Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Magistrado del Tribunal Supremo suspende designación ministerial de Lula

El ministro del Tribunal Supremo Federal, Gilmar Mendes, suspendió este viernes la designación del ex Mandatario como ministro jefe de Gabinete de Dilma Rousseff, y determinó además que las investigaciones por corrupción en las que está involucrado, sigan en manos del juez Sergio Moro.

Gonzalo Castillo

  Sábado 19 de marzo 2016 9:58 hrs. 
Lula3

Luego que este viernes el juez federal de Sao Paulo, Luciano Tertuliano da Silva, aceptara una denuncia de un ciudadano brasileño en orden a suspender el nombramiento como ministro de la Presidenta Dilma Rousseff de Lula da Silva, ahora el magistrado del Tribunal Supremo Federal, Gilmar Mendes, reafirmó dicha decisión, con lo cual le niega el fuero privilegiado que el cargo le ofrece, en medio de las investigaciones por corrupción en la estatal Petrobras, y que involucra al ex Mandatario.

Además, en su decisión el magistrado Mendes resolvió mantener a cargo del juez Sergio Moro las investigaciones sobre lavado de activos y falsificación de documentación en el marco del esquema de corrupción de la petrolífera estatal.

Gilmar Mendes resolvió de esta manera luego de acoger dos demandas de parte de los opositores Partido Popular Socialista (PSP) y del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que cuestionaban la legalidad de la nominación.

El magistrado argumentó que la toma de posesión del cargo por parte de Lula podría configurar un “fraude a la Constitución”, y que hay indicios que el nombramiento realizado por la Presidenta Dilma Rousseff tendría el objetivo de entorpecer las investigaciones, dado el fuero privilegiado al que accedería el ex jefe de Estado, las cuales sólo podrían ser conocidas por el Tribunal Supremo y no por el juez Sergio Moro.

Mendes además fundó su decisión en las polémicas escuchas telefónicas a Dilma Rousseff y Lula da Silva, así como otros funcionarios de gobierno, en las cuales se dejaría claro que uno de los objetivos de parte del Gobierno con este nombramiento sería lograr que el caso fuera revisado por el Tribunal Supremo, el cual sería más indulgente con Lula.

“El objetivo es claro: impedir el cumplimiento de la orden de prisión de primera instancia (Sergio Moro). Una especie de salvoconducto emitido por la Presidenta de la República”, señaló Mendes, quien agregó que es una conducta que demuestra elementos de querer desviar el objetivo final del nombramiento como ministro de Lula, y también la “intención de defraudar”.

Esta resolución es de carácter provisoria, por lo cual el Gobierno puede recurrir al plenario del Tribunal Supremo Federal, cuya próxima sesión en el próximo 30 de marzo.

Desde el Gobierno anunciaron que apelarán a esta decisión, y criticaron que no es costumbre que el Tribunal Supremo admita este tipo de denuncias como la presentada por los partidos opositores; y aseguraron que el nombramiento de Lula da Silva fue legal y sin ningún tipo de vicio.