Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Claudia Leal por cumbre en El Vaticano: “No hay que hacerse grandes expectativas”

En el marco de la cumbre que se realizará durante los próximos días en el Vaticano sobre los casos de abusos sexual, Radio Universidad de Chile conversó con la teóloga Claudia Leal. "No podemos aspirar a cambios tan drásticos y tan abruptos para poder implementar las políticas que nos lleven a superar esta crisis", afirmó.

Pilar León

  Martes 19 de febrero 2019 18:54 hrs. 





Desde el 21 de febrero hasta el 24 del mismo mes se desarrollará en el Vaticano la conferencia que tratará los casos de abuso sexual que tienen a la Iglesia Católica sumida en una de sus mayores crisis del último tiempo. Durante estos cuatros días, las autoridades eclesiásticas buscaran asumir sus responsabilidades, rendirán cuentas y establecerán principios de transparencia y publicidad sobre la investigación y sanción de estas situaciones.

Además, el comité organizativo se reunirá, previo a la cumbre, con doce victimas de casos de abuso sexual, instancia de la que participará Juan Carlos Cruz, denunciante de ex parroco del Bosque, Fernando Karadima.

Sobre esta conferencia y sus implicancias, Diario y Radio Universidad de Chile conversó con la teóloga y académica de la Universidad Católica, Claudia Leal.

Claudia Leal

¿Qué injerencia tienen estas instancias para que realmente exista un cambio al interior del clero?

No hay que hacerse grandes expectativas (…) esto es un esfuerzo político que hace el Papa Francisco para alinear a las conferencias episcopales del mundo en relación a la política de tolerancia cero a los abusos sexuales.

En el fondo es un intento para quemar algunas etapas. Todos ya sabemos que quien lidera esta conferencia es monseñor Charles Scicluna, lo que nos da garantías de que habrá un esfuerzo muy serio para lograr los objetivos más importantes.

¿Por qué hay discordancia entre el discurso del Vaticano y lo que pasa en la iglesia chilena?

Por una parte, estamos hablando de una institución mundial y, por otro lado, estamos hablando de una cultura de encubrimiento que abarca décadas, siglos. Entonces, no podemos aspirar a cambios tan drásticos y tan abruptos para poder implementar las políticas que nos lleven a superar esta crisis.

Pero hay que reconocer el esfuerzo del Papa Francisco para alinear a las conferencias episcopales.

Entonces, ¿cuál es la señal que entrega esta cumbre?

Una señal política que quiere manifestar la voluntad del vértice de la institución de llevar hasta las últimas consecuencias la indagación acerca de la verdad de los abusos cometidos y la claridad acerca de los culpables.

Por ejemplo, la comisión organizadora quiere implementar medidas para que haya un principio muy amplio de transparencia y publicidad sobre los procesos de denuncia e investigación. El Vaticano quiere eliminar cualquier principio de secretismo en torno a la indagación y sanción de los abusos.

¿Qué significa que el comité organizativo se reúna con víctimas de abuso sexual previo a la cumbre?

Es importante y también es muy coherente, porque en el fondo, si organizas una conferencia como esta y no hay un lugar relevante parta la voz de las víctimas, se perdería toda credibilidad. Entonces, tienen que tener un espacio para transmitirle a la institución sus propias expectativas.

Respecto de los casos de abuso que afectan específicamente a la iglesia en Chile ¿Qué falta por hacer?

Bueno, es un proceso que tardara algunos años. Nosotros todavía estamos recogiendo testimonios y denuncias, esa etapa no ha terminado. Cualquier tipo de solución artificial que pase por creer que ya terminamos de conocer  todos los casos de abuso redundara en efectos negativos.

Hay muchos casos que todavía no se dan a conocer, hay muchas víctimas que tienen que encontrar la instancia para poder denunciar.

Sería deseable que ciertas instituciones, especialmente diocesanas, la misma arquidiócesis de Santiago o las universidades, vayan fomentando ciertas mejoraras institucionales, reformas al derecho canónico, cierta profesionalización de la función sacerdotal, entre otras.