Diario y Radio U Chile

Escritorio

Presidente de Turquía refuerza vínculo comercial con Chile, sin profundizar en su crisis nacional

La visita del Presidente de Erdogan a Chile es en el marco de su gira por Latinoamérica. En ella, el país pretende mejorar las relaciones económicas.

Adelie Pojzman Pontay

  Martes 2 de febrero 2016 7:34 hrs. 
TURQÍA

El presidente turco empieza una gira por América Latina para estrechar vínculos diplomáticos y económicos y asegurar su influencia fuera de su esfera de influencia histórica.

El Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, junto con Heraldo Muñoz, el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, dieron este lunes 1 de febrero una conferencia a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Erdogan había justo llegado a Chile, la primera etapa de su gira de cuatro días por América Latina que incluirá también a Perú y Ecuador.

La gira de Erdogan forma parte de una estrategia de acercamiento con América Latina con el fin de ampliar la influencia turca fuera del Medio Oriente.

En los últimos cinco años, Turquía pasó de tener 5 embajadas a tener 13 en toda la región, recordó Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, quien presidió la conferencia. La última fue en Guatemala en 2015, mientras dos oficinas de la agencia turca de cooperación y coordinación fueron abiertas en México y en Bogotá (Colombia) para estrechar esos vínculos. Visita que incluyó su paso por Cuba.

Con el centenario de la relaciones entre Chile y Turquía, Bárcena enfatizó que los pauses pueden trabajar juntos para superar los desafíos del futuro. Así es importante el desarrollo de relaciones económicas con Turquía, un país con unas de las economías más pujantes del mundo, que alcanza un crecimiento de 4 por ciento el año pasado y una industria muy diversificada.

Gracias al Tratado de Libre Comercio que ambos firmaron en 2011, las relacionas comerciales entre los dos países siguen creciendo. El intercambio comercial con América Latina llegó hasta 10.000 millones de dólares en 2014. Con Chile, el intercambio creció 10 veces, pasando de 350 millones de dólares desde su entrada en vigencia a casi 700 millones de dólares el pasado año.

Erdogan explicó que quería aprovechar su situación geográfica para crear mecanismos  de colaboración, desarollar un gran mercado “en estrella”.

La diversificación de vínculos económicos es muy importante para Turquía, especialmente desde que Rusia implementó sanciones económicas después que unos de su aviones militares fuera derribado en noviembre en la frontera con Siria.

Barcena también notó que se podía ver una renovación del interés cultural de Turquía, especialmente con la importación de telenovelas en la región.

Muñoz y Erdogan también hablaron sobre el rol de Turquía en la crisis en el Medio Oriente. Turquía hoy día acoge a más de 2 millones de refugiados y Erdogan enfatizó la responsabilidad que toma su país “cada día” en la región y su misión “al nivel global”.

Recordó que no había mejores campos de acogida para los refugiados que los de Turquía, y eso sin ayuda económica de Europa, a pesar que no estaban tan desarrollados como los países europeos. El presidente lamentó que Europa no les haya ayudado a superar esta crisis.

“Pero no hemos cerradas nuestras puertas”, dijo Erdogan.

Los representes de Chile felicitaron a Turquía, deseándole éxito en la organización de la primera cumbre humanitaria de las Naciones Unidas sobre los refugiados, que ocurrirá el próximo mayo en Estambul. Muñoz también anuncio que Chile estaba reuniendo fundos para recibir familias sirias en el país.

Erdogan también estableció la necesidad de luchar contra de todos los grupos terroristas, sin apoyar a uno para luchar en contra del otro. Habló especialmente del PKK, el grupo de los trabajadores del Kurdistan, y de su brazo armado el HPG que luchan por un Kurdistan independiente.

Este punto es uno de los más criticados en la agenda del líder turco, quien desde su arribo al Gobierno ha sido acusado de represión en contra de sus contrarios, principalmente del  Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), organización que mantiene un conflicto armado con el Estado Turco desde hace más de 30 años. También, se lo sanciona por presuntas violaciones de derechos humanos, tales como destrucción de barrios kurdos o represión a periodistas y líderes de información. Tal es el alcance del asunto que la propia Amnistía Internacional escribió un reciente informe, sancionando las conductas.

El PKK es considerado como un grupo terrorista por Turquía, los Estados Unidos y la Unión Europa, y se opone al poder de Ankara. Sin embargo, los kurdos iraquís y turcos han sido casi las únicas fuerzas militares luchando en contra de ISIS en la frontera con Siria.