Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Intensivistas ruegan a la población respetar cuarentenas: “El otro lado de la moneda es muerte y en cantidades desconocidas para Chile”

En conversación con nuestro medio, el presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva, Tomás Regueira, admitió que la ocupación actual de un 97% de las UPC en la RM, significa, en la práctica, "que las unidades están llenas". Sobre las razones, el representante de los médicos que atienden a los pacientes críticos del COVID-19 apuntó a un alto porcentaje de movilización en la RM, el que aseguran es menor al que se necesita para lograr frenar la pandemia.

Tomás González F.

  Jueves 28 de mayo 2020 10:21 hrs. 
CAMASCRITICAS AUNO


El balance del Ministerio de Salud este miércoles estuvo marcado por la sensación que dejaron en la ciudadanía los dichos del ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien este martes en una visita a la Red de Salud UC Christus, sostuvo que “todos los ejercicios epidemiológicos, las fórmulas de proyección con las que yo me seduje en enero, se han derrumbado como castillo de naipes”. Agregando que hoy en día “navegamos en una suerte de oscuridad”. Este miércoles Mañalich volvió a referirse a las proyecciones que había hecho el gobierno y sostuvo que “la realidad es más poderosa que cualquier simulación.

Tenemos que navegar con una brújula que esté basada en los datos reales y en las proyecciones de corto plazo que podemos hacer”, agregó el secretario de Estado. Una suerte de autocrítica que inmediatamente generó cuestionamientos a la estrategia que hasta el día de hoy sigue implementando el Gobierno, en momentos en que el número de casos confirmados diarios sigue aumentando, mientras los centros asistenciales batallan contra el fantasma del colapso y la ocupación de ventiladores mecánicos alcanza porcentajes por sobre el 85 por ciento.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, médico jefe del Centro de Paciente Crítico de la Clínica Las Condes y presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi), Tomás Regueira, se refirió a la compleja situación por la que atraviesan las distintas Unidades de Paciente Crítico (UPC) en el país, desde donde ven con suma preocupación un eventual colapso de la red hospitalaria. Más allá de comentar si ha sido buena o mala la estrategia del Gobierno, el representante de los intensivistas asegura que de mantenerse el incumplimiento de las medidas de confinamiento, el sistema de salud se va a ver sobrepasado “de todas maneras”.

¿Cómo ven la situación actual en las Unidades de Paciente Crítico del país, en donde según la última encuesta nacional publicada por la Sochimi da cuenta de una ocupación de un 87% en el país y de un 97% en la Región Metropolitana?

La ocupación de camas críticas en Santiago es de un 97% lo que significa, en la práctica, que las unidades están llenas. A veces hay unas que justo sacaron un paciente de alta o una unidad de menor complejidad, entonces justo te queda una cama, pero que se va a ocupar en diez minutos o una hora cuando la limpien. Entonces si tú llamas justo a esa hora, a esa hora sobra una cama y no está ocupado el cien por ciento. Pero, en la práctica, una ocupación sobre el 95 es el 100%.

Estamos muy preocupados porque la evolución de la pandemia en las últimas semanas, en los últimos días, sobre todo, ha sido muy agresiva y la presión que vamos a tener sobre el sistema para ofrecer más camas aún es muy grande.

El médico internista y presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Instensiva, Tomás Regueira, es académico e investigador de la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Foto: Revista Capital.

El médico internista y presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Instensiva, Tomás Regueira, es académico y miembro del equipo investigador de la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Foto: Revista Capital.

¿Hoy en día de qué está dependiendo esta demanda de camas?

La demanda de camas depende absolutamente de cuánta gente se contagie, entonces cuánta gente se va a contagiar y con qué velocidad se va a contagiar depende de cuan efectiva sea la cuarentena. Porque si yo digo que estoy en cuarentena pero el 80 por ciento de las personas se desplaza libremente, en la práctica no estoy en cuarentena. Para que una cuarentena sea efectiva el desplazamiento debe ser menor al 40 por ciento de las personas.

¿Qué medidas se pueden tomar entonces?

La cuarentena es lejos la medida más eficiente, pero los datos que manejamos como Sochimi sugieren que la movilización en la Región Metropolitana es mayor al porcentaje necesario para lograr frenar la pandemia en forma suficiente. Estamos muy preocupados de que, a pesar de que hagamos el mayor esfuerzo posible por generar camas, ventiladores o prototipos, si no se cumple una cuarentena realmente, el sistema se va a ver sobrepasado de todas maneras porque no hay país que sustente una pandemia con cuarentenas inefectivas.

Pero se ha visto que, por distintas circunstancias, no todos pueden respetar a cabalidad las cuarentenas y se ve mucha gente en las calles…

Por eso el primer llamado es a la responsabilidad personal, que es difícil, que tiene que ver con el alimento de cada día, que tiene que ver con la realidad del hacinamiento. Todo eso uno lo entiende, pero hay que entender que el otro lado de la moneda es muerte de personas y muerte de personas jóvenes, y en cantidades desconocidas para Chile. Por eso el primer llamado fundamental es: hagamos un cumplimiento de la cuarentena efectivo, sino todos nos vamos a ver afectados por la pandemia en término de pérdida de seres queridos.

Lamentablemente la realidad de país subdesarrollado de Chile impide cuarentenas que sean significativamente efectivas. Y constatamos diariamente la cantidad de gente que hay en la calle. Estrictamente, en cuarentena no debiera haber nadie en la calle y eso significa contagios. Eso significa que en unos días más y en los próximos meses, porque probablemente no van a ser semanas, sino meses, vamos a estar con el sistema de salud saturado y nosotros como intensivistas tratando de hacer lo mejor posible para darle atención a todos. Lo que va a ser extremadamente difícil.

El ministro Mañalich dice que las fórmulas de proyección “se han derrumbado como castillo de naipes” y que “navegamos en una suerte de oscuridad”. ¿Ve en esta suerte de autocrítica la posibilidad de un cambio en la estrategia del Gobierno? 

No puedo interpretar lo que el Ministro exactamente quiere decir. Lo que sí sé es que en el mundo esta pandemia arrasó con países mucho más desarrollados que el nuestro, con sistemas de salud mucho más desarrollados que el nuestro.

¿Cómo caen en el personal de salud, en los médicos y médicas intensivistas, quienes enfrentan cara a cara la pandemia, dichos como éstos?

El Ministro es el capitán del equipo en este momento y él se da cuenta que está compleja la situación y que las proyecciones han fallado en el sentido de que los tiempos, las demandas que va a tener esto en términos de costos de vida, económicos, sociales, empleo, son inmensas. Cuando uno va convenciéndose de eso, evidentemente también tiene derecho a perder un poco el temple.

Pero te quiero transmitir que somos miles de personas las que estamos trabajando fuerte para dar respuesta a los más posibles. Miles de técnicos, miles de enfermeros, miles de médicos, técnicos que no están en la cancha pero sí están planificando, abriendo hospitales y módulos, ingenieros generando prototipos y equipos para dividir la ventilación mecánica. Equipos humanos que no trabajan en esto pero se están “sacando la mugre” para hacer turnos en cosas que no saben exactamente, enfermeras recién egresadas, médicos jóvenes, médicos de especialidad.

En su última encuesta nacional sobre ocupación de las Unidades de Paciente Crítico, la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva reportó una ocupación del 87 por ciento de los ventiladores mecánicos en el país y un 97 por ciento en la Región Metropolitana. Foto: Martin Berreti/ AFP.

En su última encuesta nacional sobre ocupación de las Unidades de Paciente Crítico, la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva reportó una ocupación del 87 por ciento de los ventiladores mecánicos en el país y un 97 por ciento en la Región Metropolitana. Foto: Martin Berreti/ AFP.

¿Cómo evalúa la estrategia del Gobierno hasta este momento? Cuarentenas dinámicas y selectivas, hablar de ‘nueva normalidad’ para aquellas regiones que ya tuvieron un brote significativo, todo esto con, según dijo el Ministro, proyecciones erradas. En la Región de Antofagasta, por ejemplo, se decretó levantar la cuarentena y el porcentaje de ocupación en las UPC es de un 89% y con un 100% de pacientes de la misma región…

Yo soy intensivista, no me dedico a la salud pública, voy en el otro extremo. Dicho eso, pienso que los medios buscan culpables y tiene poco sentido esa pregunta. Acá hay que pensar en la situación en que estamos ahora. Hay lugares como la Región Metropolitana, como Antofagasta, eventualmente Valparaíso, prontamente, que efectivamente requieren medidas drásticas de cuarentena.

No le quiero hacer el quite a la pregunta. Yo estoy de acuerdo con que hay estrategias que pudieron hacerse mejor. Gestión de cuarentenas, sobre todo gestión de recursos tecnológicos, traslado de pacientes, insumos. Uno puede ser más eficiente sin duda en distintos aspectos para ocupar mejor los recursos disponibles. Sin embargo, estoy tratando de poner el énfasis en que el exceso de movilidad que hay en Santiago, por las razones que sea, va a terminar saturando el sistema de salud sin duda, si no tenemos cuarentenas efectivas.

¿Estábamos preparados para este momento?

La respuesta que me estás pidiendo es la realidad de una pandemia. Aunque tú planifiques el infinito, si la ola te pasa por arriba es muy difícil. Estamos haciendo el mejor esfuerzo posible. Se puede gestionar mejor, hay que ocupar mejor la red, hay que hacer andar todos los ventiladores y todas las máquinas de anestesia en todas las regiones del país, eso se puede hacer mejor. Hay que lograr cuarentenas más efectivas de alguna manera y confiar en que vamos a poder seguir el ritmo de lo que está sucediendo. Está súper difícil evidentemente, pero estamos confiados en nuestras capacidades y también conocemos nuestras limitaciones, pero estamos trabajando duro.

Foto en portada: Rocío Cuminao | Agencia UNO.