Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Nicolás Maduro retira encargado de negocios de Venezuela en Washington

Venezuela cortó relaciones diplomáticas con los Estados Unidos después que Barack Obama extendió una orden ejecutiva que califica a Venezuela como una amenaza para la superpotencia.

Adélie Pojzman-Pontay

  Viernes 11 de marzo 2016 13:21 hrs. 
Maduro

Este miércoles, el presidente venezolano Nicolás Maduro anunció en un discurso transmitido por televisión que retirará al encargado de negocios en Washington, Maximilien Sánchez Arveláiz. Esta noticia llega después que el presidente estadounidense Barack Obama emitió una orden de continuidad de un año de la “emergencia nacional” declarada en 2015 sobre Venezuela, caracterizándole como “amenaza inusual y extraordinaria” para su “seguridad nacional”.

Obama argumentó que el estado venezolano seguía persiguiendo a opositores políticos, limitando la libertad de prensa y violando los derechos humanos. La orden ejecutiva firmada en marzo 2015 ampliaba las sanciones en contra de Venezuela. También destacó los, a juicio de EE.UU., actos represivos en contra de protestas antigubernamentales, las detenciones arbitrarias de opositores y manifestantes, además de la corrupción gubernamental.

“He tomado la decisión, luego de 18 meses, de retirar a nuestro embajador, que ha venido ejerciendo el papel de encargado de negocios en Washington, el licenciado Maximilien Arveláiz, y regresarlo a nuestra capital, a Caracas”, ha pronunciado Maduro.

Los países rechazaron a sus embajadores respectivos en 2010, cuando Hugo Chavez rechazó la designación de Larry Palmer como nuevo jefe de la misión diplomática en Venezuela. Washington luego expulsó al homologo venezolano Calixto Ortega en 2013. Hasta hoy, Arveláiz representaba la máxima autoridad venezolana en la capital estadounidense y estaba esperando ser nominado embajador desde 2014.

“Si no quieren nada con nosotros, la Venezuela bolivariana retira su embajador en Washington. Ya basta de arrogancia, de doble rasero, de prepotencia, de intriga”, añadió Maduro.

Las sanciones del gobierno estadounidense se enfocan en siete funcionarios venezolanos que forman parte de los organismos de seguridad del Estado y que estaban implicados en la represión de las protestas antigubernamentales en el año 2014. Los EE.UU. acusan a esos funcionarios de cometer actos de violación de derechos humanos y actos de corrupción.

CNN reportó que durante el discurso de Obama hubo protestantes con letreros pidiéndole rechazar la orden ejecutiva contra Venezuela.

En reacción a esa noticia, Maduro también “habilitó 14 mil puntos dentro del territorio nacional para recolectar 10 millones de firmas con el fin de llamar la atención de la comunidad internacional”, reportó BBC Mundo.

“He aprobado un plan integral de denuncia de este decreto a nivel internacional en todos los organismos […] para llevar a todos los foros internacionales la demanda, con el apoyo de los pueblos del mundo, de que sea derogado definitivamente de la historia de las amenazas del imperio estadounidense contra Venezuela”, ha anunciado Maduro.

Maduro también decretó el 9 de marzo como “Día de la lucha contra el imperialismo”.