforo de Radio Universidad de Chile, el académico y director ejecutivo del Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales, se refirió al proyecto docente y las necesidades que se deben cubrir para tener un mejor sistema educativo.

En ese sentido, Ernesto Treviño explicó que la educación debe estar orientada y preocupada del desarrollo integral de los niños. Para ello, preparación y emocionalidad deben estar enfocadas de cara a ese objetivo, lo que en el sistema actual de enseñanza se habría desvirtuado porque los docentes deben preocuparse más por obtener buenos puntajes en mediciones estandarizadas.

Sobre falencias del sistema, el profesor indicó que la formación docente en Chile es muy débil. Para Treviño el problema se agudiza desde la dictadura, momento histórico que rompe con el liderazgo que se llevaba hasta inicios de los sesenta.

Otra de las críticas que el investigador hace al sistema es el poder que se le otorgó a “algunas instituciones de educación superior distintas a las universidades para que dieran la formación con bajos estándares de calidad”.

Para Ernesto Treviño los desafíos de los docentes en la escuela son mucho más elevados que los apoyos que reciben. Situación que abre la tarea de profundizar en formación inicial, sin despreocuparse por la formación continua de los profesores.

Del contenido del proyecto de Plan Nacional Docente comprometido por el gobierno, el académico indicó que va en la dirección correcta para otorgar mejoras, primero, en el tema de remuneraciones; además destacó el hecho que regule las horas lectivas y no lectivas, demanda sentida en el mundo de los profesores. Sin embargo, dentro de las falencias indicó que no era un proyecto universal sino enfocado solo a los establecimientos municipales, lo que deja fuera a más del sesenta por ciento de los estudiantes nacionales. Además, cuestionó la falta de “buenas condiciones de trabajo”, concepto en el que agrupó sindicalización, cargas horarias atractivas y un buen incentivo económico, lo que se traduciría en que más gente quisiera formarse como profesor.

Al finalizar, el académico pidió reformular el tema de los aportes por subvención. En ese sentido, indicó que no se puede mejorar la calidad sin pensar que hay que avanzar a un programa mixto de estímulos. A su juicio, el pago por asistencia individual por alumno es “perverso”, así como la amenaza que se les hace a las escuelas si no tienen buenos resultados en pruebas como el Simce. Ernesto Treviño concluyó que es necesario corregir los incentivos de las políticas de base, porque si no se cambia el sistema de subvención por alumno “no se cambiará de fondo el funcionamiento de nuestro sistema escolar”, ya que el financiamiento no debería depender de las características del alumno, pues crea desigualdad.