Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Conflicto con los trabajadores pone en jaque a Ángel Cabeza, director de la Dibam

El nuevo ministerio de Cultura sigue provocando controversia. Los funcionarios de la entidad ratificaron el paro hasta 2016 y analizan la opción de pedir la renuncia de su director, a quien acusan de no defenderlos y "lavarse las manos".

Rodrigo Alarcón

  Martes 22 de diciembre 2015 18:56 hrs. 
ImageServlet





Siete días paralizados cumplirán este miércoles los trabajadores de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), quienes demandan convertirse en subsecretaría en el nuevo ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

En la mañana de este martes, los funcionarios recibieron el respaldo de la ANEF e hicieron una asamblea en el Museo de Historia Natural, en la que se ratificó la movilización, al menos, hasta enero. Esto, luego de reunirse con el director de la Dibam, Ángel Cabeza, sin encontrar una salida al conflicto. De este modo, todas las bibliotecas y museos públicos del país cumplirán una semana cerrados.

¿Qué motivó el paro? La Asociación de Funcionarios de la Dibam (Anfudibam) lo convocó luego que el Gobierno presentara un modelo de ministerio distinto al que había consensuado con los gremios, que también incluyen a los trabajadores del Consejo de la Cultura y el Consejo de Monumentos Nacionales.

El proyecto que se había presentado contemplaba un ministerio con dos subsecretarías, continuadoras del Consejo de la Cultura y la Dibam, respectivamente. Sin embargo, el que fue enviado al Parlamento deja a esta última entidad solo como Servicio Nacional del Patrimonio, dependiente de una subsecretaría del Patrimonio. Ahí fue cuando estalló la indignación de los funcionarios.

“Fue lo que siempre conversamos, desde que llegó el ministro (Ernesto) Ottone. Nos mostró tres propuestas, les hicimos un estudio jurídico y, como gremios, nos inclinamos por la segunda de esa lista, que contemplaba un ministerio con dos subsecretarías”, explicó Margarita Hormazábal, presidenta de la organización, en el programa Semáforo de Radio Universidad de Chile.

“No es que estemos exigiendo algo, sino que es lo que trabajamos durante estos seis meses. Con este modelo nos proyectamos, íbamos a tener más oportunidades y crecimiento y este ministerio, verdaderamente, iba a ser robusto para el arte, el patrimonio y la cultura de nuestro país”, recalcó.

Los funcionarios de la Dibam apuntan al rol que jugó el director Ángel Cabeza en la elaboración del proyecto. Lo acusan de no defenderlos y de “lavarse las manos”. Por eso, los dirigentes de Santiago ya acordaron que pedirán su renuncia y están a la espera de la determinación que tomen las organizaciones en regiones para oficializar la demanda.

“Tenemos antecedentes de que cada vez que el Consejo de la Cultura mandaba una propuesta sobre la Dibam, era trabajada a puertas cerradas por el director y su comité directivo, sin hacer un trabajo en conjunto con Anfudibam. Solo nos informaban lo que iban a mandar y siempre la Dibam iba a la baja”, había explicado esta mañana Margarita Hormazábal.

“En muchas ocasiones le preguntamos: ¿por qué vamos a la baja? Si en el Consejo de la Cultura nos están entregando un ministerio robusto, ¿por qué ustedes nos relegan y muestran propuestas que no están consensuadas?”, añadió.

La dirigenta concluyó que “es una falta de respeto que hoy aparezca este proyecto, que él venía hablando desde mayo. ¿Cuál fue el argumento que entregaba? Que los trabajadores teníamos miedo a la politización, como si un servicio público no se pudiera politizar. Una cosa es que tengas miedo a la politización, que está en todos los ámbitos del Gobierno, pero eso no significa que nos íbamos a sentir más cómodos y protegidos en un Servicio Nacional del Patrimonio, solo ejecutando las políticas públicas que esta subsecretaría disponga”.

Este miércoles, la Anfudibam entregará una carta en La Moneda, en la que pedirán que la Presidenta Michelle Bachelet y el Gobierno se hagan cargo del conflicto, luego de las fallidas conversaciones con Ángel Cabeza.