Diario y Radio U Chile

Año XI, 13 de diciembre de 2019

Escritorio

Gobierno se lanza en picada contra los “cigarros electrónicos”

El Ejecutivo anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso para restringir su venta y uso. “La evidencia científica es lo suficientemente robusta en señalar que estos artefactos son dañinos para la salud”, argumentan.

Claudio Medrano

  Martes 3 de septiembre 2019 15:55 hrs. 
vaping

El Gobierno anunció una ofensiva en contra de los llamados “cigarros electrónicos”, con el envío de un proyecto de ley que busca regular la venta de este tipo de productos, así como su distribución y también promoción.

La decisión de las autoridades se toma sobre la base de la evidencia científica que indica que el uso de estos aparatos, que buscan reemplazar el consumo de tabaco, ocasiona perjuicio para la salud de las personas, sobre todo, para los menores de edad.

Asimismo, también se buscará aplicar las mismas restricciones que rigen para la industria tabacalera como la prohibición de venta para menores de edad o la utilización de estos en espacios públicos cerrados.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, entregó detalles de la iniciativa que se envió al Congreso “sabemos que estos aerosoles, que a veces tienen saborizantes, pueden tener, como se ha ido demostrando, micropartículas tóxicas para la salud. También se prohíben los saborizantes y cápsulas de agua para disminuir el efecto tóxico inicial de quienes inician el vapeo”

Por su parte, la subsecretaria de Salud, Paula Daza, se refirió a los perjuicios que ocasionaría en la salud el uso de este tipo de aparatos “Hay que decirlo con todas sus letras: la industria tabacalera está volcada en convertir a nuestros jóvenes en adictos a la nicotina. Esa es la verdad hoy”.

La subsecretaria agregó que “sabemos que las empresas tabacaleras que venden este tipo de productos han hecho un lobby importante, no solamente en el mundo del Ejecutivo, sino también en el mundo legislativo, como además a través de los medios de comunicación”.

Las autoridades agregaron que “el último informe de la OMS es suficientemente robusto respecto de que se trata de productos dañinos para la salud y que es necesaria su regulación”.