Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Ignacio Vera de Rada, candidato a diputado boliviano: “La gestión de Añez es muy bien recibida por la ciudadanía”

El analista, escritor y candidato a diputado por la Alianza Comunidad Ciudadana analizó la situación de su país y las venideras elecciones generales, las cuales se desarrollarán el 3 de mayo y en las que hay ocho candidatos a presidente.

Camilo Villa J.

  Sábado 8 de febrero 2020 9:41 hrs. 
elecciones bolivia





Desde un tiempo a esta parte, Bolivia vive días álgidos. Y los seguirá viviendo, tomando en cuenta que el 3 de mayo el pueblo altiplánico saldrá a las urnas para elegir a su nuevo presidente.

Sin embargo, el ambiente no es el de comicios anteriores, pues el ex presidente Evo Morales fue forzado a renunciar al cargo en noviembre del 2019 –lo que para algunos constituye un golpe de Estado- y desde ahí la tensión en el país ha sido recurrente.

Jeanine Áñez, en ese entonces segunda vicepresidenta del Senado, asume la presidencia de la Nación y Evo Morales se va del país acusando persecución política.

Los partidarios de Morales salen a las calles y el Gobierno responde sacando a los militares. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunció las vulneraciones a los derechos fundamentales registradas por esos días.

Pasó el tiempo y, el 3 de enero del 2020, el Gobierno interino fijó las elecciones generales para principios de mayo: se desata la carrera presidencial.

Ocho son los candidatos para asumir el máximo cargo de Bolivia, entre ellos, la actual mandataria Jeanine Áñez, el ex presidente Carlos Mesa, y el ex presidente Jorge Quiroga. En representación del Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, se presenta su ex ministro de economía, Luis Arce.

Nada está definido y todos los cartuchos serán utilizados. Sin embargo, la presidencial no es lo único que marca la pauta, pues este lunes se confirmó que el ex presidente Evo Morales se registró como candidato a senador representando a Cochabamba, su cuna política.

Desde Bolivia y consultado por Radio y Diario Universidad de Chile, el analista, escritor y candidato a diputado por la Alianza Comunidad Ciudadana, Ignacio Vera de Rada, recordó que, pese a la inscripción del líder indígena, este, por ley, no puede concretar su candidatura, pues no tiene su residencia en el lugar que representaría.

Evo Morales, desde el punto de vista legal, no puede postular a ningún cargo electivo, porque la Constitución Política del Estado de Bolivia establece claramente que los postulantes a cargos electivos deben tener una residencia permanente e inmediata de, por lo menos, dos años antes de la elección, cosa que no sucede, porque Morales no puede aducir una salida forzada, porque él salió al exilio de manera voluntaria”.

En ese sentido, el también periodista destacó que el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero Ballivián, revisa desde esta semana a los candidatos inscritos para evaluar su habilitación o inhabilitación. Evo Morales debiese estar en estos últimos.

Ignacio Vera de Rada

Ignacio Vera de Rada

En cuanto a las elecciones presidenciales, si bien son ocho los candidatos inscritos, para Vera de Rada son tres los que tienen reales posibilidades de ganar: la actual presidenta Jeanine Áñez, el representante del MAS Luis Arce, y el que vendría a ser el candidato de centro, Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana. Cualquiera de ellos, ganaría en segunda vuelta.

El panorama más claro es la segunda vuelta, que se espera, según las encuestas, según un sondeo general de la opinión pública que se está viendo a través de los medios de comunicación impresos y televisivos, una segunda vuelta entre Morales o Áñez, o entre Morales y Comunidad Ciudadana, o entre Comunidad Ciudadana y Áñez. Hay que mencionar que Áñez ha hecho una mega coalición, esto quiere decir la unión de varias fuerzas políticas. Actualmente está como viceprecidenciable de Áñez el empresario y político Samuel Doria Medina con su partido Unidad Nacional. Este es el panorama general que se está dibujando en perspectiva para las elecciones de mayo”.

Si bien la tensión en las calles ha ido disminuyendo con el pasar del tiempo, es recurrente encontrar imágenes y denuncias de militares en las calles del país andino. El mismo Evo Morales ha insistido en la persecución a sus partidarios.

Consultado al respecto, Ignacio Vera de Rada desmintió la situación de militarización del país.

“Hoy por hoy estamos viviendo una relativa paz. No tenemos ya militares o a contingentes policiales o a pelotones antidisturbios como podíamos ver en las calles hasta hace algunas semanas, se están llevando a cabo las actividades privadas y públicas con normalidad, ha habido momentos en que sí se ha sacado a los militares por la amenaza de algunos sectores afines al Movimiento al Socialismo que pedían guerra civil, una guerra civil alocada que tenía que ser frenada si o si con la fuerza, pero hoy, gracias a Dios no estamos viviendo momentos violentos, hay relativa calma y reitero: Bolivia no está militarizada”.

El candidato a diputado también evaluó lo que ha sido la gestión de Jeanine Áñez. Según su criterio, su mandato ha sido certero y necesario, y ha logrado el apoyo de la ciudadanía sobre todo porque ha sabido estabilizar al país, sin embargo, para Ignacio Vera de Rada, la decisión de presentarse como candidata le ha hecho perder legitimidad, pues no era esa su tarea.

El mandato de Áñez, la gestión de Áñez es muy bien vista y bien recibida por la ciudadanía, ha logrado una pacificación del país muy importante, pero creo que ha traicionado a su palabra de no perpetuarse en el poder, de ir justamente en contra de las artimañas que hacía el Movimiento al Socialismo para permanecer en el poder al haber lanzado su candidatura a la presidencia para las elecciones del 2020”.

Más allá de las evaluaciones, es mucho lo que se juega Bolivia en las venideras elecciones. Presidente, vicepresidente, 36 senadores y 130 diputados son los cargos que están en juego, en un país que, pese a años de estabilidad, nuevamente se encuentra sumido en tensiones e intereses políticos que amenazan la paz de la nación.