Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Fiscalía sueca interrogará a Julian Assange

La acción se llevará adelante el 14 de noviembre en la embajada de Ecuador en Londres.

Raúl Martínez

  Martes 8 de noviembre 2016 9:00 hrs. 
Assange


La Fiscalía sueca confirmó que el fundador del sitio Wikileaks, Julian Assange, será interrogado el 14 de noviembre en la embajada de Ecuador en Londres, donde lleva refugiado más de cuatro años.

Ecuador autorizó la solicitud sueca en asistencia legal para interrogar a Assange, acusado en ese país nórdico desde 2010 por presuntos delitos sexuales que él niega.
Según indica un comunicado de la justicia sueca, la entrevista será realizada por un fiscal ecuatoriano.

La fiscal sueca, Ingrid Isgren, y un investigador de la policía estarán presentes en la entrevista y posteriormente informarán a los magistrados de ese país noreuropeo, quienes decidirán sobre la continuidad de la investigación.

Durante ese encuentro, si Assange acepta, se le extraerá una muestra de ADN, precisó la fuente.

El gobierno de Rafael Correa otorgó asilo humanitario al programador informático en 2012, pero a este le resulta imposible viajar a Ecuador ante la amenaza de Reino Unido de detenerlo una vez que abandone la sede diplomática.

En una entrevista ofrecida al canal ruso RT, el periodista australiano recordó que el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas dictaminó, en febrero pasado, que su detención era ilegal, pero la orden de arresto se mantiene.

Según Assange, esto no es más que una maniobra para enviarlo a Estados Unidos, donde sería juzgado por difundir información confidencial sobre la seguridad nacional norteamericana y podría ser condenado a cadena perpetua o a muerte.

En los últimos meses Wikileaks filtró cerca de 33 mil correos electrónicos relacionados con las elecciones presidenciales en Estados Unidos, que perjudican a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

El ciberactivista asegura que Rusia no fue la fuente de la publicación de esos documentos, como asegura el gobierno estadounidense, que acusa a Moscú de influir en el desarrollo de la campaña electoral para favorecer al candidato republicano, Donald Trump.