Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Chile Vamos dividido ante el llamado de Piñera: el primer obstáculo para el “gran acuerdo nacional”

Fue inesperado para muchos dentro de su sector y hubo molestia en algunos que dijeron haberse enterado de la convocatoria "por la prensa". Dentro del oficialismo hay dos visiones en torno al "gran acuerdo nacional" del mandatario: los que lo ven como una oportunidad de generar un pacto a largo plazo que considere las demandas sociales del estallido social y los que, como Piñera, apelan a un acuerdo concentrado en la reactivación económica y acotado a los dos últimos años de su mandato.

Tomás González F.

  Martes 26 de mayo 2020 16:42 hrs. 
Del Comité Político ampliado en el Palacio de La Moneda participan los representantes de los partidos de Chile Vamos. El presidente de RN, la presidenta de la UDI, el presidente de Evópoli y el presidente del PRI. Foto: Presidencia.





El último mes no ha sido uno especialmente tranquilo para el Presidente Sebastián Piñera. Además de la complicada situación sanitaria que enfrenta nuestro país ante la pandemia del COVID-19, se ha sumado el fuerte impacto económico que han tenido en la sociedad las medidas restrictivas, sobre todo en los grupos más vulnerables. En las últimas semanas economistas, empresarios, expertos de diversa índole e incluso el Colegio Médico han desfilado por el Palacio de La Moneda para debatir sobre la mejor manera de enfrentar las que el mismo mandatario ha denominado como “dos pandemias”: la sanitaria del coronavirus y la social de la recesión económica”. Así fue como se gestó el “gran acuerdo nacional” que convocó Piñera este lunes.

Y es que el jefe de Estado, junto a los ministros de Interior y Hacienda, han sostenido encuentros periódicos durante las últimas semanas en un ejercicio similar al que llevó a cabo luego del estallido social de octubre pasado. La diferencia, según cuentan en Palacio, es que ahora Piñera no contaba con la presión de todo un movimiento en medio de una revuelta popular ni el apremio de aquellas profundas demandas sociales que evidenció el denominado “estallido”, lo que hizo cambiar su disposición. 

Así se dio el inesperado llamado que el mandatario hizo este lunes, presentando cinco ejes principales que calificó como “claves” para llegar a un consenso: el combate contra la pandemia, un plan de protección social para las familias y un plan para proteger el empleo. En cuarto lugar, un plan de reactivación de la economía y, por último, un marco fiscal que permita enfrentar con “sensibilidad social y responsabilidad fiscal las urgentes necesidades del presente y los exigentes desafíos del futuro”.

Es en este último punto en donde radica el núcleo del “gran acuerdo nacional” convocado por Piñera, ya que es ese el principal elemento que viene trabajando el mandatario en las reuniones que ha venido sosteniendo con diversos actores. También hicieron lo suyo las propuestas que surgieron desde distintos sectores: el acuerdo que proponían el presidente de RN Mario Desbordes y el senador PS José Miguel Insulza, y la que hizo el centro de estudios Horizontal ligado a Evópoli. Pero sobre todo influyó la propuesta económica que presentó el Colegio Médico, ya que ésta incluyó a economistas de distintos sectores -logrando un amplio apoyo en el espectro político que fue valorado en el oficialismo.

Las conversaciones para concretar este "gran acuerdo nacional" están a cargo de los ministros de mayor confianza del Presidente. El ministro de Interior, Gonzalo Blumel; la ministra Secretaria General de Gobierno, Karla Rubilar; el ministro de Hacienda, Ignacio Briones; y el ministro Secretario General de la Presidencia, Felipe Ward. Foto: Presidencia.

Las conversaciones para concretar este “gran acuerdo nacional” estarán a cargo de los ministros de mayor confianza del Presidente. El ministro de Hacienda, Ignacio Briones; el ministro Secretario General de la Presidencia, Felipe Ward; la ministra Secretaria General de Gobierno, Karla Rubilar; y el ministro del Interior, Gonzalo Blumel. Foto: Presidencia.

La cita con Chile Vamos

Fue justamente para conversar sobre este marco fiscal para la reactivación económica, que este martes el jefe de Estado congregó a sus ministros y  representantes de los partidos de Chile Vamos en La Moneda. El objetivo, escuchar y construir acuerdos con los partidos oficialistas -quienes se enteraron casi de sorpresa del llamado del Presidente este lunes al finalizar la reunión del Comité Político- en torno a un plan meramente económico de reactivación, acotado y enfocado en los dos últimos años del mandato de Piñera, que pueda generar consenso tanto dentro de Chile Vamos como también en la oposición, aprovechando que la aprobación del Gobierno goza de su mejor momento desde octubre pasado.

Al finalizar la instancia hablaron los participantes, entre ellos la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, el diputado Mario Desbordes y Hernán Larraín-Matte, presidentes de la UDI, Renovación Nacional y Evópoli respectivamente. El balance fue positivo, una “buena reunión” en la que el mandatario habría estado más enfocado en “escuchar que imponer” y en la que los partidos plantearon sus posiciones frente al llamado del Presidente.

Según cuentan fuentes del oficialismo, Chile Vamos estaría dividido en dos bandos: Uno de los que creen que este acuerdo debe sentar un precedente para un pacto social más de largo plazo y que abarque las demandas que evidenció el estallido social, en donde el principal impulsor ha sido el presidente de RN con el documento que ya había presentado y que fue acogido sólo en parte. Una visión parecida impulsan desde el PRI, desde donde su presidente, Rodrigo Caramori, ha manifestado la necesidad de que este “acuerdo” sea el antecedente de un “gran acuerdo” más allá del mandato de Piñera.

Por otro lado, están los que se resisten a un pacto más amplio, en donde aparece la UDI y Evópoli, desde donde han manifestado que éste “no es el momento” para un “gran acuerdo”, sobre todo por la actitud que ven en la oposición de poca disposición al diálogo con el gobierno, por lo que abogaban por algo más concreto y acotado. Finalmente el Presidente Piñera se decidió por uno de corto plazo al que, pese a las diferencias, todos los partidos oficialistas se plegaron.

Ejemplo de aquello fueron las palabras del diputado y presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, quien tras la reunión dio cuenta del sentido de urgencia que reviste en esta tarea, la que, si bien ya se está gestando, aún no tiene plazos definidos para llevarse a cabo.

El hambre, que está empezando a aparecer en algunos sectores, nos obliga a tener sentido de urgencia, a deponer muchas veces actitudes intransigentes, a salir de la trinchera y a avanzar en acuerdos lo más transversales posibles“, sostuvo. “Ojalá la oposición y ojalá nosotros estemos a la altura, ojalá seamos capaces de responder a la ciudadanía con lo que nos está pidiendo a gritos: pónganse de acuerdo, soluciónenme los problemas. El llamado a todos es a trabajar con altura de miras”, agregó Desbordes.

Al encuentro asistieron los presidentes de Renovación Nacional, Mario Desbordes; de la Unión Demócrata Independiente, Jacqueline van Rysselberghe; de Evópoli, Hernán Larraín; y del Partido Regionalista Independiente, Rodrigo Caramori, junto a los presidentes de las bancadas de los partidos en el Senado y en la Cámara de Diputados. Foto: Presidencia.

Al encuentro asistieron los presidentes de RN, Mario Desbordes; de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe; de Evópoli, Hernán Larraín, y del PRI, Rodrigo Caramori; junto a los jefes de las bancadas de los partidos en el Senado y en la Cámara de Diputados. Foto: Presidencia.

Lo técnico sobre lo político

Además, se les había encomendado una tarea a los representantes de Chile Vamos: llevar el nombre de un economista que consideren capacitado para integrar una “mesa técnica” que se conformará bajo el alero del titular de la cartera de Hacienda, Ignacio Briones. Como lo dice su nombre, la instancia estará abocada al trabajo técnico y a concretar una propuesta económica en el más breve plazo, siendo el núcleo central de la coordinación intersectorial para sacar adelante un plan que sea lo más transversal posible. Es justamente para lograr aquella transversalidad que se ha puesto un énfasis en el trabajo técnico por sobre una labor política que, en experiencias anteriores del gobierno, han visto muy difícil de consensuar con el trabajo de los expertos.

Desde el Ejecutivo dicen que la idea es implementar un modelo similar al que se dio luego del denominado “Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución”, en donde un comité técnico convocado por los distintos sectores políticos logró sacar adelante la reforma que había sido imposible de consensuar entre los representantes de los partidos y que finalmente permitió dar inicio al proceso constituyente.

Consultado por la instancia que liderará, el ministro de Hacienda enfatizó en que este pacto tiene características claras y bien definidas. En ese sentido, Briones aseguró que éste apunta a tres ejes principales que son la protección del empleo y los ingresos, la reactivación económica y en tercer lugar la responsabilidad fiscal de mediano plazo. “Este es un acuerdo acotado, en términos de los temas y en términos de los plazos, estamos pensando en el horizonte de los próximos dos años“, explicó el titular de Hacienda.

“Está, por supuesto, el tema de la protección de los ingresos de las familias que se ven golpeados, que se ven afectados y que se van a ver afectados conforme la pandemia siga desarrollándose. Pero hay un segundo eje que es fundamental, que es condición necesaria para todo lo que sigue, que es la reactivación económica y del empleo”, comentó Briones. “A través de medidas audaces, que no son para tiempos normales sino que para tiempos extraordinario como este, y a través de medidas ágiles. Es decir, que no nos detengamos a pensarlas sino que las tengamos listas y que sean de fácil y rápida aplicación para que esto retome con mucha fuerza“, aclaró.

Esta instancia de carácter netamente técnico funcionará en paralelo a una “mesa política” liderada por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, que integrará a los representantes de los partidos oficialistas junto a -idealmente- los de oposición, con los que ya ha iniciado conversaciones. A éstos equipos, se sumará el que encabezará el ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel quien, encargándose de las medidas de protección social, completará la terna que estará a cargo de coordinar el “gran acuerdo nacional” en cada una de sus áreas respectivas.

Fuentes del gobierno han señalado que, por el contrario de otras veces en que se ha intentado generar un pacto político transversal, una diferencia sustancial en esta oportunidad sería la “gran disposición” que tendría el mandatario de escuchar opiniones y de no “imponer sus términos por sobre los de otros”, ya sea dentro de su sector e incluso en la oposición. Así también al menos lo demuestra el mensaje que publicó a través de sus redes sociales la noche de este lunes, en donde aseguró que dialogarán con todos los sectores. “Es importante avanzar juntos hacia un acuerdo que nos permita superar estas pandemias. Los escucharemos con buena voluntad a todos“, indicó a través de su cuenta de Twitter.

Los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel; y de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, estarán a cargo de coordinar las distintas instancias que promoverán el acuerdo. Foto: Presidencia.

Los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel; y de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, estarán a cargo de coordinar las distintas instancias que promoverán el acuerdo. Foto: Presidencia.