Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 21 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Patricio Santamaría: “Sin más atribuciones y recursos, la reforma al Servel es música”

El presidente del Consejo Directivo del Servel valoró la reciente aprobación de la autonomía constitucional del organismo en la Cámara, no obstante resta aún por saber las nuevas facultades que tendrá para poder ejercer de manera efectiva la fiscalización de las campañas electorales.

Gonzalo Castillo

  Martes 8 de septiembre 2015 15:49 hrs. 
Santamaria


Este martes, en sesión de sala Cámara de Diputados, fue aprobada la transformación del Servicio Electoral (Servel) en un organismo autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que ejercerá la administración, supervigilancia y fiscalización de los procesos electorales y plebiscitarios. Ahora sólo resta la ratificación del Senado para su posterior promulgación.

Sobre este paso dado por el Servel hacia su fortalecimiento como organismo fiscalizador de campañas políticas, y los proyectos aún pendientes que apuntan a otorgar mayores facultades, atribuciones y recursos al servicio, conversó con nuestra emisora Patricio Santamaría, presidente del Consejo Directivo del Servel, quien destacó la aprobación de esta iniciativa.

Asimismo, abordó las críticas vertidas por algunos políticos y por miembros de la Comisión Engel, incluido su presidente, hacia la demora del Ejecutivo en enviar los proyectos que entregarán mayores recursos al organismo.

Si bien, Santamaría sostiene que se reducirán las irregularidades en financiamiento de campañas políticas con estas nuevas facultades del Servel, no se eliminarán de raíz ya que a nivel de la sociedad existe un problema ético del cual no nos hemos querido hacer cargo, asegura el presidente del Consejo Directivo del Servel.

¿Qué opinión le merece la aprobación en la Cámara de Diputados de la autonomía constitucional del Servel esta mañana?

A mí me parece muy relevante para el Servicio Electoral y, yo diría, para el sistema democrático que, a 90 años de la creación del Servel, se reconozca su autonomía constitucional. Eso, en simple, significa que el Servicio Electoral va a ser muchos más autónomo, mucho más independiente, no depende de la administración del Estado, y por ende no queda sujeto al control o fiscalización ni del Poder Ejecutivo ni del Legislativo. Obviamente, vamos a ser controlados por la Contraloría General de la República, y vamos a tener que rendir una cuenta anual ante el Congreso, pero sin duda vamos a poder ejercer nuestras funciones de una manera mucho más independiente, dado que vamos a estar garantizados como organismo en la Constitución. Con esto, además, se rompe un desequilibro o una cierta injusticia que había en la Constitución de 1980. Resulta evidente, por el origen que tiene esta Constitución, que en una Dictadura no se valoraran organismo que cautelan, colaboran y facilitan el ejercicio de la democracia, a diferencia del Banco Central o de otras instituciones a las que se les había otorgado el rango constitucional, de tal manera que con esta iniciativa de la Presidenta Bachelet, y con la aprobación por parte del Congreso, prácticamente por unanimidad, empieza un proceso de valorización de la democracia y del servicio público. Estamos muy contentos, y también nos sentimos muy desafiados por las tareas que nos van a corresponder hacia adelante.

Sin embargo, se han alzado voces, entre ellos el mismo Eduardo Engel, criticando la demora en el envío del proyecto que fortalece las atribuciones y entrega de recursos al Servel.

Efectivamente, esto ha sido un poco más complejo de lo que se pensaba, pero yo creo que está dentro de los cánones normales de cualquier cambio tan relevante como este. Va a ser promulgada en los próximos días, una vez que sea revisada por las cámaras, la autonomía constitucional. Está debatiéndose un proyecto de fortalecimiento y transparencia de la democracia, que incluye la nueva institucionalidad del Servel, su nueva estructura, su nueva forma de operación. Ahí, en lo grueso, hemos podido participar con la Secretaría General de la Presidencia, y tenemos acuerdo sobre la nueva estructura, de la nueva organización, pero al mismo tiempo, y en el mismo proyecto de ley se están discutiendo los deberes, las atribuciones, las facultades del Servel. De tal manera que eso condiciona mucho la necesidad de dotación de funcionarios y funcionarias, y los recursos. Creo que si se hace una discusión rápida, se llega a un buen acuerdo, donde, por ejemplo, es distinto controlar o fiscalizar una campaña que dura 90 días, como hoy día, a una campaña que pudiera durar un año o 200 días, como es la indicación del Ejecutivo, e incluso dos años, con estos comités exploratorios para candidaturas presidenciales que han planteado el senador Walker, el senador Harboe. Primero es necesario saber cuál van a ser nuestros deberes, cuál van a ser nuestras facultades y atribuciones, y ahí va a tener que venir de manera muy equivalente todo lo que significa el aumento de recursos. Nosotros tenemos un cálculo de lo que debiera ser el número de funcionarios y funcionarias, y también el nuevo presupuesto, porque si no todo esto no pasa de ser música.

¿Tienen un estimado del aumento porcentual en el presupuesto que se necesitaría para cumplir las necesidades del nuevo Servel?

Lo que ocurre es que en este momento es bastante difícil, por el tema de que no están determinados los deberes y facultades. Va a depender mucho. Nosotros hemos hecho varias estimaciones dependiendo del tipo que facultades que pensamos nos podrían entregar, por ejemplo se habló en un momento que el Servel iba a poder determinar de manera administrativa la pérdida del cargo, en el caso de infracciones graves, a la legislación sobre financiamiento de campañas electorales, pero hoy eso ya ha decantado, y sabemos que el Consejo Directivo va a tener la iniciativa legal -legitimación activa, decimos los abogados- para pedirle al Tricel, que sea el Tribunal quien resuelva, por ejemplo, la aplicación de esas sanciones. Eso significa disminuir algunas tareas que nosotros estábamos pensando que íbamos a tener que asumir. Por eso, antes de hablar números de personas, y de aventurar alguna cifra en el presupuesto, me gustaría tener claridad respecto de los deberes, las facultades y las atribuciones. En todo caso, incluso cuando hicimos los cálculos hemos sido bastante austeros. Creo que el Servel, es un servicio que se caracteriza, entre otras cosas, por la austeridad, el sentido republicano, que ojalá todas las instituciones en Chile recuperaran, y muchas de las autoridades. Y también porque tenemos conciencia y claridad que el país tiene una serie de otras necesidades que son anteriores al control de las elecciones, incluso el financiamiento de la política. Si uno piensa que, hoy día, los estándares, los valores, y el sentido de la ética estuvieran presentes, en general, en todos los ciudadanos y ciudadanas, muchas de estas cosas no serían necesarias. De tal manera que, a nosotros nos alegra mucho que se nos haya confiado la posibilidad de trabajar en la formación en valores democráticos, la educación cívica. Tenemos que asumir una tarea a largo plazo, y también de corto como serían estas que nos obligan a fiscalizar las elecciones y sancionar a quienes incumplan la ley.

Las elecciones municipales son en octubre de 2016 ¿Cuánto tiempo requiere el Servel entre que se aprueben sus nuevas facultades y atribuciones y esas votaciones para poder hacer efectiva la tarea fiscalizadora sobre ese proceso eleccionario?

Nosotros dijimos siempre que, si se pretendía que fiscalizáramos las elecciones municipales, necesitamos que el 30 de septiembre estuviesen aprobados todos los proyectos, si no iba a ser bastante imposible hacerlo porque no es un capricho, la última semana de octubre próximo, ya se inicia el cronograma de las elecciones municipales, y de ahí no paramos hasta las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2017, entonces me parece que vamos a tener que ser muy realistas en esto, porque tampoco se puede forzar y poner a prueba una institución, sin darle el tiempo necesario de preparación. Aquí se corre un riesgo grande cuando muchas de las instituciones, hoy día, están desprestigiadas, cuando existe una desconfianza, en general entre ciudadanos y ciudadanas, tenemos que proteger instituciones como esta, que tienen altos niveles de credibilidad y que son claves en el sistema democrático. Nosotros en eso vamos a ser enfáticos. Si ya no se cumplió el plazo, vamos a poder aplicar, seguramente, parte de las atribuciones y deberes a lo mejor de manera aleatoria. Por qué no pensar, como lo plantea el mismo Eduardo Engel, que se aplicara a través de un sorteo, la fiscalización en un número determinado de comunas, y no en las 365 comunas. De tal manera que hay formas para enfrentar este cierto retraso, que es absolutamente justificado por la envergadura del tema, no es fácil ponerse de acuerdo en esta situación, pero lo que sí es que tenemos que ser muy transparente y no decirle al país que vamos a fiscalizar el 100 por ciento y después no cumplirlo, sino que decir lo que somos capaces de hacer, no comprometernos a más, de manera de poner en juego la fe pública.

Un grupo de parlamentarios quiere legislar para levantar el secreto sobre los aportes reservados hechos a través del Servel, a la luz de lo ocurrido con los senadores Fulvio Rossi y Jaime Orpis.

En eso hemos sido muy claros, hoy día existe un mecanismo para levantar el secreto, o más bien la confidencialidad. Nosotros, lo que hacemos es aplicar la ley, una ley que no dictamos, la dictó el Parlamento, en su momento, de acuerdo a esas normas y el fiscal, en la investigación de determinados delitos, debe solicitar a los tribunales de garantía, el alzamiento de esta confidencialidad o especie de secreto bancario que se aplica a los aportes realizados por empresas o personas naturales de manera reservada. Cuando ha ocurrido así nosotros hemos cumplido inmediatamente. Yo dije que en medio minuto vamos a entregar la información, ha sido un poco más, pero lo que hemos demorado en traspasarla a un papel y entregarla de manera confidencial, también, como ordena la ley a un fiscal. Sé que ha habido iniciativas de algunos diputados, el diputado (Hugo) Gutiérrez, el diputado René Saffirio acompañó en eso, y otros diputados, han tenido la idea de que a través de una modificación legal levantar el secreto de los aportes reservados. Yo sobre eso, desde el punto de vista político no opino, tengo una cierta inhabilidad, pero desde el punto de vista técnico, me parece que no es posible una solución de esa manera. Las personas que hicieron los aportes, lo hicieron con el resguardo constitucional y legal de que se iban a mantener en reserva, y no me parece que uno varíe las reglas del juego diez años después. Existe un mecanismo para levantar ese secreto, de hecho se ha levantado respecto de aportes específicos en investigaciones específicas. Es más, hoy la jueza del Octavo Juzgado de Garantía de Santiago está esperando los antecedentes que va a aportar el Fiscal Sabas Chahuán, según lo señaló la semana pasada, y es probable que también se levante el secreto de esos treinta y tantos casos de personas que aparecen nombradas en el e-mail del senador Rossi. De tal manera, que existiendo ese mecanismo, y se cumpla con los requisitos, nosotros como Servel vamos a cumplir exactamente la ley, y vamos a liberar la información.

¿Con el fortalecimiento del Servel será posible acabar con las irregularidades en el financiamiento de campañas que se han revelado en los últimos meses?

A mí me parece que en esto no hay que hacerse más expectativas de las que corresponde. Evidentemente, va a servir para disminuir los riesgos, pero aquí el problema es mucho más de fondo. Aquí hay un problema ético, hay un problema que no hemos querido hacernos cargo. Nosotros lo que estamos atacando es una consecuencia o un síntoma de una enfermedad que creo que es mayor, más de fondo: el individualismo imperante, el exceso de competencia descarnada, en algunos casos. El ganar cualquiera sea el precio. El materialismo, que es algo no está solamente en los políticos, que está enraizado en nuestra sociedad, y que si uno lo mira en perspectiva, es una herencia de la Dictadura que no hemos sabido enfrentar. Entonces, como abogado una de las cosas que aprendí es que hecha la ley, lamentablemente, se hace inmediatamente la trampa para burlarla. No podemos garantizarle al país que no va a haber este tipo de actividades ilícitas o irregulares. De tal manera que lo que tenemos que hacer, y fue lo primero que propuse cuando asumí la presidencia del Consejo Directivo del Servel, en la necesidad de reponer la Educación Cívica en Chile, la formación en valores ciudadanos y democráticos. Es una tarea, sin duda de los programas educacionales, pero también de cada una de las familias de este país. Tenemos que restablecer una sociedad distinta, donde no nos miremos unos a otros como competidores en donde no hayan límites éticos.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.