Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Trabajadores Dibam reclaman ser subsecretaría en nuevo Ministerio de Cultura

En un acto en el Museo Nacional de Bellas Artes, los trabajadores de la Dibam llamaron a las autoridades a respetar el modelo del Ministerio de las Culturas las Artes y el Patrimonio que fue trabajado con los gremios durante más de seis meses, y fue cambiado a tres días de la firma presidencial de la indicación sustitutiva del proyecto de ley que crea el nuevo organismo.

Diario Uchile

  Sábado 19 de diciembre 2015 16:16 hrs. 
Dibam


En un acto cultural-artístico, que contó con el apoyo de la ciudadanía, trabajadores y trabajadoras de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), este sábado 19 de diciembre, en el frontis del Museo Nacional de Bellas Artes manifestaron su descontento por el cambio de último minuto que sufrió la estructura del futuro Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

“La Dibam está compuesta por instituciones de años de existencia más de 100 que se dedican a la conservación y difusión del patrimonio y la memoria de nuestro país. No es posible que el ejecutivo, entre cuatro paredes, haya sacado una propuesta que no fue el proyecto que trabajaron por meses con los trabajadores”, expresó Margarita Hormazábal, presidenta de la Anfudibam.

Y explicó que más de 800 trabajadores analizaron en encuentros, en todo el país, un modelo que proponía dos subsecretarías y no contaba con servicios públicos meramente ejecutores. “Hoy nos bajan de categoría a un Servicio Nacional del Patrimonio. Este no es problema de platas, es un tema de la dignidad de los trabajadores y de las funciones que ellos realizan para el futuro de Chile”.

En este contexto, las bases tomaron la medida de una paralización indefinida, como un llamado a reflexionar acerca de lo mejor para el país en materia de institucionalidad cultural y patrimonial. El anhelo de los funcionarios de la Dibam es traspasar su larga experiencia en la materialización de políticas públicas en la materia, ya que precisamente al conservarse como un servicio, sólo sería una unidad ejecutora de esas políticas públicas.

Ante este panorama, los dirigentes precisan que continuarán con la paralización, realizando diversas actividades y buscando el apoyo de personalidades del mundo político y cultural.