Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Logros y desafíos del Papa Francisco a dos años de su nombramiento

En el segundo aniversario de papado de Jorge Mario Bergoglio, analistas y miembros de la Iglesia realizan un balance de su pontificado, desde la intempestiva renuncia de Benedicto XVI, hasta las reformas que ha implementado en el Vaticano. Si bien plantean que aún siguen pendientes transformaciones más profundas, proyectan que los primeros pasos dados por el Papa Francisco pueden desembocar, eventualmente, en el cambio de prácticas al interior de la Iglesia.

Sandra Trafilaf

  Domingo 15 de marzo 2015 9:25 hrs. 





Luego del impacto que provocó la renuncia de Benedicto XVI, la llegada del Papa Francisco, hace dos años, ha dado nuevos aires a la Iglesia Católica según el análisis de académicos e integrantes del clero, quienes destacaron además que en este periodo de pontificado impulsó reformas necesarias para tener una institución más acorde a los tiempos y más cercana a la gente. Sin embargo, los cambios profundos deberán seguir esperando.

La Iglesia Católica, como cualquier otra institución antigua, tiene una natural inercia y una burocracia interna, afirman los analistas, quienes plantean que estos elementos hacen difícil provocar cambios radicales en un corto tiempo. Sin embargo, reconocen que el conjunto de medidas aplicada por el Papa Francisco son el inicio de un proceso de cambios que ya ha tomado su propio cauce.

Según la reflexión de los analistas, cualquier Papa que hubiese llegado a ocupar el palio del San Pedro estaba obligado a realizar las reformas, debido a la profunda crisis en la que estaba sumergida la Iglesia Católica y, en particular el Vaticano.

Recordemos que antes de la elección, los cardenales tomaron la decisión que, independientemente del elegido, la reforma a la Curia romana debía ser impulsada. Otra de las misiones del nuevo Papa era garantizar la transparencia económica.

Entonces, el inicio de la reforma de la Curia romana, la reforma del Banco del Vaticano, la importancia que les estaría dando a las iglesias locales, y aquellas alejadas del centro europeo, más el último nombramiento de cardenales, serían ejemplos de una voluntad de cambios.

El Papa Francisco, junto con anunciar la celebración de un “Jubileo de la Misericordia”, también sostuvo que su pontificado será breve, no más allá de cinco años. Estas declaraciones las realizó al cumplir dos años de su elección al frente de la Iglesia Católica.

El investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago, Cristián Parker dijo que si bien no es optimista de cambios profundos, los nuevos aires podrán concretar acciones y practicas distintas al interior de la Iglesia.

“El grado de crisis en que se estaba sumergiendo la Iglesia Católica y sobre todo la iglesia vaticana era muy grande. Desde ese punto de vista, este Papa viene en un momento donde era muy necesario. Dicho esto, desde un punto de vista de quienes miran con cierto favoritismo los cambios en la Iglesia, también podría decir que este Papa ha sido positivo, no solo ha producido cambios burocráticos institucionales, sino que también ha producido cambios pastorales”.

Haciendo gala de su energía y temeridad, al no utilizar coches blindados y mezclarse con la gente, el Papa estaría poniendo en práctica esta reorientación de sacar a la Iglesia Católica a la calle, pero Parker advierte que no hay que olvidar que aún persisten al interior de la institución una cantidad de redes y de influencias que mantienen su poder y entre otras cosas, han podido dar protección a curas involucrados en la pedofilia.

El vicario de la Pastoral Social y de los Trabajadores, padre Andrés Moro, manifestó que se debe ser capaz de responder a lo que pide el Sumo Pontífice, que es construir una iglesia pobre para los pobres.

Respecto de las reformas y desafíos que tiene la Iglesia, el vicario dijo que había que esperar el resultado de las intervenciones de todas las Conferencias Episcopales.

“Esta comisión de trabajo que el Papa ha creado ha funcionado. Aquí el Papa quiere trabajar con todos, pero también con el ritmo y el camino de todos los Cardenales y todas las Conferencias. Hay que recordar que en la Iglesia Católica cada Conferencia Episcopal, es decir el conjunto de obispos, también tiene una palabra que decir y son más de 250 Conferencias Episcopales”.

Otro de los rasgos distintivos que los analistas valoran en el Papa Francisco ha sido su capacidad de intervenir en conflictos, como fue su mediación en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba, marcando una injerencia, que no ha sido clerical, en la política internacional que ha sido reconocido por los líderes mundiales.

Los desafíos pendientes del Papa serían asegurar el respaldo para el conjunto de cambios que estaría realizando a través del nombramiento de obispos, cardenales y autoridades dentro del vaticano, y diócesis en las iglesias de distintos países.