Diario y Radio U Chile

Año XII, 5 de junio de 2020

Escritorio MENÚ

Vivienda y Salud: los pendientes a afrontar el 21 de mayo

Entre los grandes pendientes del programa de gobierno, salud y vivienda son dos de las grandes preocupaciones sociales olvidadas y mientras los pobladores movilizados por soluciones habitacionales optan por un camino autogestionado, en salud los funcionarios paralizan actividades para llamar la atención sobre lo debilitado del sector público.

Héctor Areyuna

  Lunes 18 de mayo 2015 11:53 hrs. 





El discurso con el que llegó el Gobierno de la Nueva Mayoría al poder, y con el que se ha mantenido enfrentando catástrofes naturales y graves casos de corrupción es el de la igualdad de derechos, el que se materializa con una agenda de reformas que desprenden sus titulares de distintos movimientos sociales.

Sin embargo, hay dos temas esenciales para la población que no son parte del relato del Ejecutivo: Vivienda y Salud.

En lo que a soluciones habitacionales se refiere, el Gobierno tuvo que enfrentar durante 2014 la toma de la ribera del río Mapocho por parte de la Federación Nacional de Pobladores (Fenapo). Pasan los meses y el conflicto no encuentra soluciones.

Por ello, y pese a que hace algunos días Fenapo se reunió con las autoridades de Gobierno, ya no quedan expectativas de la gestión de la autoridad y menos para la cuenta pública del próximo 21 de mayo. El dirigente Lautaro Guanca aseguró que el Gobierno ha dado señales claras de estar a favor de las grandes constructoras, por lo que ahora han emprendido un camino de autogestión que han titulado el “proceso social constituyente”.

Guanca aseguró que en Salud y Vivienda se dan casos similares que justifican esta decisión. “Hay un eje de concentración y acumulación flexible del capital que es intocable y que hoy se demuestra a través del Caso Caval, precisamente para hacer un negocio se toma un terreno, pero los pobladores que se toman un terreno para construir vida digna se los desaloja”.

Por eso, insistió, deben caminar por la autogestión, sin esperar a que “el Gobierno que nos llame a dialogar”, sino que apuntar a constituirse en asambleas constituyentes sociales donde se empiecen a planear temas como la vivienda y la salud popular.

Esto porque en salud también hay una situación de crisis. La Federación Nacional de Trabajadores (Fenats) está en paro indefinido, y según su presidente Octavio Navarro, la Presidenta Michelle Bachelet debe dar respuesta a sus demandas en la cuenta pública.                                                                                         

“Esperamos que la Presidenta de una señal política hacia los trabajadores para una mayor dotación de planta, carrera funcionaria efectiva, el término de los contratos a honorarios. Queremos una señal clara de la Presidenta de instalar una mesa negociadora, o por lo menos una propuesta que dé solución a los problemas de los trabajadores del área de la salud”.

Además, el director de la Fundación Creando Salud, Matías Goyenechea, agregó que pese a avances como el anuncio de construcción de hospitales y el fondo de medicamentos, o ley Ricarte Soto, son medidas incompletas porque es necesario tener una reflexión en temas como el financiamiento de los medicamentos. También, “una política más expansiva respecto del gasto y la inversión que ya se viene haciendo hoy día” en el sector público.

Según Goyenechea las tareas pendientes son mayores, como el fortalecimiento del sector público, la deuda hospitalaria y sus problemas estructurales de desfinanciamiento, además de la falta de recursos para la asignación per cápita de los consultorios de la atención primaria.

Si bien las organizaciones no tienen expectativas de grandes anuncios en el discurso del próximo 21 de mayo, reiteran que sus demandas deben ser escuchadas para restituir la responsabilidad del Estado en estos sectores tan importantes para la sociedad.