Diario y Radio U Chile

Año XII, 9 de abril de 2020

Escritorio MENÚ

¿Plebiscito discriminatorio?: Padrón electoral vulnera los derechos de comunidad trans

Son más de 1.800 las personas que, pese a haber realizado el trámite de cambio de nombre y/o sexo registral, no podrán votar en el plebiscito del 26 de abril con su identidad real. Una situación que podría transformar un momento histórico para el país en una instancia de grave discriminación.

Tomás González F.

  Jueves 27 de febrero 2020 8:51 hrs. 
pride-249-30-1-1000x500





El Servicio Electoral (Servel) admitió que las personas que ya hicieron su cambio de nombre o sexo registral a través de la Ley de Identidad de Género, no podrán votar en el venidero plebiscito constitucional con su cédula de identidad vigente.

Fue el director nacional del Servel, Patricio Santamaría, quien este miércoles, consultado por Diario y Radio Universidad de Chile, intentó explicar la sorpresiva decisión que tomaron pese a que en el último tiempo, luego de la última actualización del padrón, más de 1.800 personas han acudido al Registro Civil para rectificar sus datos personales y dejar atrás sus anteriores identidades.

“Ese es un tema muy importante y muy sensible para nosotros, lo hemos debatido y lo hemos visto como Servel. Incluso planteé yo que las personas que hubieran utilizado de alguna manera, a través del Registro Civil, lo que significa la Ley de Identidad de Género, pudieran hacer esos cambios”, indicó Santamaría al salir de una reunión con el Presidente Sebastián Piñera en la que se habló del inicio de la campaña electoral.

Ahí, el timonel del Servel admitió que, de más de 1.800 que han realizado el trámite desde la última actualización del padrón, fueron sólo dos personas las que lograron actualizar sus datos y que éstos se vieran reflejados para abril próximo. El resto “van a seguir apareciendo en el padrón con la identidad que tenían en ese momento”, indicó Santamaría.

Pero este panorama no es primera vez que se da, así también ha sucedido en las otras elecciones que se han llevado a cabo en el país. ¿La diferencia? El 27 de diciembre pasado entró en vigencia la posibilidad de cambiar de nombre y de sexo registral, en el marco de la Ley 21.120 publicada en 2018, que reconoce y da protección al derecho a la identidad de género. No obstante, para quienes decidieron realizar la rectificación, este derecho será gravemente transgredido el próximo 26 de abril, ya que sus identidades no estarán reflejadas en el padrón electoral.

El director nacional del Servel, Patricio Santamaría, admitió que solo dos, de más de 1.800 que han realizado el trámite en el último tiempo, lograron actualizar sus datos y que éstos se vieran reflejados para abril próximo. El resto "van a seguir apareciendo en el padrón con la identidad que tenían en ese momento". Foto: Agencia UNO.

El director nacional del Servel, Patricio Santamaría, admitió que solo dos, de más de 1.800 que han realizado el trámite en el último tiempo, lograron actualizar sus datos y que éstos se vieran reflejados para abril próximo. El resto “van a seguir apareciendo en el padrón con la identidad que tenían en ese momento”, sostuvo. Foto: Agencia UNO.

La abogada y activista trans Constanza Valdés, señaló que con esto las autoridades le han dado la espalda a miles de personas, muchos de los cuales veían ésta como una oportunidad de dejar atrás años de vulneraciones.

“Tenemos que entender que no estamos ante una elección simple, estamos ante una elección que va a decir si tendremos o no una nueva Constitución“, advirtió. “Esto exige también ciertas medidas que le den seriedad al proceso y una de esas es el respeto a la identidad de las personas trans, independiente de que hayan hecho su cambio después del cierre del padrón”, señaló la abogada.

Y es que, entre las situaciones que podrían darse, hay algunas bastante incómodas para quienes hicieron su cambio de sexo o nombre, y otras que derechamente vulneran sus derechos humanos. “Por ejemplo un vocal de mesa ni siquiera transfóbico, pero con mucho desconocimiento, podría hacer preguntas como si esa es la persona de la cédula o si es que se está haciendo pasar por otra. La gente de alrededor podría escuchar todo, luego tendrían que llamar a funcionarios del Servel para que verifiquen, éstos a los del Registro Civil y etcétera. Esa es una situación que puede suceder fácilmente, ni siquiera es una situación de laboratorio”, ejemplificó Valdés. “¿Qué pasa si esa persona no quiere que el resto sepa su identidad de género?“, añadió.

A su vez, esta situación también podría derivar en casos de difusión de datos sensibles. La Ley de Identidad de Género señala que todos los datos personales de quienes realizan su cambio de nombre y sexo registral deben ser catalogados como sensibles, lo que implica que en su manejo se debe actuar con mucho resguardo y privacidad.

“Solamente las personas con autorización del titular pueden acceder a esta información. En este caso nos podemos preguntar también, para ese dato sensible, ¿di acaso mi autorización para que apareciera también en el padrón y lo supiera el vocal de mesa? Eso podría generar otra situación de vulneración de la privacidad de la persona“, explicó.

La abogada y activista trans Constanza Valdés es además asesora legislativa del Partido Comunes en el Congreso. Desde ahí, buscarán impulsar una ley corta que regule la actualización del padrón con las nuevas identidades. Foto: Cedida.

La abogada y activista trans Constanza Valdés es además asesora legislativa del Partido Comunes en el Congreso. Desde ahí, buscarán impulsar una ley corta que regule la actualización del padrón con las nuevas identidades. Foto: Cedida.

Para evitar esto, el director del Servel aseguró que enviarán una comunicación a quienes no aparecen con su nombre en el padrón, indicándose que deberán acudir hasta el jefe del local de votación y éste último, con la ayuda de funcionarios del Registro Civil, procederá a verificar la identidad de la persona.

Una solución que para Valdés es insuficiente y no apunta al fondo del asunto: la violación a la privacidad de las personas. “Se vincula directamente no solamente con la vulneración al derecho a la identidad, sino también con un tema de dignidad. Derechamente te están exigiendo que, para ejercer tus derechos políticos, tienes que presentar y utilizar un documento antiguo”, explicó.

En ese sentido, la abogada sostuvo que existen otros mecanismos menos invasivos que podrían permitir que no se vulneren estos derechos. “Legalmente ya sabemos que se cierra el padrón, pero tenemos muchas otras alternativas que podría estar explorando el Servel o derechamente aprobar una ley corta muy rápido que no cuesta nada”, sostuvo.

“Sabemos lo rápido que han salido las leyes en el Congreso últimamente y no costaría nada por eso, además considerando que esta iniciativa incluso fue respaldada por el Gobierno en el marco de la Ley de Identidad de Género“, propuso la abogada.

Es decir, alternativas existen y las posibilidades están. Solo faltaría la voluntad tanto política como administrativa para que los organismos pertinentes, ya sea el Servel, el Registro Civil o incluso el Congreso, tomen cartas en el asunto y eviten que un momento histórico para el país se transforme en una instancia discriminatoria para miles de chilenas y chilenos.

Foto en portada: Josean Rivera.